Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

Algunas pinceladas del pasado octubre

.. ¡Nuevo Cuaderno de Macoca!

Desde 2013, con periodicidad anual, voy componiendo unas publicaciones que denominé genéricamente “Cuadernos de Macoca”. Son libritos con un máximo de 48 páginas para que no se me dispare el peso de cada uno y tenga que pagar más de dos euros por mandarlos regalados (que tiene cojones el tema del intermediario correos con los precios que gasta). Es más caro enviar un ejemplar que hacerlo…, lo mismo que la fruta: el agricultor cobra una mierda y el intermediario se forra… Así está montado el negocio.

El caso es que estos días estoy enviando el citado Cuaderno número 7, que lleva por título: “El bardo Corónix y sus crónicas rimadas”. Espero, si lo recibes, que lo disfrutes. Hoy hace un día, a ratos otoñal, por aquí por Labuerda. (2 de octubre de 2019)

 

.. Atardecer en Labuerda

El otoño acorta el día y alarga la noche. Antes de las siete de la tarde, si el viento es de Puerto, aunque no sea muy fuerte, baja la temperatura de manera considerable, sacudiendo las copas de los árboles y descolgando las primeras hojas amarillas. La luz del sol ilumina la Peña dorándola de una manera especial y el Cinca, tras esta larga sequía, culebrea con un caudal que produce tristeza. Los gatos echan una última mirada antes de retirarse a su escondite…; y todo emite señales de autenticidad y rara belleza. En Labuerda, en SobrarBElleza. (3 de octubre de 2019)

.. La España “espaldada”

Además de la España vacía o vaciada –y como consecuencia de ello- hablaríamos de la España espaldada. Primero se fueron las personas, luego llegó el silencio y, con el transcurrir del tiempo, cayeron inviernos y veranos, lluvias y nieblas, granizo y nieve, noches y días, vientos y humedades… Y las casas se fueron derrumbando y las calles se llenaron de escombros; crecieron las “barzas”, los “laitoneros”, “galabarderas” y “artos”… Hay una España vaciada que recupera algo de vida en verano o en  algunos momentos del año, pero hay una España espaldada que no tiene  ningún remedio, que está en el suelo y que nadie la va a levantar… , aunque desde las ruinas podamos contemplar los más hermoso paisajes o las montañas más admiradas… Las imágenes son de Muro de Bellos, en Sobrarbe, uno de los núcleos de la, muy triste, España espaldada; imágenes de esta misma tarde…(5 de octubre de 2019)

.. Almendrados…

Estamos almendrados, je, je. La naturaleza nos ha regalado una cosecha interesante de almendras. Y aquí estamos, un día sí y otro también, golpeando las almendreras, recogiendo el fruto con mantas y terminando la jornada con la faena de escoscar… A mí, desde luego, me trae recuerdos de infancia, cuando antes y después de cenar, nos reuníamos la familia entera a escoscar almendras, mientras había materia prima para hacerlo. Esas reuniones de trabajo colectivo, en las que participábamos los críos se repetían para escoscar nueces o desgranar judías secas, desgranar el panizo o triar las olivas… Buen momento para que los mayores hablaran de sus cosas y los zagales y zagalas escucháramos con atención chascarrillos e historias, cuentos y mazadas…Hoy, mientras nosotros trabajábamos, en lo alto ocurrían cosas vistosas: un amanecer de película, estelas de aviones confluyendo en el punto de fuga o buitres sobrevolándonos a la hora de comer… Hemos sudado vareando y recogiendo, pero hemos disfrutado del día… (9 de octubre de 2019)

 

.. Muy bonitos los cielos.

Muy bonitas las nubes.

Más bonitos los sábados

que los jodidos lunes.

Pero dicho lo antes dicho

y yendo a lo que interesa;

a ver si llega la lluvia

“pa” celebrar buena fiesta…

(12 de octubre de 2019)

***** 

.. El Gurrión sabe muy bien,

abrazado a una olivera,

que esas alas de papel

proceden de la madera…

(13 de octubre de 2019)

 

 .. Llimiana

 Esta mañana, nos hemos dado un respiro almendrado y nos hemos acercado hasta la población de Llimiana. Pequeña población, dentro de la comarca del Pallars Jussà, situada a casi 800 metros de altitud y que es como un balcón abierto hacia la Conca de Tremp. Desde allí se aprecia muy bien la cola del pequeño embalse de Terradets. Celebraban la Feria del “mostillo” (de vino, no de miel) y con esa excusa había muchos tenderetes y mucha gente. Llamaba la atención un espacio dedicado a los herreros, con varias fraguas y trabajo en directo haciendo diversos objetos de hierro forjado,que acaban luego en diferentes zonas del pueblo embelleciéndolo. Es un pueblo de trazado y aspecto medieval, en el que destaca la iglesia románica (finales del siglo XI) de Santa María de Llimiana, con un triple ábside, con arcos lombardos (los ábsides más grandes de una iglesia románica de Cataluña, dice el folleto que hemos cogido) y que se la conoce popularmente como Catedral de la Conca. La verdad es que hemos pasado un buen rato recorriendo calles viejas, haciendo fotos a escudos y trucadors y curioseando y comprando en los tenderetes. En el ayuntamiento se anunciaba una exposición de fotos sobre Kenia. Hemos entrado a verla y solo había una docena, muy buenas, eso sí. El autor andaba explicando a dos o tres personas anécdotas y curiosidades de su viaje (nueve días) y de las 35.000 fotos que hizo. Como ha comentado Mercè: “podría haber puesto unas cuantas más para que la expo no resultase tan raquítica…” Hemos comprado mostillo, xolís, queso y pan en el horno del pueblo y nos hemos vuelto a Figols a comer… Mañana, viajaremos a Labuerda, con los deberes hechos. (13 de octubre de 2019)

 

.. Nueva ceremonia de emboinamiento, contada por el bardo Corónix:

 Esta tarde en Albalate

han emboinado a Murillo:

el último de Aula Libre

que va del aula al retiro.

 

En ceremonia sencilla,

le han “calzado” una boina,

le han dedicado palabras

que merece y que le honran;

y José Luis Murillo es ahora

el sexto “aulero” emboinado.

En el valle de Benasque

estableció su “reinado”.

Allí impartió humanidad,

y fertilizó el magisterio

dejando una estela de luz

y muchos mensajes nuevos.

 

Con aires de buena gente

y esos cabellos tan blancos,

parece un ser protector

que ha llegado del espacio…

Será recordado siempre

por todo el alumnado

que vivió con él la escuela

y los quehaceres diarios.

En el seno de Aula Libre

guardarán bien su legado

y que tenga larga vida

todos le han deseado.

 

Álex, Pili y Sebastián,

Miguel, Pepe y Mariano;

Tomás, Teresa y Geles

y, por supuesto, Fernando

han hecho de acompañantes

del noble homenajeado.

Se han echado unas risas,

como en los tiempos pasados,

cada vez que se juntaban

por asuntos de trabajo…

 

Y cuando la tarde se iba

fundiendo en tonos grisáceos

con abrazos cariñosos

y besos en ambos lados,

cada cual, por donde vino,

dejó con pena el poblado.

No sin antes, proclamar

con silencio emocionado

que esta tarde en Albalate

Murillo ha sido emboinado.


 Y os lo cuenta con orgullo,

aquí, Corónix el bardo.

 (26 de octubre de 2019)

10/11/2019 15:29 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

“Indomable. Cuadernos de fútbol africano”, de Alberto Edjogo-Owono.

Indomable. Cuadernos de fútbol africano”, de Alberto Edjogo-Owono. Editorial Panenka, 2019 – 262 páginas. 

Y prólogo de Frédéric Kanouté: “… Desde la época colonial, muchos recursos naturales han salido de estas tierras hacia Europa. Animo a todos los hijos de la colonización a que devuelvan algo a África. (…) Allí no compites solo para ganar, compites para hacer feliz a la gente”. 

Quiero decir, para empezar, que he disfrutado leyendo este libro. Una mezcla equilibrada de anécdotas y sucesos futbolísticos con una visión sociopolítica de algunos países del contienen africano, especialmente desde sus respectivas independencias; del abuso colonial por parte de algunas naciones europeas que desangraron  los recursos y a los habitantes de la mayor parte del continente. Alberto organiza el libro en 14 capítulos, en los que relata acontecimientos futbolísticos, relacionados con las Copas de África o con los campeonatos del mundo: fases clasificatorias o fases finales. En África se viven las victorias con una alegría desbordada y las derrotas como una tragedia también desbordada; no hay término medio ni pausa para la reflexión y el sosiego. Además de esos catorce capítulos, Edjogo añade cuatro capítulos más –no numerados- relacionados con experiencias personales en sus apariciones futbolísticas con la selección de Guinea Ecuatorial y un preciso epílogo sobre “Las raíces africanas del éxito”.

Los 14 capítulos llevan estos títulos y subtítulos:

1.SUDÁFRICA (I). Mandela, el agitador de árboles. 2. EGIPTO. Ecos de la primavera árabe. 3. ZAMBIA. El fútbol africano tiene memoria. 4. MALI. Seydu Keita por la paz. 5. NIGERIA. Las “Super Águilas” vuelan alto. 6. TOGO. Sangre y petróleo. 7. CAMERÚN. El instinto del león. 8. ARGELIA. ¿Fútbol o religión? 9. SUDÁN DEL SUR. El hijo menor de la familia. 10. COSTA DE MARFIL. Más goles y menos armas. 11. R.D. DEL CONGO. El balón como propaganda del régimen. 12. GUINEA ECUATORIAL. Fútbol, ébola y helicópteros. 13. SUDÁFRICA (II). Senzo Meyiwa, el héroe caído. 14. SENEGAL. Un círculo que no se cierra.

Cada capítulo, después del título, contiene un aforismo, un pensamiento, digno de recogerse en esta reseña, porque es todo un principio filosófico o una reflexión de vida…:

“El árbol que se dobla, no se parte por muy fuerte que sople el viento”. “Cuando dos elefantes luchan, la hierba es la que sufre”. “Las huellas de las personas que caminan juntas jamás se borran”. “La constancia es un árbol de amargas raíces, pero de dulces frutos”. “Aquellos que llegan antes al río, encuentran el agua más limpia”. “Si no puedes resolver tus asuntos en paz, no podrás evitar la guerra”. “El león no pierde el sueño por la opinión de un rebaño de ovejas”. “El cazador de elefantes no se distrae disparando a los pájaros”. “Si puedes caminar, puedes  bailar. Si puedes hablar, puedes cantar”. “Si viajas solo irás rápido. Si vas bien acompañado llegarás lejos”. “Si alimentas al lobo durante el invierno, te devorará cuando llegue la primavera”. “Si crees que eres demasiado pequeño para hacer grandes cosas, prueba a dormir con un mosquito en una habitación cerrada”. “El depredador y la presa beben agua en el mismo río”. “Mientras los leones no tengan sus propios historiadores, las leyendas glorificarán una y otra vez al cazador”.

Y, añadimos los que Alberto coloca al inicio de sus cuatro experiencias personales: “Si no albergas enemigo en tu interior, ningún enemigo externo puede dañarte”. “Damos la vuelta al mundo buscando la felicidad, pero con el tiempo nos damos cuenta de que la felicidad reside donde está nuestra gente”. “Cuando baja la marea se ve claramente quién se estaba bañando desnudo”. “La unión del rebaño obliga al león a acostarse con el estómago vacío”.

La revista Panenka es de periodicidad mensual y sus contenidos, aunque relacionados con el fútbol, están lejos de los tópicos habituales de la prensa. Buscan otras informaciones, datos y reportajes, la mayor parte de las veces, sorprendentes y atractivos. Metidos ahora en esta labor editorial, de publicación de libros, a mi parecer, con éste han acertado de pleno. En él, descubrimos algunas de las pulsiones de un continente expoliado doblemente por parte de las “naciones civilizadas” de Europa: robo descarado de sus enormes recursos naturales y de su población durante siglos de abominable esclavitud… Ningún país de África ha conseguido grandes resultado en las copas del mundo de fútbol, pero algunas victorias europeas han sido posibles gracias a la intervención decisiva de jugadores de origen africano… Y lo mismo podríamos decir de las competiciones europeas a nivel de clubes. El potencial deportivo es ilimitado, pero la larga dependencia colonial hace que todos los países sean relativamente jóvenes (las independencias empiezan a generalizarse a partir de 1960) y que deban asentarse, pacificarse, democratizarse, liberarse de la codicia de multinacionales y gobiernos extranjeros y mejorar la organización interior para poder disponer de recursos con los que hacer frente a todas las necesidades. Este libro, muy recomendable, ofrece un análisis certero de una buena parte del continente africano y pone de manifiesto las dotes de analista y escritor de Alberto Edjogo.

09/11/2019 12:39 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Prosas de verano. 1

El silencio de La Solana

Dentro de la comarca de Sobrarbe, La Solana es el territorio más destruido, más olvidado. Cuando caminas por las viejas calles, hoy pobladas de zarzas, hiedras y escombros, siempre piensas en que hubo un tiempo que en cada casa había personas y animales que vivían y laboraban, dando sentido a la existencia de un pueblo, levantado con enormes esfuerzos realizados por sucesivas generaciones. Esa sensación de que hubo vida y hubo un momento en el que se borró cualquier vestigio de la misma, me llena de desasosiego. Sobre todo, pensando en cómo se produjo ese cambio: personas ajenas al valle dictaminaron que había que despoblar todos los núcleos de población, levantados desde tiempo inmemorial, en aras del progreso. Aquellos probos funcionarios, al servicio de intereses particulares hicieron bien su trabajo y mandaron a decenas o centenares de personas a las ciudades, cumpliendo con rigor el mandato de desalojo de todas las entidades de población que formaban el valle: Burgasé, Cájol, Cámpol, Castellar(El), Gere, Ginuábel, Giral, Muro de Solana, Puyuelo, San Felices, San Martín de Puytarans, Sasé, Semolué y Villamana… Hoy son –ya desde hace años- 14 pueblos espaldados y sepultados por la hiedra y las zarzas. Esta mañana en Cámpol, comprobando cómo el paso del tiempo acentúa la destrucción, cómo algunos tejados resisten después de tantos inviernos y cómo algunas puertas miran con ojos asombrados…

Recomendable leer y mirar el libro de Carlos Baselga: ”La Solana. Vida cotidiana en un valle altoaragonés” (1999) – (20 de julio de 2019)

 

Labores de mantenimiento y limpieza

Hoy hemos madrugado para realizar tareas de limpieza. No las habituales de pasar la escoba y la fregona a los suelos; o la bayeta para el polvo… Se trata de limpiar las deposiciones de los aviones. Tampoco te confundas; no es que algunos aviones de vuelo regular hayan soltado la mierda del pasaje y nos haya caído encima… Sabrás que hay unos pájaros, denominados aviones comunes (Delichon urbica) que acuden a  nuestros pueblos en primavera y suelen marchar allá en septiembre a lugares cálidos. Anidan bajo los aleros de los tejados y, en ocasiones, lo hacen con una alegría desbordada. No se limitan a ocupar cada pareja el espacio entre dos canetes, sino que ya han llegado a los adosados… Por ejemplo, este año, tenemos 16 nidos en nuestra fachada y no sé si podéis imaginar cómo tenemos la acera y el balcón. A un promedio de cuatro pollos por nido, más la pareja procreadora, hacen un total de casi cien culillos cagando con desconsuelo. Y uno podría pensar que las cagadas estarían gobernadas por la ley de la gravedad, por lo que todas irían al suelo en caída vertical. Pues nada de eso, cual bombarderos aleccionados, cuando van a entrar al nido a alimentar a las crías, abren el esfínter, sueltan la bomba y ésta se estrella contra la pared, las contraventanas, los cristales o te condecoran directamente con cagada en el pecho si estás a tiro asomado al balcón… Hay días que me apetece coger un palo largo y tirar todos los nidos, después de la primera cría, pero me resisto tontamente y a los tres o cuatro días de haber limpiado, nos damos un nuevo madrugón y volvemos a sacar la mierda regalada de los lugares mencionados. Todo sea por los insectos que dicen que comen…

Hace muchos años ya, cuando mi padre tenía vacas de leche (y otros animales domésticos), había que limpiar la cuadra dos veces al día y uno daba el trabajo por bien empleado, porque las vacas daban leche y terneros y de ahí salía la pasta para vivir. Nunca imaginé que, después de vender vacas, cerdos, conejos, gallinas… llegaría un día en que tendría que seguir metido en mierda, con la que nos regalan las palomas o los aviones comunes y realizar tareas de mantenimiento y limpieza. (24 de julio de 2019)

 

Con Paco Roca

Hoy, a toda página, publica El País la noticia del proyecto de Alejandro Amenábar, de convertir el cómic dibujado por Paco Roca, con guión de Guillermo Corral, “El tesoro del cisne negro”, en una mini serie de seis capítulos, con personajes reales. Se trata del asunto aquel del barco cazatesoros estadounidense “Odyssey”, del tesoro que encontró y de la devolución que tuvo que hacer del mismo al Gobierno español…

Paco Roca se fotografió, ahora hace un año, en Cuenca, con la revista El Gurrión y nos alegramos mucho por el reconocimiento a un trabajo extraordinario, de este dibujante de cómics. (26 de julio de 2019)

 

Árboles muertos…

Por encima de los 2000 metros de altitud, las condiciones de vida no son precisamente amables. Uno de los “atractivos” que puedes encontrar es la contemplación de los árboles muertos. Aunque suene a paradoja “atractivos-muertos”, lo cierto es que los árboles, como seres vivos que son tiene una vida limitada. Muchos de ellos, mueren de pie, como una metáfora de la dignidad y sufren un proceso que los convierte en esculturas originales y atractivas, cuando el tiempo y los elementos van arrancando la corteza, torneando la madera, resquebrajándola, suavizando su textura, etc. Ese proceso que puede durar muchos años, hasta que el árbol es definitivamente abatido por los mismos elementos que lo han trabajado, una vez muerto, le proporciona una rara belleza. Enhiestos o derribados, esos árboles –en mi caso- siempre han sido objeto de observación y de admiración; en ocasiones, la fantasía me lleva a ver dientes, cuernos, tentáculos, ojos ciclópeos, brazos abiertos…, como si se hubiera producido una transmutación de los elementos vegetales originales: tronco, ramas, nudos…, en esos apéndices o elementos propios de los animales que me parece ver… Aquí unas imágenes (de la Reserva Natural de Néouvielle, tomadas ayer mismo) para justificar lo que vengo diciendo y una invitación a que, ante un árbol que muere de pie, te pares a observarlo: es una escultura irrepetible cuyo autor es la naturaleza. (11 de agosto de 2019)

 

Liquenilandia

 Me gusta mucho encontrarme y observar el despliegue de los líquenes sobre rocas grandes. Hay una variedad de formas y colores muy sugerente. Algunos parecen mapas de países imaginarios, sobre los que podrías colocar accidentes geográficos, ciudades, ríos, cabos y golfos, bahías…, porque recuerdan a los mapas mudos que utilizábamos en el bachillerato de los años sesenta y setenta.

 Algo de información sobre estos curiosos seres vivos:

Los líquenes son organismos constituidos por un alga y un hongo que viven en asociación simbiótica; el hongo proporciona una estructura que puede proteger al alga de la deshidratación y de las condiciones desfavorables, mientras que el alga sintetiza y excreta un hidrato de carbono específico que el hongo toma y utiliza como alimento. (12 de agosto de 2019)

 

Un mundo de piedra

Caminando por los barrancos por donde solemos hacerlo, nos topamos cada día con los resultados de un ingente trabajo, realizado por nuestros antepasados. Me refiero a las paredes de piedra seca que se construyeron para aterrazar laderas y convertirlas en estrechas fajas, estables, de terreno cultivado. Es admirable el trabajo que tuvieron que realizar para poder construir esos sólidos muros de piedra que igual tienen doscientos años o más y que siguen en pie, desafiando a los elementos, incluido el elemento más destructivo posible: el elemento humano. Cuando te paras a observarlas detenidamente, a fotografiarlas…, es como si hicieras un silencioso homenaje a toda aquella gente que domesticó a la naturaleza con respeto y nos dejó estos testimonios de su esfuerzo y de su capacidad de modificar el medio, sin destruirlo.

A las paredes, se podrían añadir las casetas de monte, construidas principalmente con piedra, y madera en el interior. Integradas perfectamente en el paisaje, están sufriendo, desde hace años, un proceso de autodestrucción. Ésta empieza con el hundimiento del tejado, una vez los maderos que sustentan las losas de piedra y el “tillo” ceden al peso, humedecidos o querados, y se derrumban. Luego las paredes desnudas aguantarán algunos años más, pero la caseta habrá perdido el remate (el tejado) que la convierte en útil y que la hace bella, contemplada desde el exterior. Da mucha pena ir encontrando estas construcciones y comprobar que son muy pocas las que siguen en pie, con todos sus elementos.

Unas y otras: paredes y casetas, son parte del patrimonio de arquitectura popular que resolvió necesidades hace más de cien años, pero que hoy son miradas con indiferencia y asistimos a su derrumbe, como símbolos de un tiempo y una forma de vida, hace tiempo, derrumbada. (12 de agosto de 2019)

13/08/2019 13:50 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

En mi muro de facebook, del mes de mayo

.. La extraordinaria fuerza de la vida

Tal vez en esta simple fotografía se encuentre el secreto de la fuerza de la vida. Hemos escuchado o leído historias de superación o de supervivencia que nos han dejado boquiabiertos. Algunas personas, colocadas en situaciones extremas, han sido capaces de salir adelante en contra de cualquier pronóstico favorable.

Aquí tenemos una pequeña planta de boj que ha aprovechado una minúscula grieta en la roca, en la que se ha juntado una mínima cantidad de tierra y una semilla traída por el viento o depositada por el excremento de algún animal. Un poco de agua de lluvia ha reblandecido la cubierta exterior de la débil semilla y la primavera se ha encargado de lo demás.

Si sobre esa roca dura y extensa, es posible la vida, podemos luchar contra cualquier contrariedad que aparezca en la nuestra, es verdad que sin ninguna garantía de éxito, pero sin abandonar la confianza en que sea posible salir adelante. (3.5.19)

 

.. Esta mañana, tres en una…

En el CaixaForum de Barcelona, había triplete: Una de las exposiciones llevaba el nombre de “Lujo. De los asirios a Alejandro Magno”, con ejemplos delicados de orfebrería, de ornamentación mural, de escritura, etc. Estupendo montaje y estupenda la información. Materiales del British Museum. La segunda, sobre la obra del artista alemán, Max Beckmann, titulada: “Beckmann. Figuras del exilio”. Obras de su primera época en Alemania y en una segunda parte, obras producidas en sus años de exilio en Ámsterdam y Estados Unidos (éstas divididas en cuatro metáforas o figuras retóricas: Máscaras, Babilonia eléctrica, el largo adiós y el mar). La tercera exposición llevaba por título Poéticas de la emoción. En la presentación se pregunta si sabemos realmente qué son las emociones… Siendo una parte fundamental de nuestra experiencia y determinando en gran medida las decisiones y acciones, tanto individuales como colectivas…(7 de mayo de 2019)

 

.. Un año de ausencia

Hoy hace un año que mi madre cerró los ojos para siempre. Su recorrido vital tenía cerca de 98 años, por tanto era algo que podía pasar. Desde entonces, está presente en mis recuerdos, día a día; siempre de manera amable y nutritiva. El último día que estuve en Labuerda, fotografié esta rosa de la “rosera” de casa, que tanto le gustaba, para colocarla hoy aquí, junto a una de las fotos de mi madre leyendo el periódico, como hacía diariamente. (8 de mayo de 2019)

 

.. You´ll never walk alone…

Impresionante interpretación “a capella”, anoche en Anfield hasta silenciar el himno de la Champions. Eso tiene que producir en los jugadores del Liverpool un extra energético extraordinario. El despliegue físico fue espectacular y, a pesar de las notables ausencias hicieron lo que parecía imposible o muy difícil. Uno no puede ir a Anfield a pasear por el pasto porque, como dice el popular himno: “nunca caminarás solo”; siempre tendrás a uno de rojo encima de ti, anticipándose y corriendo disparado hacia tu portería. Victoria merecida, como merecido fue también el pase a la final de los rojos del “Pool”, a la vista de lo que hicieron uno y otro en los dos partidos. Una pena para el Barça, pero, tirando de tópico, “el fútbol es así” y esta vez ganaron “los rojos”. Impresionante interpretación del himno, una vez acabado el partido. (8 de mayo de 2019)

https://www.goal.com/es/noticias/youll-never-walk-alone-el-espectacular-festejo-de-los/mjhwswj1aisf1lfds2duoryzr

 

.. DEP, Alfredo P. Rubalcaba

El día 30 de septiembre de 2015, presentamos el libro “Amigo Labordeta” en el salón de actos de la DPH de Huesca, lleno a tope. El editor del libro, Lorenzo Lascorz, me encargó el papel de moderador, por lo que me sentí muy honrado. El cabeza de cartel de aquel acto, que tuvo dos horas de duración, fue sin duda Alfredo Pérez Rubalcaba. En la mesa  estaban también Carmen Magallón y Miguel Gracia, Presidente de la DPH. Recuerdo aquel momento (y la cena posterior) porque acaban de decirme que Alfredo ha muerto a consecuencia de un infarto cerebral y tengo en la memoria su actitud antiprotocolaria, su familiaridad en el trato, su conversación fluida, el sentido del humor y las anécdotas y recuerdos de su relación con José Antonio Labordeta, compartiendo tiempos y espacio, en el Congreso de los Diputados. Lamento su desaparición a una edad tan temprana, ahora que vivía con menos tensión los avatares políticos del país y que estaba más centrado en su faena de profesor de química.

Dos días después, escribí en La Cadiera de Macoca, un amplio texto, dando cuenta del desarrollo del evento, con unas cuantas fotografías, que puedes leer y ver en el enlace siguiente: http://macoca.org/amigo-labordeta (10 de mayo de 2019)

 

.. Para llorar…

Tuve a Hillary y Tenzing como dos héroes extraordinarios. Un año antes de nacer yo, habían llegado a la cima del Everest (1953). Fueron los primeros en lograrlo y eso les acarreó una aureola de héroes extraordinarios. Cuando yo tenía doce o trece años, coleccionaba los cromos que salían en algunos chocolates. Una de las colecciones la proporcionaba Chocolates Hueso y el álbum se llamaba “Héroes Legendarios”. Cada página del álbum estaba dedicada a un personaje histórico, a alguien que hubiera realizado una hazaña extraordinaria y en cada página había siete cromos para completarla. Desde que tuve el álbum en las manos, antes de pegar ningún cromo, ya me llamó la atención la arriesgada gesta de aquellos dos montañeros: un neozelandés y un sherpa. Ahora, en los tiempos de la banalización más indecente y de la compra de cualquier cosa por quien tiene dinero, vuelvo a acordarme de aquellos pioneros valerosos y maldigo a todos estos mierdamontañeros que no hacen  más que llenar de basura la montaña y menospreciar los esfuerzos de quienes acometen estas aventuras con un sentido ético y un respeto hacia las alturas del planeta. ¡Vamos a acabar con todo, al paso que vamos…! (13 de mayo de 2019) 

https://elpais.com/deportes/2019/05/12/actualidad/1557669355_851154.html

13/05/2019 10:43 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Algunas anotaciones de marzo en mi muro de facebook

.. Viaje a Zaragoza. Ayer, día 4 de marzo, los asistentes al aula de la Universidad de la Experiencia de Fraga viajamos en autocar a Zaragoza a realizar varias visitas culturales. La primera, al Museo de Ciencias Naturales, instalado en los sótanos de la antigua facultad de medicina (hoy, Paraninfo) y por la tarde a las instalaciones del Caixaforum para ver dos exposiciones: una titulada “Dalí atómico”, sobre el cuadro “Leda atómica” y la pasión del polifacético artista por la ciencia y la segunda sobre “Disney. El arte de contar historias”. Las tres guías que nos acompañaron realizaron un trabajo ejemplar, lo que mitigó el cansancio acumulado por tanta gente de edad y satisfizo los deseos de aprender de todos y todas. (5 de marzo de 2019)

 

.. La revista PANENKA, dedicada al fútbol, pero con otras miradas que nada tienen que ver con los diarios deportivos, es una revista mensual. El número 82 del pasado mes de febrero, traía en portada una pregunta: “¿Dónde está el fútbol holandés?” y una fotografía de Louis Van Gaal. En el interior, una entrevista de ocho páginas, con el laureado entrenador holandés (ahora retirado). Y una frase resaltada en una página: “Cuando dije que el Ajax actual es casi tan bueno como el del 95, se rieron de mí. Ahora ven cómo se ha clasificado para los octavos de champions”. Esta noche, el fútbol del Ajax le ha dado la razón a Van Gaal (ya se la dieron en el partido de ida, a pesar del resultado), que ya está en cuartos… Quienes andaban buscando al fútbol holandés, parece que ya lo han encontrado… (5 de marzo de 2019)

 

.. Un cormorán con su presa en el pico

 Lo he visto esta mañana

cruzando el puente del Cinca:

mostraba una pieza cobrada

con su natural pericia.

 El cormorán intentaba

zamparse con gusto la pieza,

pero, sus esfuerzos no daban

para ello, con la tecla.

 Y yo le he gritado,

después de hacerle unas fotos:

-          ¡Comparte lo que has pescado

y no te lo comas todo…!

 Y no sé cómo habrá terminado

esa matinal de pesca,

pero yo he disfrutado

viendo la naturaleza.

 (11 de marzo de 2019)

 

.. En Labuerda…

Saludas al Cinca

después de un tiempo

y una gaviota

emprende su vuelo.

Y tú te preguntas,

al verla volar,

¿qué hace una gaviota

tan lejos del mar?

 (14 de marzo de 2019)

 

.. Esta luna, ¡qué curiosa!...

 Antes de que la noche

apagase la luz del día,

la luna se asomó en lo alto

como si fuera una espía.

 Quiso contemplar las flores

que regala la primavera,

a las plantas y a los árboles

que crecen sobre la tierra.

 (15 de marzo de 2019)

 .. Valle de la Comuna. Ayer anduvimos por el valle de la Comuna, antesala de Chistau. Visitamos Sin y Serveto; recorrimos sus calles y admiramos sus casas; muchas de ellas con signos evidentes de grandezas pasadas, con arquitectura sólida, escudos en las fachadas, trucadores de forja en sus puertas, galerías exteriores, etc. Y, además, en el marco de una naturaleza imponente… También por allí se nota la falta de agua en el paisaje. Volveremos en otoño porque el espectáculo amarillo debe ser memorable… (17 de marzo de 2019)

.. Día Mundial del Agua. Para reflexionar y actuar… No pongo cifras, pero son miles de millones de personas las que beben agua escasa y de dudosa calidad. Los responsables de que escasee en algunos lugares del mundo o de que la calidad sea menor de la necesaria, son multinacionales de todo tipo: constructoras, mineras, de alimentación, energéticas, petrolíferas… que consumen enormes cantidades en los procesos, secan ríos y manantiales y no depuran convenientemente, aprovechando coyunturas de gobiernos comprados o de abusos manifiestos… Añadamos a ello, el maltrata a nuestro mares, con vertidos de todo tipo, que contaminan las aguas, maltratan los fondos y actúan muy negativamente con la fauna marina. El agua es fundamental para la vida y debería ser un bien público al que, en buenas condiciones, debiera tener acceso toda la población mundial… Buenas, aquí predicando en el desierto… (22 de marzo de 2019)

.. Amigo Félix… El caso es que hoy, he leído que marzo fue un mes muy significativo para Félix Rodríguez de la Fuente, inolvidable naturalista y divulgador de las maravillas naturales. Un pionero, sin duda, que acercó a millones de españoles y españolas los valores que la naturaleza atesora y la necesidad de mirarla y tratarla con mucho mayor respeto del que hemos demostrado… Félix nació en marzo de 1928 y murió trágicamente en marzo de 1980. El destino, las casualidades, las coincidencias…, hicieron que ambos acontecimientos tuvieran lugar el mismo día: el 14 de marzo. Hace dos años, en nuestro viaje a la ciudad y parte de la provincia de Burgos, pudimos acercarnos hasta su pueblo de nacimiento: Poza de la Sal, donde hay unos jardines dedicados, con un busto y muy cerca esta estatua con un lobo. Como hoy acaba marzo, sirvan estas palabras y la foto, como sentido homenaje… Y, como mañana empieza abril, reproduzco también la última página del periódico escolar: “La Voz del Jacinto Verdaguer” de Canovelles (Barcelona), de abril de 1980, donde le hacíamos este sencillo recordatorio…

Hoy, 39 años después, rodeados de tanta mentira, de tanta basura electoral, de tanto sinvergüenza televisado, me apetece recordar a una persona que, desde la TV, hizo mil veces más por la patria que estos indecentes patriotas que vemos cada día… Félix dio a conocer y animó a proteger la auténtica patria de la humanidad: la naturaleza. Que tengan una buena semana. (31 de marzo de 2019)

14/04/2019 10:33 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Anotaciones “feisbuseras” de febrero de 2019

.. De calendarios se trata…

Hoy tocaba cambiar la hoja de los calendarios; pasar página, ¡vaya!, a un mes de enero que se me ha hecho más corto que cuando trabajaba, je, je. Confieso, como ya lo he hecho en otras ocasiones, que mido el tiempo en “gurriones” (trimestrales), pero también utilizo el calendario para el día a día y aquí os presento los que manejo este año: el de Mujeres Libres; el de Survival y el diseñado por Antonio Santos. Los dos primeros, colgados en la pared y el tercero, de mesa. Ahora vendrán las anotaciones de las obligaciones, encuentros, pequeños viajes, visitas médicas y otros recordatorios para los que contamos –como aliado natural- con las hojas del calendario. Y ya de paso, recuerdo el que presidía siempre la cocina de la casa familiar en Labuerda, y que mi madre compraba cada año: el calendario de San Antonio, con textos y curiosidades en la parte trasera de cada mes. Buen finde, urbi et orbe. (1 de febrero de 2019)

.. Robles - Caixigos

Desde pequeño, soy arborícola. Je, je. No porque me guste subir a los árboles, sino porque me maravilla su porte y, como en estos casos, lo que yo llamo su “arquitectura interior”. De todos es sabido que el roble (caixigo, por estas tierras) es un árbol de hoja caduca y que, en invierno, su desnudez temporal deja ver todas las ramificaciones que ha ido generando a lo largo de los años: “camales” y ramas de diferente grosores, dirección de crecimiento y longitud… En nuestros paseos por los barrancos de Labuerda, observamos plácidamente estos monumentos vegetales que muestran toda su potencia y que, en un par de meses empezarán lentamente a cubrirse con hojas renovadas… Las que les robó el otoño, yacen alfombrando el suelo, en el fondo de pequeñas badinas o en las orillas de los riachuelos, curiosamente alineadas, antes de volver a la tierra, en forma de humus alimenticio que dé vigor –probablemente- a los mismos árboles de los que se desprendieron, completando así el ciclo natural… Hoy hace un día extraordinario de luz y de temperatura; de esos que invitan a la contemplación y a la vida. (6 de febrero de 2019)

.. Mi experiencia como RELATOR…

Durante muchos años, dediqué una pequeña parte de mi tiempo a escribir algunas de las experiencias pedagógicas o de los acontecimientos celebrados en el colegio donde trabajaba, para enviarlos a diferentes revistas, diarios y libros, con el fin de que se conociese nuestra actividad en favor de una pedagogía activa y la vida de un centro que se movía y que innovaba.

Incluso, después de haberme jubilado, durante los dos años siguientes, acudía al colegio, hablaba con la Dirección o con algunas compañeras que estaban haciendo algo novedoso, tomaba notas, lo escribía y, con alguna foto o dibujo, lo mandaba al Diario del Altoaragón, al Heraldo Escolar, a La Voz del Bajo Cinca o lo publicaba en algún blog.

Nunca sufrí ningún episodio lamentable ni mis escritos provocaron reacciones airadas y pueden consultarse todos ellos en la hemeroteca. Yo, sobre todo esos dos años que nombro, me convertí en RELATOR, para tomar nota y poner en comunicación a la escuela con su entorno social, y lo hice con mucho gusto.

Ahora escucho a unos tipos que se dicen políticos, hablar de la figura de un relator como si fuera el mismo demonio y a quienes lo han propuesto o lo han aceptado como terroristas, separatistas y no sé cuántos adjetivos descalificantes más… Oigo auténticas animaladas de unos tipos pertenecientes a un partido que ha sido incapaz de orientar un camino de solución para Cataluña. Unos tipos, salidos, de las más oscuras y profundas cavernas que lo que no soportan es no detentar o perder el poder… Y, como no podía ser menos, a los cavernícolas se unen los que practican el fuego amigo…, que ya se podrían preocupar algo más por solucionar los problemas de sus propias comunidades antes de meterse en otros charcos…¡Unos y otros, se podrían ir un tiempito a ordeñar culebras! (7 de febrero de 2019)

.. Huesca B – 1; Peña Fragatina, 1

Esta tarde, en el estadio de San Jorge de Huesca, se ha jugado un partido igualado, entre dos equipos de la parte alta de la clasificación. La primera parte terminó sin goles y con un jugador menos el Huesca, por expulsión. En la segunda, se adelantó el equipo local –a pesar de jugar con diez- y empató la Peña. Los dos tuvieron alguna ocasión para haber desnivelado el marcado, pero todo terminó con un justo reparto de puntos. La tarde resultó fría y ventosa, con amenaza de lluvia que no terminó de materializarse. (10 de febrero de 2019)

.. En Huesca…

Algunos amaneceres nos regalan impagables espectáculos de luz y, en ocasiones, motivos para recordar las llamaradas del fuego que ha acabado con muchas vidas; fuego de leña quemada, de hoguera cruel o ¡fuego!, sin llama, salido de la boca desdentada y desalmada de quien mandó a un grupo de asesinos… En el parque de Huesca se recuerda a dos personas que vieron y apreciaron muchos amaneceres y cuyas vidas fueron segadas por unos malditos asesinos que tiñeron de sangre su última madrugada… Siempre es tiempo de homenaje y recuerdo para Servet y Acín. (11 de febrero de 2019)

.. Apostar y leer nos llevan por caminos bien distintos. Gastar dinero en apuestas genera dependencia, adicción, ludopatía… Leer genera criterio personal y bases para ser más crítico y más libre. Bueno, pues en este jodido país, se dedican bastantes más tiempos y espacios en los medios a fomentar las apuestas que a fomentar la lectura. Igual eso explica algunas cosas. Buenas noches. (14 de febrero de 2019)

 

.. El Gurrión en Collioure

 En el suplemento semanal “Babelia” de este sábado, se hace un recordatorio y un pequeño homenaje a Don Antonio Machado, fallecido el 22 de febrero de 1939 en Collioure (Francia). Este año, celebrarán actos de homenaje en la ciudad francesa, con motivo del 80 aniversario de su muerte. Como dice Serge Barba: “La patria de Machado es su tumba de Collioure”. Por eso, hace unos pocos años, acudimos al cementerio francés, con El Gurrión y le hicimos un silencioso y emotivo homenaje.

https://elpais.com/cultura/2019/02/15/babelia/1550257997_731560.html

(16 de febrero de 2019)

 

.. Español 1 – Huesca 1

Con cuarenta y ocho horas de retraso, crónica rápida del partido, para acompañar una selección de fotos. En campo de periquitos, nos juntamos una docena de gurriones para contrarrestarlos (como ya habréis visto en fotos anteriores aparecidas en este muro, je, je.)

 No se llenó Cornellá-El Prat, pero hubo buena entrada y buen ambiente, nada hostil hacia el Huesca y su afición que, tal vez, por aquello de ser colistas, resultan simpáticos… En la primera parte marcó el Español, por medio de Granero, de saque directo de falta muy bien ejecutada y nada más comenzar la segunda, empató el Huesca, por medio de su central Etxeita. No hubo más goles y sí algunas ocasiones por ambos lados. Creo que el resultado fue justo.

Como ocupábamos localidades detrás del banquillo local, pudimos hacer fotos de primeros planos y planos medios y ver con nitidez el partido. Hubo anécdotas, como la lesión de Rivera (Huesca) en el borde de su área, al que acudieron a socorrerlo, por un lado los cuatro camilleros y por otra esquina, el de la camilla motorizada… Tras la intervención de los masajistas, él salió andando y los otros desandaron el camino tal como lo habían andado, pero no sin antes, perder el motorizado el maletín que portada causando las risas del fondo norte… Muy avanzada la segunda parte, el entrenador del Español (otrora del Huesca) daba consejos a un futbolista que llevaba una camiseta con el nombre de “Hernán Pérez” en la espalda. Comentaba un espectador de la fila de atrás, “¿Pero Hernán Pérez no era negro, no?” Al momento, los utilleros se percataron del cambiazo, avisaron al jugador para que se quitara la camiseta y se colocara la que llevaba su nombre, que no era otro que “Alfa”… Todo eso y más lo veréis en las fotos. Veréis con que concentración escucha un jugador del Huesca las indicaciones de su entrenador y cómo se aprovecha la señalización de una falta para echarse un buen trago de agua… Y, como hacen juntas la afición perica y la visitante, el minuto 21 de la primera parte, se aplaude en su totalidad, en memoria de Dani Jarque. (24 de febrero de 2019)

26/02/2019 22:02 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Reflexiones “feisbuseras” del mes de enero

.. Ironía para empezar. Ya ha finalizado la tregua navideña de la felicidad, la paz y la alegría sin límites. Ahora cada cual puede seguir haciendo las cabronadas que hacía antes de iniciarse ese tiempo de reuniones familiares, de deseos superficiales y repetidos y de falsas promesas. ¡Adelante! Tienes todo un año por delante (hasta el 23 de diciembre del presente) para seguir siendo malo o mala; no lo desaproveches, que el tiempo pasa con rapidez… (2 de enero de 2019)

 

.. En los barrancos de Labuerda,

en las duras noches de invierno,

órfebres invisibles

-con increíble esfuerzo-

tallan el frío con mimo

y regalan estos ejemplos,

para que los madrugadores

que estos pagos recorremos

pongamos caras de asombro

y, con salud, los difrutemos.

 ¡Vaya detalles que tienen

los que trabajan el hielo!

(4 de enero de 2019)

.. Mañana de reyes… Amanece con el día, el niño que llevo dentro y quita el envoltorio a un paquetito… ¡Una caja roja: “Escritos de vida”!, con todas las publicaciones (en edición facsímil) que realizó con las niñas y niños de Bañuelos de Bureba, el maestro Antonio Benaiges, entre 1935 y 1936, con la imprenta escolar. Concretamente:  6 ejemplares de GESTOS; 3 ejemplares de RECREO; 4 publicaciones especiales (Folklore burgalés, El mar, El retratista y Sueños) y la foto que se hizo con su alumnado. No pudo continuar su enorme trabajo porque los fascistas lo asesinaron con saña, como a tantos maestros y maestras… ¡Un regalazo, sin duda! (6 de enero de 2019)

.. Anteayer por la tarde, quedé sorprendido al encontrarme con muestras evidentes de la resistencia del otoño a marchar… Algunos árboles, en este caso chopos de ribera, resistían los embates del duro mes de enero, manteniendo sus últimas hojas, después de que las heladas nocturnas les hubieran hecho caer buena parte de su vestimenta foliar. Me pareció una metáfora de la lucha que diariamente deben librar miles de personas contra los embates afilados de tantas dificultades como encuentran para poder vivir con dignidad. Hablo, principalmente, de personas inmigrantes y de familias desfavorecidas, ahogadas con el paro, las pensiones ridículas, las enfermedades crónicas, etc. La naturaleza nos da lecciones. (9 de enero de 2019)

.. Algunas personas -las imprescindibles- mantienen un compromiso admirable con aquellas causas sociales que es necesario apoyar o contra las que hay que situarse. Joan Baez es una mujer ejemplo, una mujer compromiso, una mujer admirable. (10 de enero de 2019)

.. Cárcel Modelo de Barcelona. Caminar por los pasillos, por los patios, entrar en las celdas; sentir el frío ambiente de enero sobre el escalofrío que genera el pensamiento de las condiciones en las que vivieron los reclusos... Y el contraste con la banalidad que muestran algunos visitantes haciéndose fotos como si estuvieran en un parque de atracciones... Era una cárcel y hubo mucho sufrimiento. (12 de enero de 2019)

.. Si estáis pensando en hacer obras en la vivienda, aquí tenéis unas cuantas ideas y recomendaciones... "Espacio - Diseño" te aconseja esta vez, por boca de Daniel Coronas. En La Voz del Bajo Cinca del mes de enero... También en el ejemplar de enero de La Voz del Bajo Cinca aparece esta carta de la AMYPA del CEIP Miguel Servet, en la que se denuncia una inexplicable dejadez por parte de diversas administraciones que deberían volcarse para asegurar y fortalecer los esfuerzos del profesorado y de madres y padres en crear una comunidad escolar que defienda y practique la integración multicultural y la enseñanza de calidad. Peticiones razonables para un centro escolar y una comunidad educativa siempre activa e integradora. A ver quién escucha… (15 de enero de 2019)

.. Álbum Hofmann. Esta semana confeccioné un álbum Hofmann, con 300 fotos de la colección de la Galería de lectoras y lectores, que aparecen en la web de la revista y que se van publicando –desde el número 98- en las últimas páginas de cada revista. A los dos días de enviarlo, ya lo tenía en las manos y ha quedado chachi, chachi. Tiene 82 páginas y es el primer volumen, pues hay fotos que no he puesto por no encontrarlas… Más adelante, habrá que publicar un segundo volumen, si siguen llegando fotos y encuentro las que se han quedado en el tintero esta vez… Aquí, unas páginas para que veáis… Yo creo que es otro documento interesante de la trayectoria de la revista (38 años y + de 5000 páginas). (18 de enero de 2019)

.. Estos tipos que se pasan la vida "fabricando" dineros que, si estuvieran más repartidos, mejorarían la vida de mucha gente, ¿es posible que no piensen ni por un segundo que en la aduana final se quedarán en pelotas? (20 de enero de 2019)

.. Terrible, día tras día... Los muertos anónimos ya no nos producen ninguna impresión. Vale más un muerto conocido que mil muertos anónimos... Es la tragedia de la desevolución inhumana (22 de enero de 2019).

.. My Social Book. https://es.mysocialbook.com/.Os presento esta opción “feisbusera”, por si no la conocéis. Estaba mejor de lo que está, según mi opinión, porque hace un par de años, pedías “el libro de un año cualquiera”, desde que te metiste en la red y aparecían los textos que habías escrito en tu muro, las fotos publicadas y los comentarios que habían hecho las amistades. Ahora salen tus textos y las fotos, pero no aparecen los comentarios, lo que –a mi juicio- empobrece un poco el documento. Aquí os paso unas fotos de algunas páginas de mis cuatro libros…No tengo comisión, tranquilos. Saludos de día soleado. (25 de enero de 2019)

 .. De estatuas. Buenos días. Aunque pudiera parecerlo, no es lo mismo ser estatua que hacerse la estatua, je, je. Aquí tenemos dos ejemplos de ayer tarde, en Fraga.  A la garceta blanca le conviene “hacerse la estatua” para no proyectar sobre el agua un reflejo en movimiento y poder capturar algún pez despistado. Robert Vandereycken, en cambio, con su trabajo e imaginación, dejó esta alegoría de “La amistad” convertida en estatua, para disfrute de quienes pasan por delante de ella con curiosidad y sentido artístico. Otro día, podemos hablar de las personas que, interesadamente y en distintos momentos “hacen la estatua”, je, je. Buen finde. (26 de enero de 2019)

29/01/2019 20:37 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Juan Eduardo Zúñiga llega a los 100

 En el suplemento semanal Babelia de el diario El País de hoy, 29 de diciembre, hay amplia información sobre un escritor especial que fue Premio Nacional de Traducción en 1987, Premio Nacional de la Crítica en 2004, por Capital de la gloria y  Premio Nacional de las Letras al conjunto de su obra, en 2016. Resulta que el citado Juan Eduardo cumplirá 100 años el próximo 24 de enero de 2019.

 Juan Cruz escribe el artículo más amplio, refiriéndose a Zúñiga como “El escritor español que más tiempo e imaginación ha dedicado a la mayor cicatriz española del siglo XX, la Guerra Civil vista con Madrid como protagonista”. De su pluma salieron los tres libros que componen precisamente La trilogía de la guerra civil: ‘Largo noviembre de Madrid’ (1980), ‘La tierra será un paraíso’ (1989) y ‘Capital de la gloria’ (2003). Quien quiera, puede leer el artículo completo en el siguiente enlace:

 https://elpais.com/cultura/2018/12/28/babelia/1546002970_525898.html

 A finales de 2010, recibí un correo de Felicidad Orquín, su compañera de vida, a quien le hacía llegar, tanto algunos ejemplares de La revista El Gurrión, como los que publicábamos de Bibliotelandia. Ella sabía que en el cole teníamos un grupo de lectura de adultos y me ofrecía libros de su compañero para el grupo. Acepté el regalo y pudimos conocer de primera mano la escritura de Zúñiga. En el enlace siguiente, pueden leerse las reseñas de dos de sus libros y la noticia del correo de Felicidad con su ofrecimiento.

Bibliotelandia número 63. Febrero de 2011. Páginas 8 y 9:

http://macoca.org/IMG/pdf/BIBLIOTELANDIA_63.pdf

Desde estas páginas, con unos días de adelanto, saludamos a Juan Eduardo y le felicitamos por ese hito de convertirse en centenario.

29/12/2018 17:36 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Cinco post de septiembre en facebook

Nuevo curso escolar

Desde el valle de Chistau, uno de los enclaves sobrarbeses más originales y emblemáticos, esta maestra y este maestro (o sea, Mercè y yo, porque aquí no hay foto) –ya jubilados- desean que este nuevo curso escolar que hoy comienza sea un tiempo donde la pedagogía supere con creces a la innecesaria burocracia. Que el tiempo compartido con niños y niñas sea de intercambio afectivo y efectivo; que el horizonte del aprendizaje no termine en las paredes del aula; que la curiosidad esté bien despierta y alimentada, y  que la lectura, la escritura y el tratamiento de la información sean objetivos básicos en el quehacer cotidiano. Y más cosas, que vosotras y vosotros ya sabéis… Buen viaje. Buena travesía. Feliz singladura. ¡Fuerza y honor! (3 de septiembre de 2018)

La escritura llega al número cien

Ahora que comienza un nuevo curso y bla, bla, bla… No quiero ser pesado con estas cosas. Desde hace muchos años me aficioné a leer y a escribir y procuré sembrar ambas aficiones en los chicos y chicas con los que compartí tiempos y cursos escolares. Viene esto a que, en “La Cadiera de Macoca” empecé una relación de artículos que había escrito y publicado en revistas y periódicos diversos, desde los tiempos de maría castaña (y no están todos, claro). No he reseñado ninguno o casi ninguno de los publicados en El Gurrión, en Aula Libre, en Bibliotelandia, en Aguas Limpias por hacer en esas publicaciones de director-coordinador-redactor y, por tanto, con una participación muy alta a la hora de escribir artículos, reseñas, noticias, etc.

El caso es que, al poner al día el documento referido, he llegado en ese listado al artículo número 100 y como, por otra parte, coincide con el inicio de un nuevo curso, he pensado en comentarlo y colocar el enlace con el listado, por si alguien encuentra alguno de ellos interesante y útil para su trabajo. En algunos casos, hay un enlace con la versión digital; en la mayoría no, pero si alguien necesita alguno, que me lo pida (que será que no, pero…, ja, ja.) (6 de septiembre de 2018)

http://macoca.org/algunos-articulos-de-revistas

Exposición en recuerdo del maestro Antoni Benaiges, asesinado en el 36

En el Museo Marítimo de Barcelona, desde el pasado 7 de julio hasta el 3 de marzo de 2019, puede visitarse la exposición: “Antoni Benaiges, el mestre que va prometre el mar” (el maestro que prometió el mar). Si estás en Barcelona o pasas por la ciudad, de aquí a entonces, procura acudir a visitarla. Es un homenaje a Benaiges, a su trabajo en Bañuelos de Bureba (Burgos), durante dos cursos, a la pedagogía Freinet y, de paso, a todos los maestros y maestras asesinados cruelmente por los sublevados del 36. Estuvimos en Bañuelos en mayo de 2017, haciéndole un homenaje silencioso a Antoni Benaiges, delante de la puerta de su escuela y este pasado sábado visitamos la exposición que lo recuerda y lo pone en valor. Con el paso del tiempo, consuela comprobar que el nombre del maestro es pronunciado y recordada su obra, mientras nada se sabe de sus indecentes asesinos que también estarán muertos…

Nos gustó mucho la idea de reproducir en “muy grande” la fachada de la escuela de Bañuelos y convertirla, en parte, en una cortina por la que se accede a la exposición. Dentro, la reproducción de un aula de su tiempo, todas las publicaciones que realizaron con la imprenta escolar para que los visitantes podamos leerlas, textos que enmarcan y contextualizan, una imprenta, ejemplares de publicaciones intercambiadas con otras escuelas y fuera del aula, detalles de la exhumación de la fosa común de la Pedraja… (16 de septiembre de 2018)

Encuentro gozoso

Hace unos cuantos años, iniciamos una relación virtual a través del Facebook y del correo electrónico. Ella vive en la Patagonia argentina y es una maestra jubilada; una persona con la que uno tiene muchas coincidencias. Hace ya mucho tiempo, la invité a escribir en el blog que coordiné durante varios años, del Grupo de lectura “NOSOTRASLEEMOS”, pues en su trabajó practicó y animó la lectura. Más tarde, la invité a escribir en El Gurrión y ya se han publicado varios artículos suyos. Ayer tarde, domingo, nos conocimos en carne mortal en Barcelona y pudimos fundirnos en un abrazo. Fue un momento especial y charlamos animadamente durante cerca de dos horas. Osvaldo, su compañero y Mercè, mi compañera, participaron en el encuentro. Ella es Sylvia Luz de Luca y, en estos momentos deben estar volando hacia su tierra. Nos hicimos esta foto con uno de los “gurriones” que le entregué. (16 de septiembre de 2018)

Cien mil visitas

El 21 de junio de 2016 escribí el post 414 en el blog de la biblioteca del colegio público “Miguel Servet” de Fraga (http://servetbiblio.blogspot.com). Cerraba mi etapa de más de seis años animándolo… Lo cierto es que nadie más ha añadido post alguno y ahí se quedó todo. En aquel post decía, entre otras cosas:

“… Yo creo que un blog que refleje la marcha o el movimiento de un grupo de personas y una instalación, o que deje constancia de lo que, desde ella, se va haciendo, tiene un valor que aumenta con el paso del tiempo y por eso ese empeño en continuarlo hasta –incluso- más allá de lo razonable…”

Como estos espacios virtuales quedan ahí en la nube y la dirección sigue activa, aunque no se haya añadido ningún post más, las visitas al mismo se han seguido produciendo. Si los marcadores no engañan, esta semana se han sobrepasado las 100.000 visitas. En aquel 21 de junio, se rozaban las 59.000. Y es por eso, por lo que escribo estas líneas, contento de que haya personas que, seguramente, se siguen inspirando en nuestras aportaciones. (23 de septiembre de 2018)

17/10/2018 22:02 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Libro: Almas vivas

Almas vivas. La Guerra Civil española en imágenes 

Serge Alternês y Alec Wainman.

Editorial Milenio. Lleida, 2017 – 340 páginas

*************************************************

A sus veintitrés años cuando se presentó voluntario en agosto de 1936 para la BMU (British Medical Unit), Alec estaba lleno de esperanza e ideales, como tantos de los jóvenes, hombres y mujeres, que optaron por unirse a la lucha por la libertad en la República Española”, dice su hijo “Serge Alternês” (pseudónimo de John Alexander Wainman), en el Prefacio.

 El libro recoge 210 fotografías, de las más de 1600 que realizó Alec durante su estancia en España, en diferentes ubicaciones. Fotografías que estuvieron más de cuarenta años desaparecidas y que, como en otros casos, aparecieron en un maletín: la maleta de Wainman contenía un tesoro testimonial y visual. Muchas de ellas, son fotos de retaguardia, de vida cotidiana; a veces, a escasos metros de los frentes; fotos que muestran a personas desarrollando sus actividades habituales, a pesar de vivir en un país con un conflicto sangriento o de la celebración de la Feria del Libro en Barcelona. En otros casos, aparecen instantáneas del trabajo en los hospitales de campaña o en trenes-hospital. Alec vino a España como conductor de ambulancias, pero desempeñó diversas funciones pues tenía una facilidad y un interés asombroso por aprender idiomas. A las fotos, se une el relato que hace Wainman de sus aventuras en aquella España convulsionada e incomprensible, trufadas de anécdotas que hacen sonreír, en muchos casos.

Recojo un fragmento del hermoso texto que escribe Josep Fontana entre las páginas 15 y 16 del libro:

 “… Quisiera ilustrar lo que digo con un ejemplo. Las imágenes de la fiesta del libro en Barcelona de 1938 hubieran sido imposibles en la España franquista, donde los sublevados comenzaron precisamente quemando libros. El periódico “El Ideal Gallego” de 19 de agosto de 1936 nos cuenta que “a orillas del mar, para que el mar se lleve los restos de tanta podredumbre y de tanta miseria, la Falange está quemando montones de libros y folletos”. (…) Esta diferencia en la actitud hacia los libros responde a la que existía entre los objetivos sociales de uno y otro bando…”

Escriben Paul Preston, Josep Fontana, Juan Manuel Bonet, Ernest Alós, Teresa Ferré, Alec Wainman y su hijo John A. Wainman quien escribe un Epílogo glosando la figura de su padre y resaltando su papel de filántropo, apoyando la causa de los refugiados en las décadas de 1950, 1960 y 1970, con quienes huían de las dictaduras de Hungría, Checoslovaquia y el Tibet…

Un inglés que vino a España a defender los ideales republicanos porque sabía que si eran derrotados, Europa se vería en serios apuros, como así fue con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, provocada por los países que habían ayudado decisivamente a los nacionales a ganar una guerra que nunca hubieran podido ganar sin ella.

Una historia y un ejemplo que debería servir de antídoto para los voceras de la ultramontana derecha que agitan, con palabras encendidas, sentimientos y actitudes que pueden llevarnos a enfrentamientos innecesarios y a un nuevo desastre. Les recomiendo encarecidamente este libro.

15/10/2018 16:29 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Libro: "Autorretrato sin mí"

“Autorretrato sin mí”. Fernando Aramburu. Barcelona: TusQuets, 2018, 182 páginas

 *********************************

Una vez terminada la lectura de este libro, lo primero que deseas es volver a leer algunos textos en los que te has sentido identificado o que te han hecho pensar en relaciones similares o en personas equivalentes a las que nombra Fernando: la madre, el padre, los hijos, los libros, los amigos…

Después de "Patria", que es lo anterior que he leído de Aramburu, uno se encuentra con esta serie de reflexiones íntimas, escritas con un lenguaje cuidado, poético, en las que el autor habla de sí mismo, pero también de quienes lo leemos, porque el lector o lectora encuentra muchos puntos de reflexión íntima, al hilo de la lectura. Y eso, confiere al libro un valor especial, añadido: el que se deriva de esa suerte de interpelación (probablemente no buscada por el autor, pero inevitable, creo yo) que te lleva a pensar en cómo tienes resuelto el tema que acabas de leer y también, creo, genera ganas de escribir. Al menos, ese es mi caso; escribir o  revisar algunos textos personales en los que desarrollé similares temáticas: textos sobre mi madre y los paquetes que me enviaba al internado, el significado de las palabras; el valor de los libros; la pertenencia a un MRP (como colectivo donde hablar, discutir, reír, fumar, cenar…); el descubrimiento de la poesía; el niño que uno lleva dentro; la admiración por Albert Camus; los amigos, las bofetadas que vi dar a compañeros de estudios, por parte de algunos curas… He sonreído a menudo leyendo porque celebraba algunas coincidencias…

Me gustan mucho las frases con las que cierra algunos de sus textos: “No he sido nada del otro mundo, un simple hombre atareado en juntar signos frente a la noche”, en “Las palabras”. “A resguardo de la intemperie, podríamos entonces él y yo pasar las horas entregados al juego y la alegría, retozando desde la mañana hasta la noche en los interminables pasillos de la memoria”, en “El niño interior”. “Luego de habernos despedido, me doy la vuelta para verlo marchar. Compruebo entonces que la mitad de mí se va con él, que la mitad de él está conmigo”, en “Los amigos”. “Cumplida entonces la tarea, me pregunto qué hago mal, cuál es mi fallo, para seguir recibiendo de tiempo en tiempo, desde lo hondo de la memoria, aquella recia bofetada de 1971”, en, precisamente, “La bofetada de 1971”. “Contagiado por Federico García Lorca, he contraído el fervor incurable por la poesía. Ya nunca será lo mismo”, en el texto, titulado “Federico García Lorca”. Y podríamos seguir anotando esas líneas últimas que, como los últimos versos de un poema, cierran éste con acierto.

En total, sesenta y un textos que definen bastante bien –al menos el lector puede suponerlo- la personalidad de Fernando Aramburu. Y eso que ya, desde el principio, define e invita a participar del juego contenido en el título: “Autorretrato”…, pero “sin mí”… Así comienza el primer texto, a modo de presentación: “Habito desde que nací en un hombre llamado Fernando Aramburu. No voy a quejarme. Hay desiertos peores. Este hombre me obliga a madrugar…”

Probablemente sea esta su obra más personal, en la que las reflexiones y la poesía se dan la mano, configurando una obra literaria honda, de lenguaje elegido y cuidado, llena de significados y que invita a la relectura para captar adecuadamente el contenido de cada texto. El veredicto final, como lector, es el de animar a que la leáis y la vayáis releyendo. Está llena der matices, de ángulos sorprendentes, de inesperadas revelaciones y tiene la capacidad de sugerirte que tú también reflexiones sobre lo que el autor te va diciendo… 

09/08/2018 18:56 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Libro: Tiempo destruido

“Tiempo destruido”. Víctor Pardo Lancina. Prólogo de Ignacio Martínez de Pisón. Edición del autor. Huesca, noviembre de 2009. 339 páginas

 

Precisamente, es el prologuista, Ignacio Martínez el que se pregunta y se contesta en su texto: “¿De qué habla este libro? Evidentemente de la guerra y la primera posguerra en la ciudad de Huesca y algunas localidades cercanas. (…) Habla de violencia que genera violencia, de gente inocente incapaz de escapar a su destino, de un tiempo y un lugar en los que los instintos y las pasiones más viles no encuentran obstáculos para imponer su ley…”

Antes de continuar, con el libro propiamente dicho, me asalta una duda o una preocupación en relación con el autor, bregado ya en la investigación y esclarecimiento de tantas salvajadas perpetradas en aquel “Tiempo destruido”: ¿Qué tipo de protección emocional ha encontrado Víctor para soportar tanto dolor, al margen de su deseo de restablecer el honor y la memoria de quienes fueron vilmente atropellados, negándoseles el tiempo natural de vida? Porque los que leemos sus libros, centrados en la barbarie desatada durante y con posterioridad al levantamiento militar y a la Guerra Civil, sentimos en nuestro interior el escarnio, la vergüenza, el dolor, la humillación, la injusticia manifiesta de quienes fueron víctimas de lo contrario: de la chulería, del odio exacerbado, del poder momentáneo, de la arbitrariedad, del salvajismo extremo de sus verdugos y del dolor, la desolación, la miseria, las agresiones y amenazas etc. de los familiares de quienes, como se ha señalado, fueron víctimas. Sentimos esos atropellos y nos removemos en la silla y llegamos a hablar en voz baja o a pensar en silencio, preguntándonos cómo fue posible tanto odio desatado, tanta perversión, tanto pillaje y, aún más; ¿podría volver a pasar algo semejante, y vernos envueltos en una catástrofe inhumana parecida?

Siete bloques o capítulos tiene este libro. En “Huesca, verano de 1936”, el autor relata los acontecimientos que se suceden en la capital de la provincia desde el mismo día de la sublevación y contextualiza el territorio y la ideología de las huestes fascistas y falangistas que ya venían ocupando espacios y realizando amedrentamientos previos. La capital es tomada desde el primer momento por fuerzas sublevadas y la represión brutal y sin contemplaciones, es automática. “Valiosísimos servicios prestados por falangista y colaboradores de los militares sublevados”. “No hubo compasión ni piedad: solo persecución y muerte”. “En el bar Flor festejan los asesinos las ejecuciones nocturnas y el horror de las víctimas”. “En medio de la barbarie, el Ayuntamiento acuerda reponer los crucifijos en las escuelas”… son los títulos elocuentes de algunos apartados. Las tapias del cementerio de Huesca recibían cada día la visita de unas cuantas víctimas que serían fusiladas sin contemplaciones y de pelotones de asesinos que disparaban a boca jarro y daban un tiro de gracia en la nuca, si hacía falta…Era tal el ensañamiento que alguno de los apresados  fue fusilado dos veces, porque acabó herido tras el primer intento y aún se levantó y llegó hasta la ciudad confuso y malherido. Allí fue descubierto, lo montaron de nuevo en un vehículo, lo llevaron a cementerio y lo fusilaron de nuevo y definitivamente. Especialmente salvaje fue el día 23 de agosto de 1936, en el que los asesinos se emplearon a fondo y terminaron con la vida de un centenar de personas de todas edades y condición, en represalia por el bombardeo que sufrió por la mañana la capital por parte de la aviación republicana. Leer el nombre de uno de los “camisa vieja”, como uno de los más despiadados instigadores y asesino y recordar que me dio clase de “Prácticas de enseñanza”, en la Normal de Huesca en los años setenta, me ha producido un sentimiento inexplicable de asco y repulsión; entre otras cosas porque los alumnos no sabíamos nada de ello, pero seguro que sí lo sabían mucha de “la gente buena de Huesca” y allí seguía ostentando cargos públicos e impartiendo docencia (porque la decencia no la conoció nunca). Los asesinatos de Ramón Acín, de Conchita Monrás se completan paradójicamente, con el saqueo de su casa, de sus obras artísticas, de todo tipo de objetos… Asesinaban al artista, pero se quedaban con su obra… Nivel alto de perversión. Nombres de hombres y mujeres asesinados y también los de los asesinos, para poder maldecirlos eternamente.

Los otros seis capítulos llevan por título:

-       Los músicos de Santolaria.

-       Conjuración para matar a un cura.

-       Crónica de un linchamiento.

-       El médico de la Roja y Negra.

-       El crimen del Barrio Espada.

-       El último tren de Florentino Naves

El autor no se limita a centrar la investigación y el relato en la persona o personas concretas a las que se refiere el capítulo, sino que abre el abanico y va citando a todas las personas y personajes que tuvieron algo que ver, estuvieron relacionados, fueron instigadores o víctimas paralelas. Muchas de las víctimas, lo fueron porque pensaron que ellos no habían hecho nada y, por tanto no les podía pasar nada. Lo cierto es que acabó pasándoles cosas, incluido su asesinato sumario. Llaman la atención, en todos los capítulos, la minuciosidad de las acusaciones que los elementos afectos a los sublevados aportan para condenar a los detenidos (eso cuando los llevan a juicio), porque la mayor parte de las veces, se les fusila sin ninguna explicación. Quiero decir que había alguien en cada pueblo: una o varias personas que convirtieron sucesos lejanos en el tiempo, de poca importancia, una discusión, una negativa, un pequeño enfrentamiento, una opinión…, en cargos graves que condenaban al detenido… En muchos casos, la acusación final era de “auxilio a la rebelión”; es decir, los “rebelados”, los sublevados acusaban de auxilio a la rebelión, precisamente a los que no se habían rebelado… ¡El mundo al revés!

Los relatos de Víctor son espeluznantes, desmenuzando la vida y las peripecias de la gente humilde de los pueblos, donde se produjeron asaltos, detenciones, robos, apropiaciones de haciendas, despojo de bienes… En muchas ocasiones, las historias hablan de familias y personas que vivían con un enorme trabajo y un esfuerzo continuado, con extrema precariedad, que habían visto en la llegada de la República una ocasión de mejorar algo sus condiciones de vida y que, en pocos años, las cosas se torcieron y acabaron sumidos en un tiempo de una violencia inusitada, desproporcionada y arbitraria, que los dejó sin presente, sin futuro, sin vida y dejó a sus familiares igualmente desolados y con un dolor interno e intenso que debieron esconder para que la destrucción irracional no se los llevara también a ellos por delante.

Militares, falangistas, requetés, guardias civiles, curas y obispos y otros grupos, bien protegidos y sin miedo a que les pasase nada, se arrogaron el derecho de limpiar de “rojos” el territorio, bendecidos por la iglesia y a mayor gloria de dios y del caudillo. Sembraron el país de miedo, de terror, con una impunidad detestable. Y se aplicaron a ello, con determinación y celebraron con risas y copas, en muchas ocasiones, las jornadas en las que habían dado caza a uno o varios y los habían despachado para siempre: hombres y mujeres privados de sueños, de aliento y de vida, escarnecidos, insultados, menospreciados, “paseados” y desaparecidos.

Me resulta difícil incorporar más información a este resumen. Este libro no se puede resumir; hay que leerlo, porque cada línea es importante. Y yo, desde luego, no he disfrutado leyéndolo, porque eso es imposible; pero me he sentido bien haciéndolo porque es como si sintiera que les debía ese homenaje de la lectura a quienes fueron privados de su tiempo natural de vida; que era necesario conocer su pensamiento, sus acciones, sus aspiraciones, la fatalidad que se interpuso entre su vida y los asesinos…

Aquí dejo estos comentarios sentidos y no sé si afortunados, por si alguien se quiere animar a leer estas crónicas de un “Tiempo destruido”, dando las gracias a Víctor Pardo Lancina por el enorme esfuerzo que seguro le supuso investigar las vidas de todos los protagonistas, para poder escribir este libro.

05/08/2018 23:13 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Libro: A una milla de Huesca

A una milla de Huesca. Diario de una enfermera australiana en la Guerra Civil Española”. Agnes Hodgson. Edición de Judith Keene y Víctor Pardo Lancina. Prólogo de Gabriel Jackson. Traducción de Isabel Pahissa. Zaragoza: Rolde de Estudios Aragoneses, 2005. 438 páginas

 ********************************

La primera edición del diario de la enfermera australiana Agnes Hodgson en la Guerra Civil española, data de 1988. La responsable de la misma fue la profesora de Historia Moderna de Europa en la Universidad de Sydney: Judith Keene. En este libro que acabo de leer, además de la traducción de aquella primera edición, se ha añadido un amplio estudio, a cargo de Víctor Pardo, en el que documenta los acontecimientos que tuvieron lugar en la comarca de los Monegros, donde trabajó fundamentalmente Agnes: la llegada de milicianos, las colectivizaciones, la represión, los movimientos del frente… y los nombres de quienes vivieron y murieron aquellos días, como protagonistas de una desgraciada historia que aún marca la convivencia en el país. De modo que la estructura del libro tiene las siguientes partes:

…………………………………………………………………………………………………..

 .. Prólogo de Gabriel Jackson.

.. Prefacio de Judith Keene.

.. Introducción a la nueva edición de “The last mille to Huesca”, de la citada Judith Keene.

 .. Primera parte: La Guerra Civil Española (LGCE), de Judith Keene, con los siguientes capítulos: Agnes Hodgson y LGCE. La Segunda República y LGCE. Australia y LGCE (La reacción oficial del Gobierno. Los católicos australianos y LGCE. España y el movimiento obrero australiano. El movimiento de ayuda a España).

 .. Segunda parte: Algunas notas sobre la Guerra Civil en los Monegros, de Víctor Pardo Lancina: La sublevación. Una semana de julio / Las columnas de milicianos llegan a Aragón / El aeródromo “Alas Rojas” en Sariñena / Objetivos: Tardienta, Leciñena y Alcubierre / Conferencia de Sariñena y reorganización del frente / George Orwell en la Sierra de Alcubierre / Bombardeos, fusilamientos…, la violencia / Agnes Hodgson y los hospitales de guerra.

 .. Tercera parte: Diario de Agnes Hodgson. Índice onomástico y Álbum fotográfico.

……………………………………………………………………………………………………

 En la nueva introducción al libro, Judith Keene escribe, refiriéndose a la protagonista, Agnes: “Los meses que estuvo en Aragón fueron agotadores pero, como me dijo cuando la conocí ya muy mayor, poco antes de su muerte, nunca volvió a sentirse tan implicada en la vida y el trabajo como cuando estuvo en Aragón, y nada de lo que hizo después valió tanto la pena”.

 También nos cuenta Judith en esa introducción que en 1993 se erigió en Canberra (capital de Australia) un monumento a los voluntarios australianos que defendieron a la República española, consistente en un muro de arenisca australiana con un gran mapa de España en bronce, en el cual están grabados los lugares y los nombres de las batallas más famosas de la Guerra Civil.

 Keene relata en el primer apartado de su colaboración, las peripecias que vivieron en Australia quienes deseaban ayudar a la República española en aquel combate contra el fascismo. A pesar de estar tan lejos, algunas personas sintieron la necesidad de apoyar a los republicanos españoles y realizaron verdaderos esfuerzos para explicar su posición, recaudar fondos y construir una mínima base logística para enviar a España toda la ayuda de que pudieran disponer, incluido personal especializado. El análisis que hace Judith Keene, en los siguientes aparatados de su colaboración, es original e interesante, tanto en los datos que aporta sobre España (muchos de ellos conocidos desde otras perspectivas), como los que aporta de Australia, bastante desconocidos; por lo que –globalmente- dota al libro de una mirada necesaria sobre el conflicto español y su repercusión en las antípodas, en base también a las relaciones comerciales que había entre los dos países.

 La aportación de Víctor Pardo, añadida a la edición original del libro en inglés, es un gran acierto porque su lectura, antes de pasar a la del diario de la enfermera Agnes, crea o recrea el contexto bélico que se vivió en aquellos tiempos violentos donde apretar el gatillo ante el pecho o en la nuca de una persona estaba, desgraciadamente, a la orden del día. Víctor recorre los frentes, recorre los pueblos de los Monegros y pone nombre a los muertos y a los verdugos y también ofrece testimonios de personas que no se dejaron llevar por algunas orgías de sangre, que protegieron a personas ante la amenaza de los más violentos. De todos modos, sus testimonios de venganzas y crueldad en muchos de los episodios que ofrece en su texto, ponen los pelos de punta y certifican la barbarie que se instala en tiempos de guerra contra las personas y el provecho que hacen de ese tiempo de confusión, aquellos que tienen instintos criminales o que encuentran en las torturas y en el asesinato, su razón de existir. Al final de su aportación, como dando entrada al diario propiamente dicho, Víctor dedica unas páginas a hablar de “Agnes Hodgson y los hospitales de guerra” y nombra también a algunas de las personas que anduvieron por la comarca, en aquellos fatídicos días, como es el caso del médico epidemiólogo británico, Archie Cochrane que regresó en 1978 a Grañén, en busca del llamado “hospital inglés” y en el que había trabajado casi cuatro meses en 1936. Conversó con muchos vecinos de Grañén que recordaban el citado hospital, convertido en una granja con vivienda… O de la militante comunista, traductora y enfermera, Aileen Palmer que después de organizar el hospital de Grañén, fue trasladada a Madrid y que salió de España en mayo de 1938, exhausta y confusa ante las luchas políticas que se vivían en el Frente Popular, pero que, como dice Víctor: “nunca dejó de trabajar por la República y por los españoles”. Y, añade: “Otras enfermeras australianas como Una Wilson, Mary Lowson o May MacFarlane, mantuvieron  a  lo largo de toda su vida, como Agnes Hodgson, la inequívoca convicción de haber luchado por la más justa de las causas, la de la Libertad”.

 En la tercera parte del libro, encontramos ya la transcripción del Diario de A.Hodgson (pp. 245-377), en el que escribe desde el 24 de octubre de 1936: “Hemos salido de Sydney en el vapor Oronsay…”, hasta el 21 de octubre de 1937, en que llega a Croidon (Inglaterra), desde el aeródromo de Le Bourget (Francia), rematando la anotación de ese día, con un “Y así termina mi largo viaje”. El diario se lee con interés y en él, Agnes va desvelando las dificultades que encuentra al principio; la difícil convivencia con otra de las enfermeras australianas; su estancia inicial en Barcelona hasta conseguir que la trasladen al frente; el aburrimiento de la inacción; las jornadas extenuantes después de los ataques; el cansancio y los bajones de salud; las condiciones difíciles de los establecimientos hospitalarios donde le tocó trabajar; la carencia de condiciones higiénicas, de instrumental o de medicamentos; las falsas informaciones que generaban alerta o momentos de pánico; las muertes continuas de pacientes que no superaban las terribles heridas de la metralla;… Pero, a la vez, también como contrapeso emocional, los encuentros con otros brigadistas para charlar o tomar unas cervezas; los paseos por el campo, por las carreteras próximas, al hospital de destino; los baños en el río; los bailes en el mismo hospital o en casas particulares; los encuentros con compañeros o compañeras para tomar una copita, un vermut o enhebrar una conversación que les animara, los descansos para recuperar fuerzas; la correspondencia recibida y enviada; algunos viajes o algunas visitas de conocidos; los ratos de lectura; el estudio para aprender español… Aunque el conflicto era gordo y en los frentes llovían obuses, bombas y balas, también había treguas que permitían cierto relax. Agnes escribe comentarios con sentido del humor o narra anécdotas refrescantes: “6.1.37. Durante una batalla, los artilleros se dieron cuenta de que se estaban quedando sin municiones y enviaron un mensaje al pueblo más cercano: <Mandadnos tan pronto como podáis un camión de granadas>. Poco después llegó al pueblo un camión en el que iban varios campesinos radiantes de satisfacción. Ante el asombro de todos, empezaron a sacar del camión un cargamento de los frutos llamados granadas…” En otra entrada del diario, se refiere a la enfermera Margot Miller, calificándola de neurótica y anotando: “… Nadie le hizo caso y ella saltó por la ventana al piso de abajo, pero resultó ilesa. Dos hombres –uno de los cuales le había gritado que cerrara la ventana después de saltar- bajaron corriendo, cogieron una camilla y la encontraron de pie lloriqueando…”. En ocasiones, anota sorprendentes noticias: “7.7.37. He leído un artículo en la prensa que hablaba de las bibliotecas y de las clases que hay en las trincheras para los chicos que quieren aprender a leer…” o “25.9.37… Ayer dijeron que habíamos avanzado 12 kilómetros. Aquí el optimismo está a la orden del día. Nuestro quirófano está situado en lo que antes era el matadero, un lugar muy apropiado”. Agnes, en su diario, deja constancia de su paso por los distintos hospitales de guerra en los que estuvo: Grañén, Poleñino, Sariñena y algunas semanas en Fraga o en Boltaña.

 El libro contiene, a continuación, un amplio índice onomástico y, finalmente, un álbum fotográfico de 43 páginas, con una selección muy ilustrativa de fotos de algunas de las gentes y los lugares por donde transcurren las historias del libro.

 Como dice J. Keene, en la presentación para esta edición: “Agnes se sentiría muy orgullosa, no me cabe duda, de que su diario se pueda leer por fin en español, y estaría aún más contenta por el hecho de publicarse en Aragón”.

Ojalá te anime, con estas líneas, a leer este documento curioso y potente sobre algunos episodios de la pasada Guerra Civil.

03/08/2018 15:57 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

libro: España en el corazón

“España en el corazón. La historia de los brigadistas americanos en la Guerra Civil Española”. Adam Hochschild.

Barcelona: Malpaso, 2018. 514 páginas


Ésta es la historia…, no solo la de aquellos jóvenes, afiliados al Partido Comunista de EEUU que sintieron en su interior que debían acudir al rescate de la República española para frenar el avance del fascismo, enrolados en el Batallón Lincoln; también aparecen los periodistas, hombres y mujeres que cubrieron desde los dos bandos la guerra y que trataron de influir con sus crónicas en la toma de algunas decisiones por parte de gobiernos extranjeros… Por ejemplo intentando convencer al Presidente Franklin Roosevelt para que levantara la prohibición de vender armas a la República, teniendo en cuenta que el bando nacional tenía abastecedores generosos (la Alemania nazi, la Italia de Mussolini y la multinacional Texaco…) en hombres, aviones, vehículos rodados, armamento, y combustible para todos ellos. Al fin y a la postre, esa ayuda fue la que determinó el final y el resultado de aquella guerra. Sin esa ayuda (especialmente la aviación), la victoria nacional no se hubiera producido. El mismo Roosevelt declaro más tarde que el embargo de armas a la república había sido “un grave error”.

Es un libro sobre la Guerra Civil, algo diferente. Como su subtítulo sugiere, se centra en la contribución y los sufrimientos de los voluntarios norteamericanos; los brigadistas que llegaron a un país lejano con deseos de contribuir a la derrota del fascismo emergente, sabedores de que en España se jugaba la partida definitiva para frenarlo porque, de lo contrario, Europa se vería cautiva a sus pies, como así ocurrió. Hombres y mujeres procedentes de diferentes estratos sociales, con distintos niveles de estudios y con las ocupaciones más variadas, lo dejaron todo y asumieron el riesgo y la incertidumbre de participar activamente en una guerra extremadamente cruel. Fruto de ello, fue que un tercio aproximadamente de los que vinieron, no regresaron nunca: muertos en combate o fusilados, tras su captura; al margen de quienes sufrieron heridas de guerra que los dejaron señalados para siempre. En las trincheras y en los frentes de guerra, sufrieron la falta de agua y comida, un armamento obsoleto que funcionaba mal, algunos mandos incompetentes, el barro, el frío, el miedo… Las páginas del libro conmocionan al lector con algunas descripciones del sufrimiento de los voluntarios en jornadas continuadas de estados de alerta y carencias básicas por falta de refuerzos que los sustituyeran, sucios, mojados…

Varios de los voluntarios escribieron diarios y se conservan también muchas cartas que transmiten, por un lado, estados de ánimo ante las condiciones durísimas del día a día y, por otro, el convencimiento de que están donde las circunstancias y su ética les condujeron y sienten que derrotarán a la bestia fascista que avanza por Europa y, por tanto, por España. También hay mucha correspondencia llegada desde los Estados Unidos en la que los familiares de algunos de los brigadistas no cesan de escribir preguntando por sus hijos o hijas, novios, etc. ya que en muchos casos, no se enteraron de que habían viajado a España hasta que los mismos estaban ya en territorio peninsular.

El libro pone de manifiesto la tibieza con la que las democracias occidentales, especialmente Francia e Inglaterra miraban lo que estaba pasando en España y su escasa intención de ayudar a la República. El hecho es que su negativa a vender armas a los republicanos, choca con la facilidad con la que las obtienen los nacionales, procedentes de Alemania e Italia. Esa circunstancia  acercó definitivamente a la República al único suministrador que aceptó venderlas: la URSS de Stalin… En el mercado internacional, la república tuvo que desembolsar grandes sumas de dinero y divisas para comprar a comerciantes sin escrúpulos que aumentaban los precios de manera escandalosa, sabedores de la precariedad y las dificultades con las que las obtenía el gobierno republicano… Y lo mismo pasó con el combustible de aviones, tanques, camiones, etc. El bando nacional encontró un suministrador generoso, en el presidente de Texaco que les vendió a crédito enormes cantidades de combustible.

Algunos de los personajes americanos protagonistas del libro son Bob Merriman, Marion Merriman, Milly Bennett, Sefton Delmer, Louis Fischer, Virginia Cowles, James Neugass, Alvah Bessie, Ernest Hemingway, Herbert Matthews, Martha Gellhorn, Lois y Charles Orr, Georges Orwell, Eileen Blair, William P. Carney, el doctor Edward Barsky, Sándor Voros, Toby Jensky, Pat Gurney, Hans Amlie … Son algunos nombres que aparecen en el libro. En unos casos, como periodistas, hicieron lo posible por inclinar el favor de gobiernos europeos y del norteamericano hacia la República; en otros, escribieron a favor del triunfo franquista y un tercer grupo, combatieron o dirigieron a sus hombres en el combate con la esperanza de derrotar al fascismo.

Algunas páginas del libro, narran episodios de hondo dramatismo, porque lax circunstancias eran dramáticas, sin duda; acorralados, desorientados, ametrallados por tierra y desde el aire, donde la Legión Cóndor, especialmente, iba probando nuevos aviones en diferentes misiones: ametrallamiento de unidades terrestres, bombardeos de población civil, destrucción de infraestructuras, apoyo directo en las ofensivas… Un estupendo campo de pruebas para lo que iba a venir en el seno de la “Europa nazi” con la que soñaban… La Guerra Civil española fue un campo de pruebas para el nuevo armamento construido en Alemania y también en Italia y que se iba a utilizar profusamente en la Segunda Guerra Mundial, que estaba a punto de empezar…

Se calcula que fueron 2.800 los voluntarios estadounidenses que combatieron en España a favor de la República. En 2016 falleció el último de ellos.

“El 28 de octubre de 1938 en Barcelona. 2,500 hombres, lo que quedaba de las Brigadas Internacionales, desfilaban por la Diagonal en su despedida oficial. A lo largo de la avenida había carteles con los nombres de las batallas en las que habían participado. Las brigadas habían llevado el peso de tantos combates que sus soldados habían sufrido tres veces más bajas mortales que el resto del ejército republicano”.

“La despedida de las Brigadas Internacionales marcó el fin de un momento histórico sin precedentes. Nunca antes, tantos hombres, de tantos países distintos, contradiciendo el deseo de sus propios gobiernos, han ido a un país extranjero a luchar, codo con codo por lo que creían”.

“Dos semanas después de la despedida de la Pasionaria a las Brigadas Internacionales, los aliados alemanes de Franco dieron una muestra de lo que le esperaba a Europa bajo el domino nazi. La noche del 9 de noviembre, en Alemania, Austria y la parte de Checoslovaquia ahora controlada por Hitler, fuerzas de asalto nazis atacaron más de 1.000 sinagogas y  7.000 negocios de propiedad judía, prendiéndoles fuego, rompiendo los escaparates con hachas y mazas, y matando a más de 90 judíos. Casas, escuelas y hospitales fueron destruidos y las tumbas de cementerios judíos, destruidas y profanadas. Entre carcajadas, los nazis lanzaron al fuego libros de rezos y rollos de la Torá. (…) Unos días más tarde, se prohibió a todos los niños judíos asistir a escuelas alemanas y unos 30.000 varones judíos fueron trasladados a Dachau, Buchenwald y otros campos de concentración”.

España en el corazón” es un libro que algunos lectores y lectoras leeremos –como tantos otros que hablan de aquella época- con la tristeza de saber desde el principio que los acontecimientos que narra acabaron mal. Se lee con la congoja de revivir una vez más algunas atrocidades despiadadas, ya leídas en otros libros. Se lee con el lamento de comprobar la ceguera política de algunos dirigentes de países vecinos que miraron para otro lado, antes de que la bestia fascista se ocupara de sus territorios. Se lee con la admiración hacia quienes, siendo fieles a sus ideales internacionalistas y solidarios, acudieron en defensa de la democracia y contra los ataques fascistas. Se lee con el agradecimiento a quienes lucharon por un mundo más justo desde las tierras de una España desangrada…

Al final de la lectura, compartes las dudas del autor sobre qué hubiera pasado si hubiera triunfado la República. Incluso un joven brigadista, como Willy Brandt llegó a afirmar que “Un resultado diferente de la Guerra Civil española ciertamente habría debilitado la posición de Hitler y Mussolini y tal vez incluso habría evitado la Segunda Guerra Mundial”. Una conjetura más, no muy descabellada, pero que nunca podrá ser respondida… El libro es difícil de resumir, pero merece que lo acunes un tiempo en tus manos.

 

30/07/2018 13:04 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Dos estrategias de escritura

Estrategias de escritura – Máster de Cuenca. Taller de Mariano Coronas - Julio de 2018

 

Sugiero a las personas presentes, escribir un poco para poder hacer un desplegable como los que he llevado, les he mostrado y les he regalado. En todo caso, como el taller duraba cuatro horas y el máster terminaba al día siguiente, era complicado pasarlo a papel y entregarlo. Mi compromiso (me llevé deberes) era pasar al ordenador todos los escritos y publicarlos en uno o varios de mis blogs para que los participantes pudieran leerlos desde su casa, una vez hubieran regresado a su lugar de origen. Invité a escribir de manera voluntaria y anónima. Primero, siete “meacuerdos” de la infancia de cada cual y luego diez parejas nombre-adjetivo calificativo sobre el Máster que estaban a punto de acabar.

Si hay alguna palabra que no se entiende es porque no he conseguido interpretarla correctamente. Pido disculpas. La invitación a escribir fue para todas las personas asistentes, pero debido a problemas de horario, la segunda estrategia se medio empezó en el aula y se terminó o no para entregarla por la tarde. En todo caso, están las respuestas que están, que darían para un análisis curioso de las mismas. Pero ese es un asunto para otra ocasión…

 

1.- “Meacuerdos” de infancia…

 Me acuerdo de que no me gustaba nada ir al colegio. Me acuerdo de que lo que más me interesaba era observar lo que pasaba en el patio desde la ventana de mi clase. Me acuerdo de que me gustaba ir a la biblioteca para hacer rabiar a la bibliotecaria. Me acuerdo de hacer las tareas, justo antes de entrar a clase. Me acuerdo de que me caía muy bien el conserje del colegio. Me acuerdo de que me gustaba cuando el cole empezaba antes de que fuese mi cumple para compartir las golosinas con los compañeros.

Me acuerdo de cuando escribía mi diario. Me acuerdo de cuando vi una camada de perros recién nacidos por primera vez. Me acuerdo de cuando mi hermano me enseñó a montar en bicicleta. Me acuerdo de cuando me caí y me hice una brecha en la cara. Me acuerdo de mi madre al verme con la herida ensangrentada en la cara. Me acuerdo de cuando escuchaba “Wonderful Life”, con mi padre, una y otra vez,

Me acuerdo del olor de mi colegio, a lápiz, a goma…, a colegio de entonces. Me acuerdo de las canciones de comba y del sonido que se producía al saltar sobre las piedrecitas del patio del colegio. Me acuerdo de las manos de mi abuelo. Me acuerdo cuando jugaba con mi hermano a construir una cabaña y el juego terminaba y el juego terminaba cuando se acababa de construir. Me acuerdo de la “agrumaera” que mi abuelo colgó de la rama más fuerte de la higuera de su patio para que sus nietos se columpiaran.

Me acuerdo cuando jugaba con las muñecas recortables en la sala de estar. Me acuerdo de cuando mi madre me enseñó a hacer pompas con el chicle, un día de verano. Me acuerdo de jugar con mis hermanas y mis primas en las dunas de Guardamar del Segura, en Alicante. Me acuerdo del accidente de coche que tuvo mi padre, con un SEAT 124, marrón caca. Me acuerdo de engañar a la gente diciendo que sabía completar el cubo de Rubik. Me acuerdo de jugar a la goma en el patio de la escuela. Me acuerdo de saltar las zanjas de la obra del Parque Lineal, para ir a la escuela.

Me acuerdo de jugar en la calle con los amigos hasta el Anochecer. Me acuerdo de las tardes en las que veíamos en la tele, mis hermanos y yo, a Fofó, Miliki y Gabi. Me acuerdo de jugar con mis hermanos a juegos de mesa durante muchas tardes. Me acuerdo de mi abuela contándonos historias de cuando ella era joven. Me acuerdo de ir con mi abuela a ver títeres al parque. Me acuerdo de ir los domingos al campo, a pasar el día con toda la familia. Me acuerdo de jugar con mi hermana pequeña a ser maestras.

Me acuerdo de los panes con fríjoles que me daba mi abuela, cuando la visitaba cada año. Me acuerdo de los paseos en familia por el campo; el olor y los colores de las flores para hacer coronas. Me acuerdo cuando jugaba en ese árbol de duraznos y era mi casa, mi columpio, mi sombra. Me acuerdo de salir a jugar y correr por la calle con libertad, sin temor a la violencia. Me acuerdo del sabor dulce del maíz recién cortado.

Me acuerdo cuando me peinaba mi mamá. Me acuerdo de cuando comía las tortillas hechas por mi abuela. Me acuerdo de cuando murió mi abuelo. Me acuerdo de los juguetes que nos hacía mi papá con madera. Me acuerdo de cuando aprendí a leer con mi papá. Me acuerdo de cuando jugaba en el árbol de mi casa. Me acuerdo de las amigas de mi infancia.

Me acuerdo de cuando jugaba con mis primos en el cortijo. Me acuerdo de cuando mis amigas del colegio venían a casa a jugar. Me acuerdo de los viajes en coche con mis padres. Me acuerdo de la visita a la Universidad de Salamanca. Me acuerdo de jugar a los clics con mi hermano. Me acuerdo de cuando visitaba a mis abuelas todos los domingos. Me acuerdo de aquellas tardes leyendo y releyendo la colección de Los cinco y de Puck.

Me acuerdo de las calles de mi barrio. Me acuerdo del sonido del piano tocado por mi abuela en las madrugadas. Me acuerdo de la muerte de mi madre. Me acuerdo de mi profesor de matemáticas. Me acuerdo de mis clases de ballet. Me acuerdo de las salidas al campo con el grupo scout. Me acuerdo del mar y su rumor.

Me acuerdo del rostro de mi madre leyendo cada noche. Me acuerdo de las olas del mar jugueteando con mis pies. Me acuerdo de la mirada tierna de mi hermano. Me acuerdo de la pesca maravillosa en el río Magdalena. Me acuerdo de mi primer “paseo” en tren. Me acuerdo de mi primer perrito Tony y su alegría. Me acuerdo del arroz con leche y su olor.

Me acuerdo de cuándo inventaba coreografías de canciones infantiles, con mi hermana, para presentárselas a mi papá. Me acuerdo del chocolate caliente con pan remojado, en las mañanas. Me acuerdo de las maldades de mi hermano Diego. Me acuerdo del cuarto de juegos y la alfombra café. Me acuerdo de todos los peluches sobre la cama. Me acuerdo de los mimos de mi papá. Me acuerdo del café con pan de las tardes.

Me acuerdo de aquella mañana, cuando me levanté temprano y papi me daba su matecito al lado de la cocina de leña. Me acuerdo de ir cantando la canción de San Martín, al paso de los granaderos en la entrada de la escuela. Me acuerdo de la alegría al salir de la escuela y ver, entre todos los autos, la camioneta de papá. Me acuerdo de mi pasión por leer Mujercitas, escondida bajo la mesa. Me acuerdo de aquel día en que me armé un bolsito y agarré mi muñeca para irme de casa enojada. Me acuerdo de aquellas noches en que mamá decía que no cenábamos y nos comíamos dulce de batata. Me acuerdo de aquella tarde que estudiaba feliz, frente a la pared.

Me acuerdo de mi primer beso; tenía cuatro años. Me acuerdo de las noches que me quedaba a dormir en casa de mi abuela y jugábamos a las carretas de vaqueros con los colchones. Me acuerdo cuando me caí, haciendo un salto de altura. Me acuerdo de un melón “playero”, que era gigante y nos lo comíamos en la playa. Me acuerdo de cómo recortaba las ilustraciones de Rin Tin Tin. Me acuerdo de que corría mucho. Me acuerdo de ki primer viaje al pueblo de mi padre.

Me acuerdo de cuando mi mamá me cantaba todas las noches, antes de dormir. Me acuerdo de cuando aprendí a manejar bicicleta. Me acuerdo del árbol de peras rojas del patio de mi jardín de niños. Me acuerdo de mi padre, llevándome al doctor por el dolor de barriga que me dio comerme cien ciruelas. Me acuerdo del error de mis padres al hacerme leer “El príncipe” de Maquiavelo, en lugar de “El Principito”. Me acuerdo cuando jugaba a la oficina, con el portafolios de mamá. Me acuerdo de los paseos por la playa con papá y mamá.

Me acuerdo de llegar a casa, después del cole, y mi madre me recibía con un tazón de fruta para merendar. Me acuerdo de ir con mi padre a pescar y yo jugaba con los peces del cubo. Me acuerdo de las visitas de mi abuela Ceci los fines de semana; siempre venía acompañada por Doña Juana. ¡Qué mujeres! Me acuerdo de las clases de piano. Me acuerdo de dar clase a todos los muñecos. Me acuerdo de que, muchas mañanas, mi hermano se acurrucaba en mi cama y juntos  nos poníamos a ver los dibujos.

Me acuerdo que descubrí que podía cambiar mi nombre legalmente. Me acuerdo de estar en Cuenca, en un camping, con dos o tres años. Me acuerdo de pasar las tardes leyendo cómics (sin saber leer). Me acuerdo que mi abuela me hacía caramelo líquido. Me acuerdo que una vez vomité; mi abuela lo pisó y cayó. Me acuerdo que todos los lunes vestía la camiseta de mi equipo de fútbol. Me acuerdo que jugaba al fútbol en los bancos del parque.

Me acuerdo de mi tía Marcela, inocente hasta el fin, hablando con los perros en el jardín. Me acuerdo de un libro con portada roja que me deslumbró. Me acuerdo de los domingos en el jardín secreto de mi padre. Me acuerdo, por encima de todo, de mi abuela: la Sultana.. Me acuerdo de las tormentas en Cuernavaca. Me acuerdo de las ilustraciones de un libro que no he vuelto a encontrar.

Me acuerdo del olor a guayaba, camino a la escuela. Me acuerdo del baile de los monos. Me acuerdo cuando mi padre llegaba a casa, después de su trabajo, y salía corriendo a pasarle sus chanclas. Me acuerdo de las clases de canto y las puestas de escena musical. Me acuerdo cuando dormía con mis hermanos en una sola cama. Me acuerdo de las salidas al pueblo con el canasto vendiendo tamales. Me acuerdo de acariciar la oreja de mi madre para quedarme dormida.

Me acuerdo de ver planchar a mi abuela materna en la cocina. Me acuerdo de cómo mi padre intentó enseñarme a silbar como un cabrero, en la terraza, en una noche de verano. Me acuerdo de los besos de esquimal de mi mamá. Me acuerdo de los cumpleaños familiares cuando no faltaba nadie y estaban todos los primos y los abuelos. Me acuerdo de las peleas de peluches con mi hermano y las partidas de “hundir el barco” en el salón de casa. Me acuerdo de los churros que hacía mi abuelo paterno y de ver pintar a mi abuelo materno. Me acuerdo de jugar en el patio del colegio.

Me acuerdo de cuando mi abuelo iba al río a recoger manzanilla. Me acuerdo de la piscina hinchable, en la que me bañaba de pequeña, con una sirena dibujada en el fondo. Me acuerdo de una vez que mi madre cortaba rosas rojas en el patio de la casa en la que vivíamos. Me acuerdo de mis vecinos: el señor Antonio y la señora Alicia. Me acuerdo de cómo mi amiga Olguita y yo intentábamos colarnos a escondidas en el cuarto del conserje, para coger las maracas que guardaba en un cajón. Me acuerdo que cogíamos barro para dejar la huella de nuestra mano en la pared, jugando a la “mano negra”.

Me acuerdo de ser muy pequeña e ir con mi mamá y mi hermana a ver a mi papá jugar fútbol. Me acuerdo de que como familia en las fotografías familiares, de cámaras con rollos que verías mucho después, siempre sonreíamos mostrando todos los dientes. Me acuerdo de ser pequeña y tener miedo a la muerte. Me acuerdo que a mi hermana no le gustaban las muñecas y a mí, sí. Me acuerdo que aprendí a manejar bicicleta yo sola. Me acuerdo que siempre manejaba la bici a toda velocidad, sin miedo a estrellarme, aunque varias veces, eso me pasó. Me acuerdo de querer ser grande (y todo era una trampa).

 

2.- Hablamos del máster utilizando solo parejas nombre-adjetivo calificativo:

 Residencia ruidosa – Ponente interminable – aula agobiante – Biblioteca interesante – Docentes generosos – Contenidos completos – Jueves triste – Compañeros diversos – Proyecto estresante – Préstamos productivos – Trabajo ilusionante – Cena abundante.

Calor sofocante – Libros amados – Personas interesantes – Verano cuenquino – Maleta viajera – Trabajo creativo – Gente amable – Lectura entretenida – Trabajo monstruoso – Contenido increíble – Personas perfectas – Fascinante literatura

Garabato amistoso – Greñas líquidas – Temor puntiagudo – Región bailable - Influencer sinfónico – Añoranza redonda – Instante atigrado – Alcurnias andrajosas – Youtuberlandia ignota – Diccionario fugitivo

Maletas contentas – Voces habladoras – Ideas geniales – Buenos modales – Risas variadas – Palabras creadoras – CEPLI maravilloso – Mundo literario – Riqueza plena – Mediadores tenaces – Maestros eficaces - Momentos divertidos – Herencia roja

Mosca asquerosa – Clase caliente – Profesor interesante – Máster productivo – Cuentos hermosos – Alumnos comprometidos – Libros encantadores – Ventanas grandes – Sillas cómodas – Información completa

Gente apasionada – Colombia hermosa – Profe sabihondo – Booktuber arropado – LIJ saludable – Editorial dirigida – México lindo – Sevilla especial – Adaptación versionada – Teatro molón

Ilustrador expansivo – Apasionado maestro – Vivencia transformadora – Experiencia integradora – Madre malvada – Cotidiano poético – Ardilla mágica – Palabras pulsoras – Lecturas rupturistas – Maestro generoso – Hombrecillo vividor

Actividades interesantes – Jerga diversa – Países felices – Libros libres – Personas innovadoras – Conferencistas generosos – Nuevo ciclo – Profesionales motivados – Niños escuchados – Amigos vitales

Abuelas adorables – Niños hermosos – Maestras entusiastas – Colegios agradables – Libros fantásticos – Lapiceros mágicos – Mochilas sorprendentes

Gente buena – Profesores maravillosos – Aulas calurosas – Tiempo asfixiante – Lugar encantador – Pérdida irreparable – Ilustradores coloridos – Talleres movidos – Familia acompañante – Poesía silenciosa

Amor perfecto – Trabajo estancado – Vida mágica – Escuela apasionante – Amigas increíbles – Descubrimiento conquense – Días alegres – Noches encantadas – CEPLI revelador – Máster acompañado

Parque aromático – Comida local – Paisaje espectacular – Perros consentidos – Niños ausentes – Vino rico – Máster positivo – CEPLI increíble – Café necesario – Maestros indispensables

Experiencias divertidas – Bellas personas – Ponentes expertos – Personas interesantes – Experiencias innovadoras – Profesores cercanos – Biblioteca espectacular – Nuevos amigos – Teatro divertido – Lecturas recomendadas

Actividad intensa – Paréntesis fantástico – Ilusión infantil – Calor sofocante – Ideas ilusionantes – Jornadas agotadoras – Opiniones diferentes

Y, una especial, para terminar:

Olga, susurradora de bostezos – Daniel, el escritor infiel – CEPLI, universo de la imaginación – Cuenca, veraneo literario – Iberoamérica, apasionada por la LIJ – cOROnas, librero inspirador – TFM, calvario futurista – Pedro Cerrillo, coleccionista de mi capa roja


***************************

Personalmente, como cada dos años, desde hace unos cuantos, regreso totalmente “encuencado” de haber podido mostrar una parte del trabajo realizado en mi tiempo de trabajo, tanto en el aula como en la biblioteca escolar, solo o en compañía y de la amable recepción que hace el alumnado del máster de las propuestas que voy mostrando y ejemplificando con diversos materiales. Espero que quienes se acuerden de lo que les dije, entren en este blog, lean este post y si se animan, comenten lo que les apetezca. Yo ya he cumplido con mi compromiso. Un afectuoso saludo a todas las mujeres y hombres que han participaron en esta novena edición del Máster de la UCLM y suerte en el futuro.

16/07/2018 22:20 gurrion #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris