Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

BARRANCOS, FILOSOFÍA Y ABCDARIO

 

Decía hoy Mercè que el barranco por el que transitábamos era como una metáfora de la vida: “Hoy hemos elegido el barranco más grande, el más ancho; podríamos pensar que el más cómodo para caminar y resulta que, hasta ahora, es el que nos está resultando más complicado de todos los que recorremos: hay desmontes, un suelo tremendamente irregular, mayor exposición al sol,  muchas piedras y acumulaciones de  gravas…En la vida, en ocasiones, tomamos las decisiones, aparentemente más fáciles y luego descubrimos con desasosiego que aparecen dificultades y problemas en número muy elevado. Por el contrario, circular por los barrancos estrechos nos ha deparado frecuentemente sorpresas agradables, ensanchamientos inesperados, suelo limpio, ninguna dificultad para caminar, más frescura… Elegir lo difícil, lo alternativo, lo que no parece aconsejable, ofrece un margen de sorpresa que en muchas ocasiones nos resulta atractivo, sorprendentemente amable e interesante. En realidad, en la vida como en los barrancos, casi nada es lo que parece…” Y además dice Mercè que “estos paseos matinales por estos espacios me dan serenidad, me centran para el resto de la jornada…

 

¡Vaya, que no esta nada mal, para comenzar el día, esta lección de filosofía!

 

El caso es que, con todo lo anterior, me he animado y les voy a dedicar el siguiente ABCdario a los barrancos amigos, a esos espacios naturales que nos permiten hollar su suelo con nuestras pisadas y que nos animan cada mañana a levantarnos pronto para recorrerlos, aprovechando ese fresco tan agradable que se irá borrando a  medida que avance el día.

 

Agua: escasa si hace días que no ha llovido y, en muchos tramos, filtrada y desaparecida de la superficie. Protagonista de hermosos reflejos allí donde se embalsa, aunque sea en pequeña cantidad.

 

Barro: el que encontramos intermitentemente y donde quedan marcadas las huellas de algunos animales que merodearon por allí la noche anterior.

 

Cabañetas: piñas de pino, en castellano, que se amontonan en algunas curvas del cauce, arrastradas tras la última tormenta.

 

Dudas: las que se despejan tras cada recodo del camino, tras cada curva del cauce que hace invisible el tramo siguiente, en nuestro afán por remontar estos cortes naturales de las laderas.

 

Excrementos: frecuentes a lo largo del camino, de aves y de mamíferos, principalmente; su lectura permite conocer quién habita esos parajes.

 

Fósiles: especialmente pistas fósiles impregnadas en las rocas depositadas en el fondo de los mismos; fáciles de fotografiar.

 

Gay: arrendajo, ave “avisadora” de nuestra llegada. Guardián del bosque.

 Huellas: de distintos animales que recorren también esos parajes o que los tiene como hábitat cotidiano. No sólo las “patadas” en el barro, también plumas, jirones de lana, huesos mondos y lirondos, excrementos…  

Imágenes: con las que se llena la retina en cada paseo. La luz, el ángulo con el que miramos, la oportunidad de levantar la vista en un momento determinado, configuran un caleidoscopio rico y variado de imágenes acumuladas.

Jabalíes: nunca vistos, pero frecuentemente presentidos. Las huellas de sus pezuñas alrededor de las balsas pequeñas, los troncos donde se rascan o los “revolcaderos” húmedos son fácilmente visibles y testigos de su presencia nocturna.

 

Líquenes: abundantes en troncos de árboles y sobre las piedras; algunos de ellos con formas y colores realmente vistosos.

 

Madera: se encuentran, con frecuencia, fragmentos de madera, pelados, retorcidos, moldeados por el arrastre, con formas zoomorfas curiosas y de interés.

 

Nadie: es posible compartir camino con otros andadores matinales, pero sólo hasta que iniciamos el desvío del camino principal o carretera. A partir de ahí nunca nos encontramos con nadie.

 

Obstáculos: los habituales en estos casos: piedras grandes, acumulaciones caóticas, desprendimientos… Todos salvables, por el momento.

 

Paredes: de aterrazamientos de laderas para ganar tierra de cultivo. Testigos de otra época, de otra forma de entender la vida y de cubrir las necesidades.

 

Quercus: en referencia –sobre todo- a los robles y encinas (caixigos y carrascas) que crecen a los lados de los cauces y que son del género “quercus”; también la coscoja (coscollo).

 

Renacuajos: abundantes en las pequeñas balsas del cauce.

 

Silencio: cuanto más subes, más te alejas de los ruidos, hasta que te paras, te sientas sobre una piedra y sólo oyes tu propia respiración y tus latidos. ¡Maravilloso!

 

Tomillo: siempre un regalo para el olfato, una vez que lo hemos desgranado entre nuestros dedos.

 

Umbría: en algunos puntos y, tras la lluvia, una sensación de fresco y de sombra y de poca luz…

 

Vida: la que se ve y la que se intuye por los restos y las huellas.

 

Yerbas y flores, jalonando el cauce y poniendo una nota de color y de agradables aromas a buena parte del recorrido.

 

Zigzaguear: inevitable acción de caminar recorriendo, especialmente, la parte alta de los barrancos, llenos de curvas.

  

Como es verano, uno tiene tiempo para éstas y otras cosas y sobre todo para vivir con más calma, con más pausa, disfrutando de lo pequeño, de lo que nos rodea, de aquello que no tenemos tiempo de mirar, de lo que el resto del año pasa casi desapercibido por la velocidad a la que nos hace circular la vida.

17/07/2007 12:43 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Rosa Serdio

¡Y luego vas y me encargas que hable de poesía! ¡Ay, Mariano! Si es que cae antes un caminante que un sedentario.
Esto de pensar en voz alta cuando hay tanto silencio es el peligro que tiene. Siempre hay una oreja pegada a un playa en cualquier costa que recibe todo lo que se piensa.
NOTA:El GAY,ese arrendajo esquivo, es el GLAYU que muestra cuando el bosque está en plena forma.Un guardián de los pensamientos que os lleva un beso de colores a Mercedes y a ti. Rosa

Fecha: 18/07/2007 18:41.


Autor: Mariano

Bueno, bueno, Rosa. Esto de la poesía tiene mucho que ver con la vida, con los sentimientos y con la tranquilidad. Cuando tienes tiempo para pensar, para mirar, para escuchar y para sentir, los poemas salen solos (o casi), ¿no crees?
Cada mañana que recorremos los barrancos, vemos el cielo reflejado en los charcos.
Cuando olemos el romero se nos arruga la nariz y se nos estira el cuello.
Las hojas del tomillo las picotean los pajarillos; en cambio la del boj dicen que es buena para la voz.
Con las agujas del enebro cose los botones Don Cuervo Negro y con los frutos del endrino hace mermelada el padre armiño...

Si es que no tenemos remedio... Ni en verano nos damos tregua...
"Y me han dicho que en Benidorm han visto en la playa a una Rosa del Nalón". ¿Tú sabes algo? Un abrazo.

Fecha: 20/07/2007 15:34.


Autor: José Luis

Ojalá pudiera pasear cada día por uno de esos barrancos que, para mi alegría, aclaran las ideas y borran la melancolía.

Fecha: 23/07/2007 10:20.


Autor: kamile

Ups! Mariano, siento mucho lo del texto anterior, no me habia dado cuenta, y sin querer habia leido lo que queria leer y no lo que estaba escrito, pero no digas que no Mariano, mi comentario ha quedado bien, jajaja, es broma.
Hasta otra.

Fecha: 24/07/2007 19:22.


Autor: Fina

¿Pero cuantos abcdarios tienes tú?...de todo haces abcdarios...:):)

Ayer "tus chicas" cuenta-cuentos hicieron su última representación (por ahora)en el centro Atades de Fraga, como siempre: TRIUNFARON..:):)

Un saludo

Fecha: 26/07/2007 11:50.


Autor: Mariano

Hola, Fina. Me alegro mucho de que os fuera bien en Atades. No puede ser de otra manera, pues "mis chicas cuenta-cuentos" como dices tú, no es que valgan mucho, velen muchísimo. No sabía que teníais esa actuación; tendréis que buscaros ya un representante o representanta para que lleve vuestras cosas...
Lo de los ABCdarios se me ha pegado como el sudor a la piel, como el amor al humor y me gusta, de cuando en vez, resolver estos desafíos alfabéticos que tanto gustan a mis amigas y amigos.
Un abrazo y buen verano.

Fecha: 26/07/2007 15:42.


Autor: Rosa López

Hola, buenas tardes la verdad es que leer este texto de los barrancos tipo abecedario, me ha gustado mucho , daba la sensación de que estabas ahí, sintienddo esas sensaciones, porque hoy en especial le ha pagado bien el calor y se agradecen unas palabras así de refrescantes, como cuenta Fina estubimos contando cuentos en Atades... ;-) :-) Un saludo y que podáis seguir contando cosas de la montaña ya que nosotros no tenemos posibilidad de ir de momento.

Fecha: 27/07/2007 18:49.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris