Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

Libro: Almas vivas

Almas vivas. La Guerra Civil española en imágenes 

Serge Alternês y Alec Wainman.

Editorial Milenio. Lleida, 2017 – 340 páginas

*************************************************

A sus veintitrés años cuando se presentó voluntario en agosto de 1936 para la BMU (British Medical Unit), Alec estaba lleno de esperanza e ideales, como tantos de los jóvenes, hombres y mujeres, que optaron por unirse a la lucha por la libertad en la República Española”, dice su hijo “Serge Alternês” (pseudónimo de John Alexander Wainman), en el Prefacio.

 El libro recoge 210 fotografías, de las más de 1600 que realizó Alec durante su estancia en España, en diferentes ubicaciones. Fotografías que estuvieron más de cuarenta años desaparecidas y que, como en otros casos, aparecieron en un maletín: la maleta de Wainman contenía un tesoro testimonial y visual. Muchas de ellas, son fotos de retaguardia, de vida cotidiana; a veces, a escasos metros de los frentes; fotos que muestran a personas desarrollando sus actividades habituales, a pesar de vivir en un país con un conflicto sangriento o de la celebración de la Feria del Libro en Barcelona. En otros casos, aparecen instantáneas del trabajo en los hospitales de campaña o en trenes-hospital. Alec vino a España como conductor de ambulancias, pero desempeñó diversas funciones pues tenía una facilidad y un interés asombroso por aprender idiomas. A las fotos, se une el relato que hace Wainman de sus aventuras en aquella España convulsionada e incomprensible, trufadas de anécdotas que hacen sonreír, en muchos casos.

Recojo un fragmento del hermoso texto que escribe Josep Fontana entre las páginas 15 y 16 del libro:

 “… Quisiera ilustrar lo que digo con un ejemplo. Las imágenes de la fiesta del libro en Barcelona de 1938 hubieran sido imposibles en la España franquista, donde los sublevados comenzaron precisamente quemando libros. El periódico “El Ideal Gallego” de 19 de agosto de 1936 nos cuenta que “a orillas del mar, para que el mar se lleve los restos de tanta podredumbre y de tanta miseria, la Falange está quemando montones de libros y folletos”. (…) Esta diferencia en la actitud hacia los libros responde a la que existía entre los objetivos sociales de uno y otro bando…”

Escriben Paul Preston, Josep Fontana, Juan Manuel Bonet, Ernest Alós, Teresa Ferré, Alec Wainman y su hijo John A. Wainman quien escribe un Epílogo glosando la figura de su padre y resaltando su papel de filántropo, apoyando la causa de los refugiados en las décadas de 1950, 1960 y 1970, con quienes huían de las dictaduras de Hungría, Checoslovaquia y el Tibet…

Un inglés que vino a España a defender los ideales republicanos porque sabía que si eran derrotados, Europa se vería en serios apuros, como así fue con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, provocada por los países que habían ayudado decisivamente a los nacionales a ganar una guerra que nunca hubieran podido ganar sin ella.

Una historia y un ejemplo que debería servir de antídoto para los voceras de la ultramontana derecha que agitan, con palabras encendidas, sentimientos y actitudes que pueden llevarnos a enfrentamientos innecesarios y a un nuevo desastre. Les recomiendo encarecidamente este libro.

15/10/2018 16:29 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris