Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2020.

La Maternidad de Elna. Reseña del libro

La Maternidad de Elna. La historia de la mujer que salvó la vida de 597 niños. Assumpta Montellà. Barcelona, Ara Llibres, 2019. 167 páginas

Quiero hacer una mención especial, antes de hablar del libro. Nuria López y yo nos conocimos en Canovelles, avanzada la década de los setenta del pasado siglo. Coincidimos en el Colegio Público Jacint Verdaguer de la citada población. Ella estudiaba EGB y yo había sido destinado a dicho colegio como maestro. Fui su tutor. En 1981 abandoné Canovelles y recalé en Fraga. Con Nuria mantuvimos contacto un tiempo, a través de la correspondencia. En noviembre de 2018 nos invitaron a Mercè y a mí a un reencuentro con aquellos alumnos y alumnas que ya cumplían cincuenta años de edad. Habían pasado 38 años sin vernos y el reencuentro estuvo cargado de alegría y emotividad. Unos días antes, Nuria me mandó una foto con cartas, postales que yo le había enviado hacía tanto tiempo. Fue sorprendente que las guardara (yo también guardo las suyas, je, je). Después del reencuentro, le he mandado a Nuria algunas revistas y algunas otras publicaciones y el pasado mes de junio (2020) me anunció que había caído un libro en sus manos que le gustaría enviarme... Y así llegamos al libro...

 Cuando lo recibí y abrí el sobre, me encontré con un título y una portada que me dejaron perplejo. Pensé que Nuria se había equivocado, ya que lo que yo leía a bote pronto era que una tal Elna había parido (hay una foto de una mujer y un niño en brazos en la portada); de modo que me fui rápidamente a la contraportada en busca de alguna explicación suplementaria y ya vi que Nuria no se había equivocado y lo que quería compartir conmigo era una historia del final de la guerra incivil que asoló este país y llevó a cientos de miles de republicanos al exilio. Amén de la barbarie desatada en territorio español con los cientos de miles de asesinados, fusilados, bombardeados y ametrallados; la mayoría de ellos, todavía en las inmundas cunetas.

El éxodo republicano hacia Francia fue además de penoso por el doble efecto de perder la guerra y tener que abandonar el país, terrible por el comportamiento indecente de las autoridades francesas que maltrataron a los refugiados encerrándolos -como al ganado- en campos inmundos e insalubres donde el frío, el hambre, las enfermedades, los piojos y el hacinamiento convirtieron la estancia en un auténtico infierno. Los nombres de Argelers, San Cebrià, Barcarés, Arles, Prats de Molló, Gurs, Setfonts... son de triste y durísimo recuerdo para quienes han podido contar sus recuerdos (y, por descontado, para todos aquellos y aquellas que no pudieron hacerlo y sobre quienes cayó la desgracia y la injusticia de tener que vivir aquella horrible experiencia). Pensemos, además que, muchos de los allí encerrados acabaron en brigadas de trabajo esclavo y durísimo y otros fueron conducidos a campos de concentración nazis...

La Maternidad de Elna (en el Rosellón francés o Cataluña Norte) tiene su origen en la Asociación de Ayuda a los Niños en Guerra. Esa asociación se creó en los Países Bajos, al finalizar la Primera Guerra Mundial. Posteriormente, un ingeniero suizo, humanista y defensor de la no violencia (Pierre Cérésole) animó un movimiento ciudadano que terminó en el SCI (Servicio Civil Internacional) que ya intervino, como organización humanitaria. en la España republicana, desde una sección denominada Cartel de Ayuda Suiza a los Niños de la Guerra Civil Española. Hubo otras personas importantes en sortear dificultades y conseguir fondos y materiales para paliar los efectos de la guerra... Y así llegaríamos hasta Elisabeth.

 Elisabeth Eidenbenz era joven, maestra y suiza y es la persona a la que quienes han aportado testimonio directo para confeccionar el libro, agradecen sus enormes esfuerzos para conseguir crear una isla de acogimiento y cuidados para muchas mujeres embarazadas que pudieron salir de los campos y pasar unos días antes del parto, el parto y algunas semanas después recuperándose bien alimentadas y en condiciones higiénicas convenientes. Los relatos de Remei Oliva, de María García y de quien está detrás del seudónimo de Juana Pasqual testimonian aquella situación especial, creada por esa mujer como directora de la Maternidad de Elna y cómo se las arreglaba para conseguir ayudas y para sortear a las autoridades francesas y nazis, cuando la ocupación alemana estranguló ayudas y miraba con lupa si quienes allí ingresaban eran judías. Finalmente, en abril de 1944, los alemanes cerraron definitivamente la maternidad y quienes allí trabajaban buscaron la manera de seguir ayudando en otros frentes a tantas personas como lo necesitaban. Durante cinco años, desde junio del 39 hasta su clausura, la Maternidad de Elna dignificó la vida de casi seiscientas mujeres y otros tantos niños y niñas que pudieron nacer y vivir.

El libro escrito por Assumpta Montellá ha conseguido rescatar un episodio de hondo contenido humanitario; de esos que devuelven la esperanza en la capacidad de hacer el bien, entre algunos seres humanos; los necesarios para contrarrestar a quienes tienen como objetivos la destrucción de infraestructuras, pueblos y ciudades y la tortura, la humillación y la muerte de sus semejantes (de quienes encuentras las diferencias necesarias para justificar su odio inmenso y sus ganas de matar).

La autora también ha podido hablar con algunos de los niños de la Maternidad de Elna: los hijos de aquellas mujeres que no se creían lo que les estaba pasando y agradecían cada día aquella hospitalidad y aquellos cuidados, en medio de tanta destrucción, enfermedades, miseria, frío y desolación. Los testimonios de Rubén Oliva, Felipe Sáez y Pedro Pasqual tienen una enorme carga emotiva que llegó a su cenit el día en el que se le hizo un homenaje a Elisabeth, en 2002, después de sesenta y tres años. Día en el que madres, hijos e hijas pudieron abrazar a su benefactora y disfrutar de un acto colectivo de profunda gratitud, de hondo y sincero agradecimiento.

Se han escrito muchos libros y se escribirán muchos más y todos serán pocos para reconocer los sufrimientos desmedidos que vivieron cientos de miles, millones de personas en éste y en otros conflictos bélicos, en los que quienes resultan más castigados y maltratado son los civiles. Las guerras son la expresión de los peores sentimientos albergados en la parte negra del corazón humano. Para contrarrestar tanta barbarie, aparecen de vez en cuando, personas llenas de compasión y buenos sentimientos que tratan de aminorar los efectos brutales que deben soportar algunos de sus semejantes. La Maternidad de Elna; es decir, las personas que allí trabajaron son un extraordinario ejemplo de lo dicho.

Los lectores de este libro (como de tantos otros sobre temáticas bélicas) navegamos por las páginas con ese doble sentimiento: el horror ante la humillación, la tortura, el sufrimiento y la muerte y la emoción ante quienes destilan toda su compasión, ayuda, compañía y fuerza para que triunfe la vida.

07/07/2020 10:16 gurrion #. sin tema Hay 1 comentario.

Algunas reflexiones feisbuseras, en prosa, del mes de julio

.. Refitoliando. A Bespra Samboyana

Una de las tareas que realizo, como jubilado, es la de revisar cajas, cajones, carpetas, armarios, etc. para ver qué cosas he ido guardando y calibrar si merece la pena seguirlas guardando o deshacerse ellas (esto último me cuesta no sabéis cuánto). En esas incursiones en el fondo documental que atesoro (pero que no es un tesoro, no vayáis a pensar) encuentro materiales que me llevan a otro tiempo. Ya, con anterioridad, he comentado algunos y lo seguiré haciendo, muy probablemente. Hoy me he encontrado con varios ejemplares de un fanzine, denominado “A Bespra Samboyana”, que se editaba en Sant Boi de Llobregat (Rolde Aragonés de Barcelona), escrito de raso en aragonés. Por ejemplo, este número 10, tiene portada en color, dibujada por el gran Carlos Azagra. Es de mayo de 1998 y varias de sus páginas reproducen historietas dibujadas sobre poemas, canciones; dos de ellas de La Orquestina del Fabirol: El bandido Cucaracha y o pasodoble Maziello; un poema-canción de Mª Victoria Nicolás. Ilustrado por Azagra y un largo artículo de Andrés Castro, titulado “Tierra y mosica” y muchas más cosas, como ese póster central con “as publicazións y coleutibos que luitan por l´aragonés” y las luchas sociales y reivindicativas en marcha. “A Bespra” y El Gurrión disfrutaron de un enriquecedor intercambio durante varios años... (5 de julio de 2020)

.. Hojas...

Las cámaras digitales permiten llevarte para casa -después de un paseo por el monte- hojas, flores, cortezas, piedras, etc. sin peso y sin volumen. Hoy día, en la escuela, hacer una “Hojiteca”, una “Floriteca”, una “Piedrateca”, etc. es mucho más fácil que antes... Os traigo ocho hojas de arbustos y árboles, con las que ayer me encontré en el barranco. Podía haber fotografiado otras tantas, pero para empezar... Yo las nombro y tú pruebas a identificarlas: roble (o caixigo), enebro (o chinibro), sabina, boj (o buxo-bucho), romero, espino albar, cerezo silvestre (cerecera) y coscoja (o coscollo). (8 de julio de 2020)

 

.. Destruir un ordenador...

Tengo tres ordenadores viejos que quiero llevar al punto limpio, pero antes, me gustaría borrar toda la información para que nadie pueda aprovecharse de ella o usarla en mi contra.

Pregunta: ¿Alguien sabe si los del PP grabaron algún tutorial de cómo destruyeron tan eficazmente los ordenadores de Bárcenas, que me pueda servir de ayuda para que no quede ni rastro? Gracias anticipadas. (9 de julio de 2020)

 

.. Últimas noticias del mundo urraquil

Un grupo de ocho urracas ha sido visto esta mañana en Labuerda. Preguntados algunos testigos visuales, por este reportero, han declarado que se movían con gran rapidez, profiriendo gritos amenazadores y causando un considerable revuelo entre el resto de aves que comparten espacio aéreo. Se les ha visto romper nidos de aviones comunes y llevarse huevos o pollos para comérselos con rapidez... Una de las personas con las que hemos podido hablar ha declarado que “las muy cabronas son muy listas. Actúan como si fueran un comando organizado sembrando el desconcierto entre pájaros de diferentes tamaños”. Parece ser que barren un amplio espacio con sus carreras a saltos por tejados y suelo, vuelos continuos de un lado para otro, gritos frecuentes, subida y bajada de los árboles y todo ello pone en jaque a gorriones, aviones comunes y palomas. También se ha visto a alguna paloma salir volando detrás de una urraca y hacer piruetas las dos: una para alcanzar a la otra y ésta para esquivarla. Los responsables ornitológicos de la zona han manifestado que este comportamiento asociativo de las urracas empieza a ser preocupante, por lo que se van a instalar cámaras de vigilancia matinal para estudiarlo con detalle... Este reportero empieza a pensar que igual acaban haciendo un mixto entre la ley Corcuera y la Mordaza para controlar los comandos urraquiles del verano... ¡Joder con el calor...! (10 de julio de 2020)

 

.. Etnología recreativa

Década de los setenta. Estudiante en Huesca capital. De mi colección de posavasos, ahí van estos 9 modelos que he encontrado. No sé si alguno de los establecimientos que aparecen, siguen activos todavía. De entre todos, destaco los del “Penny Lane”. Ir al “Penny” (e intentar colarse o negociar con el de la puerta una rebaja por grupo grande o porque llegábamos tarde) era una tradición festiva de cada fin de semana. Este post se lo dedico a mis compañeras y compañeros de la promoción del 74 de Magisterio, para que aviven recuerdos y se echen unas risas. Y luego dices que los coleccionistas guardamos basurilla, ¡ya, ya!, ja, ja. (12.07.2020)

 

.. As Calandras de julio

En El Gurrión de febrero de este año, páginas 24 y 25, publiqué las anotaciones de “As Calandras”, un viejo sistema de observación y predicción del tiempo para el año siguiente que nuestros antepasados tenían en cuanta. Las observaciones se realizan entre los días 13 de diciembre y 6 de febrero y a cada mes le corresponden dos días. El tiempo de julio sería la suma de las observaciones de los días 19 de diciembre y 1 de enero. Y estas son las anotaciones que podéis leer donde os he dicho, si miráis la web de la revista y descargáis el número 158 de El Gurrión: http://www.elgurrion.com

Día 19 de diciembre: Amanece totalmente nublado y con amenaza clara de lluvia. Llovizna a media mañana. Para. Día muy oscuro. A partir de las ocho de la noche, llueve con ganas y llueve toda la noche sin parar.

Día 1 de enero: Amanece con más niebla que ayer. Baja temperatura. Sale el sol por la tarde. Atardecer royo. Por la noche baja la niebla de nuevo y nos envuelve.

Esta vez, parece que la predicción de un tiempo nuboso, con niebla a media ladera, lluvia (y granizo) y temperaturas no muy altas, ha sido bastante acertado, je, je. (15 de julio de 2020)

 

.. Perplejidad, hermanas; asombro, hermanos...

No es la primera vez que lo escribo... Hemos llegado a la luna, dado la vuelta al mundo, inventado el vagón del silencio en el AVE o los jardines ZEN, la meditación y el silencio conventual y no somos capaces de silenciar las putas motos de adolescentes, la sopladora desquiciante, el molinillo del café de los bares o el calentador de leches de la cafetera, entre otros inventos diabólicos... ¡Más dinero para los I+D+I+D+I...! (16 de julio de 2020)

 

.. Anoche, en el Festival Castillo de Aínsa, actuación del genial Ara Malikian, un torrente de energía en el escenario.

Ara (a orillas del Ara, precisamente) desplegó un gran sentido del humor cuando tomaba el micrófono en las manos para contar historias de su vida, dando paso luego a las interpretaciones vertiginosas con su violín y perfectamente secundado por el piano. Apareció tocando su instrumento por lo alto de la muralla y bajó del escenario, interpretando una nana dedicada a las personas que más han sufrido con esta pandemia: los mayores que se fueron sin el adiós sentido de sus familias o que han padecido la enfermedad en completa soledad... Ara Malikian es un espectáculo... Dos horas de concierto con todas las medidas de separación adecuadas y mascarillas obligatorias. El comportamiento del público, correcto en todo momento y ninguna aglomeración ni al entrar ni al salir del recinto. Fuera del mismo, en las terrazas de bares, etc. cada cual, con lo que vio, que saque consecuencias... (18 de julio de 2020)

 .. Libretas y cuadernos

De vez en cuando, haciendo limpieza o reordenando espacios, uno -al menos, yo- se encuentra (me encuentro) con objetos que llevan conmigo décadas, je, je. Siempre tuve afición a recoger y/o comprar libretillas de propaganda o cuadernitos para anotar cosas. Tengo varias. Os presento tres:

La de “Martini” es de cuando yo tenía entre doce y quince años o alguno más y está llena de direcciones de marcas comerciales, relacionadas con las colecciones de cromos o con promociones de puntos para conseguir regalos de diversas marcas comerciales de entonces, etc. Yo solía escribir a todo lo que se movía, pidiendo siempre... La segunda (ya veis la marca comercial que la regalaba), contiene una lista de casi cien películas que había visto hasta un momento determinado que no sabría precisar, pero al leer algunos títulos, recuerdo hasta dónde las vi, je, je. Por último, la de tapas rojas contiene algunas decenas de poemas copiados a mano o recortados de alguna revista y pegados directamente en el interior... Cuando trabajaba en la escuela impulsé el uso de cuadernillos para que los chicos escribieran: “cuadernillo de escritura”, “cuaderno de contraseñas poéticas”, “cuaderno de opiniones”, “cuadernillo de noticias”, ... El que guarda siempre tiene... (23 de julio de 2020)

26/07/2020 15:20 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris