Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

Dos reseñas de libros leídos recientemente...

Teutoburgo. Valerio Massimo Manfredi –

Barcelona: Ed. Grijalbo, 2017 – 383 páginas

La historia que nos cuenta Manfredi es la de dos jóvenes -los hijos de Sigmer, jefe de los queruscos, aliados de Roma-, que son detenidos o raptados por parte de una patrulla romana, encabezada por el centurión de la Decimoctava Legión Augusta: Marco Celio Tauro. Los jóvenes responden a los nombres de Wulf y Armin. Los planes de César con ellos dos, están enmarcados en la idea de que “Roma necesita una nueva generación de soldados que aprendan nuestros sistemas y defiendan nuestro mundo, necesita una nueva generación de mandos militares y de magistrados para que gobiernen la Germania romana cuando sea el momento”. De modo que el legado de la XVIII Augusta, Terencio Nigro, se reúne con el padre de los jóvenes para comunicar las intenciones de llevarlos a Roma y educarlos (romanizarlos), según los planes que César tenía con ellos.

El padre de la pareja, Sigmer, había sido amigo personal del inolvidable y muy respetado comandante Druso, con quien había compartido conversaciones y secretos y forjado una relación de respeto y amistad. Druso murió a consecuencia de una caída del caballo y dejó la tarea de pacificar Germania, inacabada. Algunas tribus germanas eran, desde hacía años, aliadas de Roma, pero había otras que presentaban feroz resistencia a que se consumara esa alianza y luchaban denodadamente por expulsar a los romanos de sus fronteras…

La mayor parte del libro nos cuenta la vida y los desafíos que llevan y van a poder acometer estos dos “salvajes romanizados”, que responderán a los nombres de Flavus y Arminius. El centurión Tauro, ya nombrado, será su tutor y quien les educará y enseñará todo lo necesario para llegar a ser mandos del ejército, encauzar y pulir sus energías y convertirlos en romanos educados, defensores de los valores del imperio y dispuestos a ayudar en las tareas de romanizar a todas las tribus de toda Germania.

Wulf-Flavus abrazará con entusiasmo ese nuevo estatus, seducido por la organización, el poderío, la obediencia en el ejército, la política, las ciudades, etc. que iba conociendo y que, sin querer, comparaba con los territorios de sus raíces, en los que los hombres pasaban la vida luchando y guerreando; donde las condiciones de vida eran durísimas y no existía ninguna previsión de futuro. Armin-Arminius, menos entusiasta que su hermano, también apreciaba lo anterior y, secretamente, admiraba la capacidad organizativa de los romanos…

Los dos hermanos se van haciendo mayores y muestran un compromiso absoluto con las responsabilidades que se les encomiendan. Ninguno de sus jefes tiene una sola queja de ninguno de los dos, a pesar de ser bien diferentes, y el mismo César reconoce al centurión Tauro, como el artífice de esa educación, de esa evolución y de haber forjado dos personalidades y dos guerreros que parecen estar comprometidos  a muerte con Roma. En ese aprendizaje realizan viajes, se enfrentan con tribus díscolas, asisten a episodios nada edificantes de la política romana, conocen diversos aspectos de la vida cotidiana romana, contemplan abrumados algunas obras emblemáticas o descubren asombrados el esplendor de ceremonias, monumentos, edificios públicos, etc. Capitanean fuerzas militares romanas en su lucha con las tribus que amenazan las fronteras del norte y será por allí donde se despierte en Arminius su AND querusco y, aunque su jefe inmediato no tienen duda sobre su comportamiento, diversas personas próximas a Varo le quieren hacer ver que Arminius se está pasando de bando, que lo está traicionando. El jefe supremo de todas Las fuerzas destacadas en la frontera norte, Quintiliano Varo, confía ciegamente en Arminius y no hace caso de las advertencias: ni lo detiene, ni lo expulsa, ni lo aparta de su cometido. Incluso, Arminius (cada vez más Armín) no cesa en darle consejos sobre cuándo y por dónde avanzar en el cometido de la pacificación… Armin, mientras va hablando con los jefes de las tribus y ofreciéndose como jefe supremo de todas ellas para derrotar a los romanos; compagina perfectamente esos dos papeles: guerrero sumiso a las órdenes de Varo y agitador de las tribus. Finalmente, conseguirá su propósito de llevar a los romanos a un callejón sin salida, al bosque de Teutoburgo y convertir aquello en un matadero de soldados, sobrepasados por las condiciones naturales: zona boscosa, llena de ciénagas …; imposible maniobrar allí. La ferocidad de las tribus provocará una matanza e infligirán una derrota sin paliativos que será recordada por los siglos. Unos años después, primero Tiberio (hermano de Druso) y luego el hijo de aquél, Germánico intentarán derrotar a las tribus germánicas. Germánico, al frente de un gran ejército volverá a Teutoburgo, a rendir homenaje a los caídos, a enterrar los restos óseos y a recuperar las águilas imperiales que quedaron mancilladas con la derrota… Buen ritmo narrativo y, aunque la batalla que da nombre al libro comienza casi en la página 300, Manfredi te mantiene a caballo o subido en un barco, siendo protagonista indirecto de expediciones, conquistas, viajes e intrigas.

Leyendo este libro, te percatas con rapidez de que su autor: Valerio Massimo Manfredi maneja a la perfección todo lo relacionado con el panorama organizativo y militar del Imperio romano.

……………………………………………………………………………………………………….

 

El intenso calor de la luna. Gioconda Belli.

Barcelona: Seix Barral, 2017 - 317 páginas

 

Novela de lectura fácil y festiva. Cuatro protagonistas fundamentales. Por un lado Emma, mujer que está entrando en la edad en la que se cuestiona si seguirá despertando el deseo en su marido o en otros hombres y anda con algunas inseguridades personales, debido a que ya ha cumplido “su papel”: ha parido dos hijos, los ha criado y ahora ya vuelan por su cuenta. La relación con su marido está pasando por un tiempo de monotonía, con escarceos sexuales agradables, pero con poca conversación…Es y se siente una mujer madura, entrando en la menopausia, y lo lleva como puede…

Fernando es su marido; es médico y Emma añora al Fernando de los cumplidos y la amabilidad. Ahora le causa tristeza el hombre parco en que se ha convertido. Su trabajo, bien remunerado, les ha permitido llevar una vida holgada.

Ernesto es un carpintero ebanista; un tipo que vive y trabaja en unas dependencias humildes, pero que, tanto lo uno como lo otro lo realiza con libertad y sin muchos agobios. Finalmente, está Margarita, dependienta de una farmacia próxima al taller del ebanista. Estos dos tienen una relación de afecto y amistad, un tanto asimétrica. Mientras la dependienta está dispuesta a formalizar la relación que va surgiendo con Ernesto, éste parece tener otras ideas…

Presentados los protagonistas, vayamos con los hechos. Emma circula con su coche por una calle de su ciudad y, en un momento determinado, Ernesto que cruza la calle, se ve golpeado por el coche de ella, delante mismo de la farmacia en la que trabaja Margarita (la de los Pies Bonito, como gusta decirle Ernesto) y que ve a su amigo dirigiéndose a la farmacia y un segundo después, embestido por el coche… Este accidente es el arranque de la historia. El matrimonio formado por Emma y Fernando, en buena posición económica, transmiten a Ernesto el deseo de ocuparse de su recuperación y de que no le faltará nada de lo que necesite. Emma acudirá al hospital cada día y, posteriormente, a la carpintería–ebanistería de Ernesto a llevarle la comida, ayudarle a comer y conversar animadamente… Con el paso del tiempo, Fernando sospechará que entre su mujer y el accidentado ha ido surgiendo algo más que el deseo de atender a quien fue herido involuntariamente; y, por otra parte, Fernando y Margarita se encontrarán también en una situación sorprendente… Y ya, si eso, para saber  cómo termina, tendrás que leer el libro porque este menda, no suelta ninguna pista más… Un libro donde aflora la alegría de vivir, las relaciones personales sin complejos, la sensualidad y la sexualidad en las relaciones, el amor y sus caprichos… Un libro abierto y optimista que está escrito, en clave “Giocondista”, si es que ese término tiene algún sentido…y que se lee con mucho gusto.

P.D.: Y como curiosidad, quiero nombrar una cita que encuentro en el libro. Margarita, en un momento determinado piensa en un libro de Carlos Fuentes, titulado “En esto creo”. “El autor lo ha organizado como un diccionario donde examina o identifica palabras claves para entender su vida y lo que ha aprendido de ésta…” Y lo menciono porque el primer año (2005) en el que el Director del Diario del Altoaragón me invitó a escribir en el suplemento especial de San Lorenzo, mi texto se tituló “Las palabras que crecieron conmigo. Un ABCdario para hablar de mi infancia” (10 de agosto de 2005): una selección de palabras con las que fui contando algunos aspectos de mi vida. No es lo mismo, pero se le parece…

01/08/2017 15:47 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris