Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

PALABRAS

Palabras para cantar, palabras para reír, palabras para llorar, palabras para vivir, palabras para gritar, palabras para morir…” (José A. Labordeta)

 Cada final de año y comienzo de otro se produce una revalorización de las palabras (o al menos, se hace un mayor uso de ellas) transmitiendo buenos deseos, manifestando una larga lista de buenas intenciones, siendo en general generosos en el saludo, en el elogio…Parece como si del interior de cada persona subiera un magma cálido, cariñoso, solidario, tierno que sale por la boca o por la punta de los dedos, en forma de palabras dedicadas a la familia, a las amistades, a las personas que nos importan. Palabras dichas o escritas que hacemos llegar por teléfono, por carta, por correo electrónico, por mensajes de teléfono móvil, a través de las redes sociales electrónicas…

Unas palabras dichas a tiempo pueden levantar nuestra moral, hacer que nos sintamos reconocidos, estimular nuestro ánimo de forma especial, formalizar una relación, recuperar una amistad,… Y aunque estemos fuera de esas fechas nombradas, a nadie le amarga un dulce. De modo que, en cualquier época del año, son bien recibidas esas palabras positivas que, como el combustible, encienden nuestro ánimo y nos hacen caminar y llevar con dignidad los rituales diarios de trabajo y de ocio.

 Hace unos días, releyendo algunos cuentos de Isabel Allende (contenidos en su libro “Cuentos de Eva Luna”) releí (ya no lo recordaba) el que lleva por título DOS PALABRAS y quiero reproducir aquí un par de fragmentos que copié porque van como anillo al dedo:

“Tenía el nombre de Belisa Crepusculario, pero no por fe de bautismo o acierto de su madre, sino porque ella misma lo buscó hasta encontrarlo y se vistió con él. Su oficio era vender palabras. Recorría el país, desde las regiones más altas y frías hasta las costas calientes, instalándose en las ferias y en los mercados, donde montaba cuatro palos con un toldo de lienzo, bajo el cual se protegía del sol y de la lluvia para atender a su clientela. No necesitaba pregonar su mercadería, porque de tanto caminar por aquí y por allá, todos la conocían. Había quienes la aguardaban de un año para otro, y cuando aparecía por la aldea con su atado bajo el brazo hacían cola frente a su tenderete. Vendía a precios justos. Por cinco centavos entregaba versos de memoria, por siete mejoraba la calidad de los sueños, por nueve escribía cartas de enamorados, por doce inventaba insultos para enemigos irreconciliables. También vendía cuentos, pero no eran cuentos de fantasía, sino largas historias verdaderas que recitaba de corrido, sin saltarse nada. Así llevaba las nuevas de un pueblo a otro. La gente le pagaba por agregar una o dos líneas: nació un niño, murió fulano, se casaron nuestros hijos, se quemaron las cosechas. En cada lugar se juntaba una pequeña multitud a su alrededor para oírla cuando comenzaba a hablar y así se enteraban de las vidas de otros, de los parientes lejanos, de los pormenores de la Guerra Civil. A quien le comprara cincuenta centavos, ella le regalaba una palabra secreta para espantar la melancolía (…)”

 

 (…) Ese día Belisa Crepusculario se enteró que las palabras andan sueltas sin dueño y cualquiera con un poco de maña puede apoderárselas para comerciar con ellas. Consideró su situación y concluyó que aparte de prostituirse o emplearse como sirvienta en las cocinas de los ricos, eran pocas las ocupaciones que podía desempeñar. Vender palabras le pareció una alternativa decente. A partir de ese momento ejerció esa profesión y nunca le interesó otra.  Al principio ofrecía su mercancía sin sospechar que las palabras podían también escribirse fuera de los periódicos. Cuando lo supo calculó las infinitas proyecciones de su negocio, con sus ahorros le pagó veinte pesos a un cura para que le enseñara a leer y escribir y con los tres que le sobraron se compró un diccionario. Lo revisó desde la A hasta la Z y luego lo lanzó al mar, porque no era su intención estafar a los clientes con palabras envasadas. (…)

 Y las palabras que están escritas en los libros llegan, en ocasiones, de manera trabajosa y heroica a sus destinatarios sorprendidos.  Recordemos las Misiones Pedagógicas (http://es.wikipedia.org/wiki/Misiones_Pedag%C3%B3gicas), puestas en marcha en España tras la instauración de la IIª República (14 de abril de 1931) que acercaban a los pequeños núcleos de población y a sus sorprendidos habitantes, obras de teatro, reproducciones pictóricas y las famosas bibliotecas circulantes… Y en estos tiempos, aún es posible encontrar ejemplos de personas que, en contra de toda lógica, son capaces de acercar las palabras escritas a quienes tienen serias dificultades para acceder a ellas. Voy a presentaros o a recordaros tres iniciativas diferentes que nos llegan del continente americano (y de las que, en algunos casos, ya he dado noticias en mi web):

1. José Alberto Gutiérrez, colombiano, y su trabajo de recuperador de libros y fundador de pequeñas bibliotecas ofrecen una solución eficaz, natural y sensata para acercar los libros a las personas. Y lo hacen sin intervenciones institucionales que ralenticen los flujos de actividad ni entorpezcan los procesos con exigencias burocráticas, acciones a destiempo o búsqueda de protagonismos inútiles, costosos y decepcionantes. Recoge los libros que la gente tira a la basura (él es conductor de un camión de la basura) y va fundando bibliotecas: http://macoca.org/jose-alberto-gutierrez-el

2. El Biblioburro es una biblioteca itinerante que distribuye libros en la espalda de dos burros, Alfa y Beto. Este programa se creó en La Gloria, Colombia por Luis Soriano. Soriano se sintió fascinado por la lectura desde pequeño y se graduó en literatura española con un profesor que visitaba la aldea un par de veces al mes… http://macoca.org/enlaces-con-documentos

3. “La señora de los libros” es, a su vez, un libro escrito por Heather Henson e inspirado en una historia real: la valiente labor de las bibliotecarias a caballo, conocidas como «las señoras de los libros» en los Apalaches de Kentucky. El Proyecto de la Biblioteca a Caballo se fundó en los años treinta del siglo xx, con el fin de acercar los libros a zonas aisladas donde había pocos colegios y ninguna biblioteca. En lo alto de las montañas, los caminos eran a menudo simples lechos de riachuelos o senderos accidentados. A lomos de un caballo o una mula, las bibliotecarias a caballo recorrían la misma ardua ruta cada dos semanas cargadas de libros, con independencia de que el tiempo fuera bueno o malo: http://www.editorialjuventud.es/3785.html  

Y dicho lo dicho, las últimas palabras de este post quiero dedicarlas esta vez a nombrar a dos personas que se llevó la enfermedad durante el pasado 2010. Serán por tanto palabras de recuerdo para Lidia y para Blanca. Resulta que estos años he andado “bibliotequeando” por diferentes lugares y eso me ha permitido conocer a muchas personas y cosechar algunos afectos (ya lo he contado, en parte, en otros post). En ocasiones, cultivada intermitentemente la relación (las distancias y las velocidades temporales y vitales no suelen dar otra opción), las noticias pueden cambiar de una manera radical de una vez a otra.

Lidia Ollero vivía y trabajaba en Madrid; era bibliotecaria y estaba vinculada a los Amigos del Libro Infantil y Juvenil y colaboraba cada año, con mucho entusiasmo, en la celebración del Día de la Biblioteca. En 2005 se publicó un número extra de la Revista de Educación del Ministerio de Educación y Ciencia, con el título de “Sociedad lectora y educación”. Lidia fue la coordinadora de aquel volumen (muy reseñado en las bibliografías que hablan del tema) y quien escribió la presentación del mismo. La revista-libro salió con 384 páginas y siempre le guardé mucha gratitud por invitarme a participar en el mismo. http://www.oei.es/fomentolectura/revista_escolar_2005.pdf

 Lidia estaba suscrita a la revista El Gurrión desde hace varios años y recibía, leía y guardaba la revista con interés y aprecio. Sus conversaciones telefónicas eran largas, espontáneas y muy animadas… Guardo algún libro suyo dedicado, varias cartas y correos electrónicos donde agradecía las muestras de ánimo que le mandábamos. Al final, tras un silencio prolongadamente sospechoso, llega la noticia de su fallecimiento.

 Blanca Gutiérrez vivía en Cantabria y trabajaba como profesora en un Instituto. A Blanca la conocí allí una de las veces que estuve en Santander y allí volvimos a encontrarnos. Cuando hablábamos, comprobábamos que teníamos ideas similares respecto a cómo afrontar el fomento de la lectura o la dinamización de la biblioteca. Yo solía enviarle todos los materiales que íbamos produciendo en nuestra biblioteca escolar porque así me lo pedía ella para poder adaptar algunos a su centro o para que le sugiriesen ideas nuevas. Blanca contribuyó desde la Asociación Aletheya a impulsar la lectura, el contacto con autores, etc. Contaba con un activo blog http://aletheya.blogia.com/ donde quedan patentes esos esfuerzos. Blanca fue quien propuso que la biblioteca de su Instituto (IES Ría del Carmen, en Muriedas - Camargo) llevase el nombre de Álvaro Pombo y en el enlace siguiente puede leerse la crónica de la ceremonia de “bautismo” de la citada biblioteca: http://www.elfarodecantabria.com/article.php3?id_article=33887

Guardo los últimos correos electrónicos cruzados con Blanca antes del verano, siempre diciendo que agradecía los ánimos y las cosas que le mandaba, pero que la quimio la dejaba sin fuerzas y se cansaba de escribir dos líneas… Después de otro prolongado silencio, estas pasadas navidades supe de su fallecimiento.

 Quería en este primer texto de 2011 tener un recuerdo para estas dos mujeres, ligadas a los libros, a las bibliotecas, a la literatura y a las palabras, cuyas vidas quedaron truncadas en este pasado 2010 dedicándoles, precisamente, unas palabras en su memoria y evocando su amistad. En un día 11.1.11, en el que se ha muerto Mª Elena Walsh, maestra de la palabra poética.

 Palabras para cantar, palabras para reír, palabras para llorar, palabras para vivir, palabras para gritar, palabras para morir…” (José A. Labordeta)

11/01/2011 23:27 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Agustina Cobos

Hermosa palabras, Mariano.
Me uno al homenaje a esas tres extraordinarias mujeres que nos han dejado físicamente pero que conservarán siempre un huequito lleno de agradecimiento en muchos corazones.

Fecha: 12/01/2011 08:49.


Autor: Mariano

Me alegra que te sumes a este recuerdo y reconocimiento. Últimamente (será por la edad) llegan noticias con demasiada frecuencia de personas cercanas que ven mermada su salud por enfermedades traidoras que las fulminan. Son desapariciones inesperadas a edades en las que aún queda recorrido vital y que nos llenan de tristeza. Un abrazo

Fecha: 12/01/2011 16:36.


gravatar.comAutor: Antonia

He llegado hasta tu webLa cadiera de Macoca a partir de un artículo sobre Juan José Millás y su uso de los adjetivos. Casualidad, muy buena casualidad que este medio digital facilita. Me gustaría felicitarte por tu trabajo y el entusiasmo que trasmites. Por supuesto el artículo sobre José Alberto Gutiérrez es explendido y su caso, como el tuyo, cada uno dentro de su contexto, resulta ejemplar.
Soy ilustradora, la mayor parte de mi trabajo dirigido a la infancia, me parece que la figura de un buen profesor, o profesora, es esencial y es tu buena labor como guía, la que ayurará a esos futuros adultos a ser creativos en su vida. Gracias, gracias, gracias a todos los buenos y buenas profesoras.

Fecha: 12/01/2011 18:22.


Autor: Mariano

Buenas tardes, Antonia:

¡Qué puedo decir! Que muchas gracias por tus elogiosas palabras. Ha sido una suerte que “me hayas encontrado” para decirme esas cosas bonitas, je, je. Como ya te puedes imaginar, uno hace lo que puede y luego sucede lo que sucede, no creas. Desgraciadamente, no basta con que un maestro o una maestra utilice las más variadas estrategias de motivación o busque líneas de trabajo sugerentes; hay otros ámbitos muy influyentes en el desarrollo del niño o de la niña (al margen de la escuela) y en ocasiones se llevan el gato al agua, produciendo en nosotros cierto desconsuelo… También en asuntos de lectura, de aprecio por la literatura o en el uso del potencial de las bibliotecas escolares libramos duras batallas. Bueno, seremos optimistas (aunque sea intermitentemente) y trabajaremos pensando que aún queda un margen de maniobra para influir emocional y culturalmente en chicos y chicas. Un saludo, Antonia. Ahora ya sabes dónde podemos encontrarnos sin que nadie se entere, je, je.

Fecha: 12/01/2011 20:12.


Autor: Lili

A mí me parece muy bien que el profesor Mariano, haga textos sobre las palabras, porque las palabras son muy importantes y si no hubiese palabras no nos podríamos comunicar con las personas. Y todos nos comunicamos con palabras, escribimos cartas con palabras, escribimos mensajes con los móviles…
Yo creo que las palabras son lo más importante en la vida; bueno, a mí me parecen lo mas importante en la vida.

Fecha: 14/01/2011 11:41.


Autor: Inés P.

A mí las palabras también me parecen muy importantes a la hora de comunicarnos.También nos podriamos comunicar con gestos pero las palabras nos lo facilitan más. A veces me hago preguntas sin respuesta sobre las palabras como, ¿quién habra inventado las palabras?, ¿desde qué año existen?...
Del texto, los ultimos parrafos iban de gente que le interesaba mucho la lectura y dos ya los habiamos tratado en clase porque hacen que la gente que no tiene dinero para comprar libros pueda disponer de ellos. Son gente muy importante.

Fecha: 14/01/2011 11:45.


Autor: Alba C.

Hoy día 14-1-11 hemos leído en el blog el post “Palabras”. Yo pienso que las palabras son muy importantes, pues sirven para expresarnos y comunicarnos mejor con las demás personas. Si no supiéramos ninguna palabra las personas no sabrían qué es lo que les decimos, ni ellos nos podrían responder.
Aunque no nos demos cuenta siempre estamos utilizando las palabras, sea de forma oral o escrita.

Fecha: 14/01/2011 11:48.


Autor: Cristian A.

A mí me parece genial que Mariano haga estos textos tan largos y que se esfuerce tanto por nosotros, para que aprendamos algo. Para mí significan todo, las palabras porque las estamos usando continuamente. Sin las palabras no podríamos hacer nada porque no sabríamos hablar, escribir ni trabajar. Yo creo que las palabras son lo mas importante del mundo porque sino seguiríamos usando sonidos como en la prehistoria.

Fecha: 14/01/2011 11:51.


Autor: Jorge B.

Siento que a Mariano se le hayan muerto dos amigas el año pasado. Seguro que eran buenas personas y grandes escritoras. Mariano nos leyó “la señora de los libros” y me gustó mucho, sobre todo me gustó lo de que una señora fuera a darles los libros aunque hiciera mal tiempo. Creo que ha sido muy buena idea poner cosas sobre ellas en el blog para recordarlas. A Mariano le acompaño en el sentimiento porque a mí el año pasado se murió mi abuela. Para mí las palabras son consonantes y vocales juntas para ayudarnos a expresarnos mejor con todo el mundo porque si hablásemos con signos yo creo que no sabría explicarme bien. Hay palabras muy bonitas, otras mas feas, pero todas son palabras.

Fecha: 14/01/2011 11:56.


Autor: Ester p.

a mi me encanta que la palabras las expresmos con tanto interes porque la verda las tenemos que explicar a y Mariano si es así como te llamas también lo sientyo lo de tus amigas ;;;;D

Fecha: 14/01/2011 12:42.


Autor: Anónimo

Supongo que conoceras este magnifico trabajo que he "descubierto" esta mañana.
http://www.youtube.com/watch?v=7kmpS-bfryE&feature=player_embedded
Palabras, músicas y pasisajes que emocionan, estimulan, animan... y rinden justo homenaje a labordeta.

Fecha: 18/01/2011 19:44.


Autor: Mariano

Lo conozco, lo conozco. Puse el enlace en mi página web: http://macoca.org/el-eco-de-jose-antonio-labordeta
Me parece un trabajo emotivo, grandioso; una preciosidad. Gracias por tu interés.

Fecha: 18/01/2011 23:41.


gravatar.comAutor: Silvia Luz

Hola Mariano! este post, que leo recién hoy, me hizo recordar a quien también abandonara el mundo de los vivos recientemente: María Elena Walsh, otra persona que supo utilizar las palabras para decir lo que muchos no se animaban, para alegrar la infancia, para regresarnos al mundo mágico de los sueños y la fantasía, para mostrarnos que también se vive de las palabras. No soy, por naturaleza, muy amante de la fantasía, ni en libros ni en películas, creo que maduré de golpe muy joven y salté esa etapa pero envidio a quien la disfruta. Yo siempre con los pies en la tierra y a lo seguro, será por eso que admiro a las personas que pueden vivir fantaseando, escribiendo, imaginando.
Hasta pronto Mariano, ya nos estamos leyendo como lo hacemos habitualmente. Un abrazo y gracias por acercarnos tus PALABRAS.

Fecha: 20/01/2011 14:29.


Autor: Víctor M.

Para mi las palabras significan bastantes cosas: una forma de expresión para comunicarse con las persona. A lo largo de mi vida, desde que nací, las palabras estaban siempre conmigo, las he utilizado para hablar con la gente, sea oralmente o por escrito. Las palabras las utilizamos siempre auque no nos demos cuenta. Son una forma de relacionarse y de hacer amigos; también sirven para aprender muchas cosas. Puede que sean lo más importante porque sin ellas no habría ni educación ni ninguna manera de expresarse y la vida no tendría ningún sentido y la vida seria muy aburrida .

Fecha: 20/01/2011 16:17.


Autor: Ester B.

Hemos leído el texto de “Palabras” y había un texto que ya nos lo había leído Mariano un día en clase y que me acordaba bastante: era la historia titulada “La señora de los libros”. Nos explicó que eran señoras que compraban libros y con caballos los llevaban a los pueblos de las montañas que no tenían bibliotecas y no podían leer.
Las palabras para mi son una forma de expresarse, aunque hay muchísimas palabras que no conozco. Si no existieran las palabras no tendríamos cómo hablar. Desde que nacimos hemos oído hablar a nuestros padres, amigos y otros familiares…

Fecha: 20/01/2011 16:20.


Autor: Hugo L.

Para mí, las palabras son muy importantes porque las necesitamos para comunicarnos ya sea de manera oral o escrita. Desde pequeño me comunico por medio de las palabras, ya sean buenas o malas. De todas maneras es bueno aprender palabras conforme pasan los años. Cuantas más palabras se aprenden más formas tienes de comunicarte. Yo ahora estoy escribiendo con palabras fáciles y que sé lo que significan, por ejemplo: “palabras” es una palabra fácil. Sin palabras no nos comunicamos, y si no nos comunicamos no nos podemos ayudar, ni trabajar en equipo ni nada. En resumen, sin palabras no somos nada ni nadie y sin los números lo mismo.

Fecha: 20/01/2011 16:28.


Autor: Lucía M.

Las palabras son muy útiles en esta vida porque sino la vida sería muy aburrida. Las palabras sirven para comunicarte con la gente, explicar cosas, pedir cosas…
La vida sin ellas el mundo sería de color gris porque no habría risas y todos nos moriríamos de aburrimiento. Yo creo que sin palabras no habría libros y sin libros los niños y niñas de este mundo no aprenderíamos nada y tampoco trabajaría la gente. Los sordos se comunican con gestos pero si nadie les hubiera dicho cómo se hacen los gestos no se podrían comunicar.

Fecha: 20/01/2011 16:33.


Autor: Camila Q.

Para mí las palabras son una forma de expresarnos mejor. Si no hubiera palabras no podríamos hablar porque no sabríamos comunicarnos. Desde pequeños nuestros profesores nos han enseñado a mejorar nuestra forma de hablar hasta ahora de mayores. Las palabras son muy importantes para conseguir amigos y hablar con nuestros padres de lo que necesitamos. Pero también hay otra forma de comunicarse por ejemplo haciendo señas porque es la única manera para la que no se necesitan las palabras.

Fecha: 20/01/2011 16:41.


Autor: Sakira H.

Para mí las palabras son muy útiles para hablar con las personas. A veces las personas hablan con gestos y por eso las palabras son útiles al igual que los gestos para que todo el mundo se entienda.

Fecha: 20/01/2011 16:45.


Autor: Xavier E.

Este texto habla de palabras que cada fin de año decimos: palabras positivas, palabras bonitas… Para mí las palabras desde que era pequeño han sido y siguen siendo muy importantes porque podemos comunicarnos para podernos ayudar. Nos enseñan a hablar y a escribir. Cada día puedes aprender cosas nuevas con las palabras buscando en el diccionario. Cada palabra tiene un significado diferente que nos podría ayudar a hacer muchas cosas diferentes de las que no sabemos y a saber más.

Fecha: 20/01/2011 16:47.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris