Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

Algunos recuerdos de marzo - 21

¡Mecagüenlaleche...!

En mi infancia siempre y en mi juventud, cuando estaba en Labuerda, tomaba leche de vaca que ordeñábamos en casa. Era leche pura que, al hervirla, fabricaba una deliciosa nata en la parte superior del recipiente. Un vaso después de cenar y un vaso o sopas de leche para desayunar, antes de ir a la escuela o al instituto. Algunos días, también, vaso de leche para merendar... Aquello nos fortaleció y nos hizo crecer armónicamente, junto con el resto de la alimentación, claro.

Ahora, la oferta lechera se ha diversificado tanto, que uno ya no sabe qué coño toma. No voy a ser exhaustivo en la relación de leches, solo quiero aportar la foto de un tetrabrik para poner de manifiesto la cantidad de cosas que uno se mete en el cuerpo cuando toma un vaso de leche -desnatada lo semi, por supuesto- (o eso es lo que dicen...). No sabíamos entonces que hacían falta tantos componentes, ajenos al líquido blanco salido de las tetas de las vacas, para un desarrollo completo. ¡Qué tiempos estos, qué cosas tomamos y qué cosas nos venden! Que acaben bien el domingo. (7 de marzo de 2021)

 

Un árbol. Una esperanza

No es fácil, en Sobrarbe, encontrar árboles solitarios. Evidentemente que los hay, pero no son la norma, ya que el bosque tupido se ha apoderado de nuestros montes. Precisamente, es en esta imagen donde se muestra la fuerza irreductible de la naturaleza. En ese terreno ni es fácil germinar, por la pendiente y la dureza del suelo; ni tampoco es fácil crecer de esta manera. De modo que, esa imagen podría ilustrar perfectamente un texto o un poema que hablase de la fortaleza, de la autoestima y de las ganas de vivir... ¡Bueno!, a mí, al menos, me lo parece. Ese pino solitario es un sencillo canto a la vida. (8 de marzo de 2021)

 

Materiales etnográficos en San Vicente

San Vicente de Labuerda sufre en sus carnes la cruda despoblación. El caserío está bien conservado y hay algunas casas nuevas, pero son segundas residencias y solo en la temporada veraniega se siente el oxígeno de las personas paseando, charlando por su calle única o por su única plaza. En ese tiempo y en fines de semana, puentes, etc. (en la anterior normalidad), se producía un aumento puntual de población, debido a la clientela del restaurante Garcés que, después de meses, vuelve a abrir sus puertas este fin de semana...

Un recorrido por los alrededores de su preciosa iglesia románica y por el pueblo, nos va a permitir ver algunos materiales etnográficos que nos trasladarán a otro tiempo: trucadores, llaves de madera, lucanas, escaleretas de piedra, paredes de piedra seca, etc. San Vicente de Labuerda es siempre un lugar para el descubrimiento y para disfrutar de su emplazamiento. (11 de marzo de 2021)

 

 Ayer hablé de casetas.

Hoy hablaré de paredes.

Unas y otras, con pena,

corren la misma (mala) suerte.

 

En cualquiera de estos pueblos,

si se producía un derrumbe,

a vecinal se arreglaba;

pues era vieja costumbre.

 

De unos años a esta parte.

solo se arregla una pared

si el derrumbe corta un paso

o te “enruena” hasta los pies...

 

Y aunque han sido declaradas

Patrimonio de la Humanidad,

hay tantas y son tan pocos

quienes las pueden arreglar,

que sus piedras olvidadas

rompen, con pena, a llorar...

(16 de marzo de 2021)

 

Transfugas despreciables...

Aunque nadie ha pedido mi opinión, la daré respecto de la figura del transfuga. Creo que una persona que ha sido elegida con el voto ciudadano para que los represente, según la ideología mostrada y publicitada en campaña, muestra total indignidad cuando se vende indecentemente para realizar extrañas y antinaturales componendas. La existencia de esta anormalidad (que nada tiene que ver con los posibles pactos previos de investidura, entre formaciones políticas, legítimos, sin duda) debería llenar de vergüenza a quien propone la compra y a quien se deja comprar, ofreciendo dinero o sillones. Pero la vergüenza ha sido desterrada de muchos estamentos de este país... Si no sabías qué es un mierdaseca, ahí tienes un buen puñado en Murcia y tierras aledañas o “alejañas”. Pongo de manifiesto mi sentimiento de desprecio y de asco por estos tipos y tipas que son un malísimo ejemplo para la ciudadanía (aunque estoy seguro que una parte -espero que pequeña- de la ciudadanía está de acuerdo con este indecente proceder). No me extiendo más, no quiero vomitar... Y casi siempre son los que luego dan lecciones... (17 de marzo de 2021)

 

Los troncos de algunos árboles son, como tantas otras cosas, metáforas de la vida. Algunos crecen rectos y su estructura es equilibrada. Tiene arrugas y cicatrices porque la vida se las impone o se las regala... Tantos días y noches, inviernos y veranos a la intemperie, dejan huella. Otros, en cambio están llenos de oquedades, de irregulares formas, de ásperas cortezas, de retorcimientos y protuberancias ... Uno no sabe si es que no fueron felices en su crecimiento o que su anarquía les condujo a ese efecto picassiano que muestran. En todo caso, un tronco de un árbol veterano es un estupendo sitio para apoyar nuestras manos y percibir las huellas que deja el paso del tiempo... La naturaleza es siempre nuestro refugio y nuestra esperanza. (17 de marzo de 2021)

 

Piedras

Casi cada día que camino por alguno de los barrancos que hay en el entorno de Labuerda, encuentro materiales interesantes. Todo es cuestión de atender a pequeños detalles, a mirar con atención todo lo que tiene origen animal, vegetal o mineral (la naturaleza). En este caso, unas muestras de piedra tosca (toba calcárea) que arrastran los barrancos desde sus lugares de origen; normalmente, surgencias de agua donde el carbonato cálcico precipita y, junto a algunas plantas, forman estas estructuras que, cuando son más grandes se han utilizado en la construcción: arcos de entrada a las casas; bóvedas en ermitas, iglesias, bodegas o chamineras... Por otra parte, en este caso, una fotografía de una piedra arrastrada por el barranco con una especie de celdas hexagonales que, según cuenta Bermundo Meléndez en el tomo 1 de su Paleontología (pág. 130), sería una “curiosa pista que forma mallas hexagonales en la cara inferior de un estrato de arenisca del flysch eoceno” y que denomina “Palaeodictyon majus”. Los he encontrado mejores, pero el de ayer era el de ayer... (21 de marzo de 2021)

 

¿Macro qué...?

La España vaciada la van llenando de macrogranjas y macroproyectos eólicos y solares. O será, mierda presente, paisaje destruido y chatarra futura (nadie desmonta una instalación cuando se vuelve obsoleta) para el territorio y la poca gente que queda y un pastón para los fondos de inversión. ¿No hay ni un jodido político municipal, comarcal, autonómico... que no vea hacia dónde camina esta demencial deriva? Aquí ni dios aprende nada y nadie se responsabiliza luego de hipotecar el paisaje y la vida “per in sécula seculorum...” ¡Adelante, pues, hasta la derrota final! ¡Mecagüensusputascalaveras! (27 de marzo de 2021)

25/05/2021 13:57 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris