Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

JOSÉ ANTONIO LABORDETA. GRACIAS POR TU EJEMPLO

 Se ha muerto Labordeta con 75 años cumplidos. Precisamente en el año 75 actuó por primera vez en Labuerda y dejó un recuerdo inolvidable. Hay números que se repiten misteriosamente, uniendo acontecimientos o destinos…

 Finalicé la lectura de su último libro: “Regular, gracias  a dios” el pasado jueves y pensé en escribirle a José Antonio para darle ánimos nuevamente y comentarle algunas impresiones del libro. La anterior carta se la envié el día 9 de septiembre para felicitarle por la entrega de la Cruz de Alfonso X el Sabio. En el último momento, pensé en que era mejor dejar pasar unos días más, hasta el inicio de esta semana para cumplir con esa intención. Ahora lamento haber dejado sin hacer algo que pensé realizar, aunque tal como se han desarrollado los acontecimientos, no creo que la hubiera podido leer; tampoco sé si pudo leer la anterior… ¡Joder, la vida siempre acaba mal!

Hoy lunes, 20 de septiembre, me encuentro notablemente afectado con este suceso. De hecho, siento como una congestión interna, como algo que no acabo de digerir, que me intranquiliza y desasosiega; una tensión que lleva mi cabeza por derroteros que me impiden pensar en otra cosa… Estoy tratando de liberarme de todo ello escribiendo; una terapia que suele funcionar, pues ayuda a sacar del interior aquello que nos preocupa o intranquiliza; en este caso, la desolación de la pérdida.

 Se ha muerto Labordeta y nos hemos quedado sin un referente moral; eso que no resulta fácil explicar pero que se torna tan necesario cuando las cosas se tuercen, cuando los desmanes cometidos por tanta gente a quien le extirparon los escrúpulos inundan nuestra vida y la salpican con la mierda viscosa de la mentira, de la prepotencia o de la intolerancia. Cuando se te muere alguien así (como cuando se te muere el padre o la madre que te trajeron a la vida y te cuidaron en la infancia) vives con un sentimiento de orfandad, de desvalimiento, que sólo el tiempo logra mitigar y convertir en energía positiva… Ahí están sus libros y sus canciones, las palabras necesarias que recomponen, que orientan, que gritan, que defienden, que acompañan… Ayer pasé la tarde escuchando canciones suyas y ahora mismo no dejan de sonar en la habitación donde trabajo: “He posado mis manos en tus hombros, igual que el viento sobre el mar…” y esa voz recia y modulada a la vez, que suena a mi espalda, desgranando las doce canciones que se incluyen en el CD “Canciones de amor” me emociona una vez más y me ofrece el registro intimista de un cantautor que con sus “poemas-canciones” recorrió y recogió los más variados sentimientos.

 Se ha muerto Labordeta y se agolpan en mi memoria algunos recuerdos de las actuaciones en las que fui espectador. Desde luego, inolvidable la primera, en Labuerda, el 19 de agosto de 1975. Aún no había muerto el dictador y mi amigo José María Pardina, que tan joven nos dejó en la más incomprensible orfandad, tuvo la clarividente idea de que debíamos organizar un recital de canción con José Antonio Labordeta. Yo tenía 20 años cuando hicimos la solicitud al Gobierno Civil de Huesca para pedir la correspondiente autorización. Como puede verse en el número 60 de El Gurrión, el documento lo firmamos los dos y necesitamos la intervención de Sebastián Calvo para arrancar el permiso oficial que abundaba en advertencias y prohibía dos canciones de toda la lista que tuvimos que mandar para ser visadas y autorizadas o denegadas… Creo que hay muchas personas en Sobrarbe que recuerdan aquellos recitales de Labuerda como un hito memorable; ni el paso del tiempo ha conseguido diluir aquellos recuerdos. No en vano, sólo entre el 75 y el 79 pasaron por Labuerda: tres veces Labordeta, dos veces Carbonell y una La Bullonera… Algo bastante insólito para un pueblo tan pequeño. Unos días después de esa primera actuación de José Antonio, subimos a la Peña Montañesa con José Mari Pardina, Antonio Blan, Enrique Campo, Jacques (el francés) y Lorenzo Buil y henchidos de alegría escribimos en el libro de visitas con amplitud y profusión haciendo referencia a aquel recital que había llenado la Plaza de Labuerda de gentes cargadas de emoción y de esperanza y cantamos en la cima, como cantamos tantas veces en cenas y encuentros nocturnos un amplio repertorio de nuestros emblemáticos cantautores… José Mari y Enrique, los dos Pardinas, los dos desaparecidos también en la nebulosa del tiempo amarillo y antes de tiempo y para quienes Labordeta tuvo palabras de recuerdo que se publicaron en su momento en El Gurrión.

 Se ha muerto Labordeta y sigue siendo actual el inicio de otra de sus múltiples canciones: “Quisiera con tus manos hacer una muralla y detener el tiempo brutal que nos atrapa…” y sigue estando vigente esta otra declaración: “El amor es el silencio, la palabra guardada en el pecho… A tu corazón y el mío se lo pueden preguntar…” Y todavía podemos encontrar suficientes motivos para desempolvar notas y estrofas como aquella que dice: “Canta compañero, canta, que aquí hay mucho que cantar: este silencio de hierro ya no se puede aguantar”. Y aún podemos recordar la crueldad del régimen de Chile (y la crueldad extrema de todas las dictaduras) personificada en el asesinato de Víctor Jara: “Pienso en tu muerte sucia, batido por los golpes, los gritos y las balas…” Y sigue siendo necesario cantar de vez en cuando las estrofas de ese himno que ya es universal, patrimonio colectivo, y que encierra una utópica reivindicación: “…También será posible que esa hermosa mañana ni tú, ni yo, ni el otro la lleguemos a ver, pero habrá que forzarla para que pueda ser…” Porque no debemos olvidar, compañeros: “Qué larga ha sido la noche y el alba que tanto tarda. Salid al camino, hermanos, que no amanece por nada…” O recordar las razonables razones del “nonato”: “Dijo que no… Y se quedó detenido en la tripa de su madre, mirando por el ombligo todo lo que ya se sabe: que si el político miente, que si el militar conspira y el ladrón paga las culpas para que haya policía…” No faltan las letras a medio camino entre reivindicativas y festivas, con su personal sentido del humor: “Para Santa Orosia creo que este verano irá bien…” o aquella tan popular de “Arremójate la tripa que ya llega la calor que luego, en el mes de agosto, no suelta el agua ni Dios…”  y sus enigmáticas Crónicas de Paletonia: “A orillas del Paletón la Zaralonia levantan y urbanizando la huerta al zaralonio contratan…” o los emocionados versos dedicados a su inseparable compañera Juana: “…Eran días de tedio y cine malo, días de soledad sólo salvados por la ilusión de estar siempre a tu lado, pequeña isla de paz en un mundo asustado…” Son éstos unos breves apuntes, una mínima muestra de las múltiples citas y mensajes que encierran los poemas cantados, las canciones que Labordeta popularizó a través de innumerables recitales y de todos sus discos (ahora CDs); una obra que resume un amplio catálogo de inquietudes compartidas por muchas personas en la segunda mitad del siglo XX, cuando este país iniciaba una nueva senda y quienes vivíamos ese tiempo confiábamos que sería un tiempo nuevo, una oportunidad de cambiar definitivamente todo lo malo que había a nuestro alrededor… ¡Vana ilusión, claro, para un esfuerzo tan generoso!

 Se ha muerto Labordeta, en vísperas de un nuevo otoño; ese tiempo amarillo de tardes breves y soles apaciguados; un tiempo que invita necesariamente a la nostalgia, que nos sume poco a poco en el temible invierno, azote de muchos de los pequeños pueblos y aldeas de los montes de Aragón en aquella sangría constante que fue la emigración y el despoblamiento. Y para este otoño-invierno que se anuncia, nos va a faltar esa fuente de calor que proporcionaba la existencia de quien fue un ejemplo de compromiso, de autoridad moral, de dignidad y defendió esos y otros valores a golpe de voz y de verso, pero también mandando  a la mierda a algunos representantes de la derecha cavernícola; esos que gozaron de tantas prebendas y que nunca soportaron del todo que las gentes que proceden de otros estratos sociales nada privilegiados, alcen su voz en las instituciones democráticas (en las que ellos no creen o creen poco) y tengan la oportunidad de defender la esperanza y la vida de quienes viven con notables e inaceptables carencias… Y esa cuadrilla, al carecer de argumentos y de educación, menosprecian e insultan a quienes están y estarán siempre muy por encima de ellos. Hay una imagen maravillosa de la diferencia entre quienes tienen autoridad moral y quienes ejercen, careciendo de ella: Labordeta lee un poema en pleno debate sobre la guerra de Irak en la tribuna del Congreso de los Diputados, con voz recia y decidida; la cámara recoge su intervención y, en un barrido, se ve la cara retorcida y despreciativa de aquel infausto presidente que quiere minimizar su actuación. Hay gestos que consagran y otros que condenan. Yo aprecié allí esa notable y abismal diferencia entre el humanismo solidario y el autoritarismo retrógrado.

Se ha muerto Labordeta, pero nos quedamos con múltiples recuerdos de cuando estaba vivo. El 5 de junio de 2009, tuvo lugar una cena-homenaje a José Antonio en Murillo de Tou, organizada por el Ayuntamiento de L´Aínsa (ver las páginas 18 y 19 del número 116 de El Gurrión). Allí estuvimos unas setenta personas, acompañándolo: Eloy, Gonzalo, Ánchel, José Miguel, Severino…) Después de la cena, los discursos y las canciones de La Ronda de Boltaña, José Antonio no tuvo más remedio que coger la guitarra y entonar (con la ayuda de los presentes) la Albada o el Canto a la Libertad. Fue la última vez que pudimos hablar un rato, sobre todo al final de la cena, cuando le llevé un ejemplar del número 60 de El Gurrión y estuvimos leyendo y recordando (ayudados de los documentos allí publicados) lo que costaba organizar un recital de canción aragonesa en 1975, en cuanto a trámites y riesgos... Fue la noche que me confesó “te aseguro, Mariano que El Gurrión es ya una de las pocas revistas que leo y que guardo”, pues la recibía en su domicilio puntualmente. Esa noche le transmití la sugerencia de mi hija Ana de que en Labuerda nos gustaría poder oírlo cantar otra vez. Le expliqué la organización de la cena popular y que podría ser esa noche la que nos cantara unas canciones. Le pareció la idea muy bien y se entusiasmó de tal manera que se comprometió a cantar en las fiestas de 2009; año en el que ya estaba contratada la actuación de la Orquestina del Fabirol. Hablamos con Roberto (jefe de la Orquestina) que también estaba en el acto y todo quedó ya ultimado. Yo le insistí en que podía pensarlo con más tiempo y que, de todos modos, no haríamos pública su actuación (previendo alguna posible contingencia de salud). La semana antes de comenzar las fiestas, comunicó que había tenido que dejar Villanúa (desde donde pensaba trasladarse a Labuerda) y regresar a Zaragoza pues su salud se hallaba de nuevo delicada y ahí se frustró la posibilidad de una nueva actuación de Labordeta, en Labuerda. Otro recuerdo entrañable, anterior a éste, del 29 de mayo de 2007, fue el viaje que hicimos con Mercè a Madrid para recoger el Primer Premio Nacional de Bibliotecas Escolares. Ese día, por la tarde estuvimos en el Congreso de los Diputados y, gracias  a las gestiones de los diputados José María Becana  y Tere Villagrasa, asistimos a una sesión y luego bajamos a saludar y charlar un rato con el amigo Labordeta, mezclados por allí con diputados y diputadas que solíamos ver en la TV. Por aquellos días, Raúl Usón nos había comunicado que compartiríamos horario de firmas de libros en la caseta de Xordica de la Feria del Libro de Zaragoza, y yo bromeaba con él ofreciéndome a firmar también los suyos (en su nombre, claro) para no aburrirme... Y así nos echamos unas risas. A primeros de este mes de septiembre, recibí una nueva carta de mi amigo Julián Olivera, fechada el 31 de agosto, en la que me decía: “Hace dos días he hablado con Labordeta y me recordaba su estancia en Labuerda, del que su apellido parece un gentilicio; acabo de mandar a Labordeta unos papeles que ya te envié a ti…”  Siempre que hablabas con él mostraba un sincero agradecimiento “por haberme llevado a cantar en tiempos difíciles a un pueblo como Labuerda”.

 Se ha muerto Labordeta, pero esta tarde de septiembre (el mes en el que murieron Allende y Neruda), escuchando sus canciones, mientras repiquetea la lluvia en los tejados y todo tiene ya un sabor a cambio estacional, Labordeta sigue vivo a mi lado y pienso reunirme frecuentemente (como he hecho siempre) con su voz para que me refresque con sus palabras aquellos frentes de combate que no debemos abandonar, porque aunque “Somos como esos viejos árboles batidos por el viento que azota desde el mar…” y hacemos nuestro aquello que José Antonio convirtió en otro himno popular: “Esta albada que yo canto es una albada guerrera, que lucha porque regresen los que dejaron su tierra”, no está de más recordar que “Serenamente hablando digo hoy que hace falta valor para seguir aquí…” Gracias, José Antonio, por tu amistad y por tu ejemplo. Aquí va este recuerdo personal, como pequeño homenaje a tu memoria.

 

21/09/2010 09:14 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Montse Estruch

Gracias Mariano por expresar con tus palabras lo que siento y lo que hemos perdido. Yo no conocí personalmente a Labordeta, pero siempre, desde los tiempos de "protesta" oí hablar de él, escuche sus letras, intentaba estar al dia en sus noticias, le seguí en su legendário programa "Un pais en la mochila", y despues en su trabajo en el Congreso de los Diputados. Siempre lo tuve por un hombre íntegro, fiel a sus creencias y, me daba la sensación, de amigo de sus amigos, y tu con tus palabras me lo has confirmado. Como bien dices siempre estará con nosotros y ojalá hayamos aprendido algo de él. Descanse en paz, hasta siempre

Fecha: 21/09/2010 11:08.


gravatar.comAutor: José Luis

Hola, Mariano.

Qué necesario era para haber dejado tal sentimiento de pérdida en tantas personas.

Un abrazo.

Fecha: 21/09/2010 11:16.


gravatar.comAutor: Anny

Hola Mariano

Con lo que ocurrió el domingo, estaba convencido de que no ibas a tardar hasta el final de la semana para escribir algo en tu blog, y que además no podía tratar de otra persona de que tu querido amigo Labordeta. Acabo de leer tu texto de homenaje y me ha emocionado. Espero que el acto de escribir te haya ayudado (al menos un poco) para aliviar tu pesar. Y aunque uno ya sabe que alguién lleva ya tiempo muy mal y el final es previsible en un futuro próximo, y se puede considerar, -a estas alturas- (muy probablemente) como un alivio por la persona misma que sufre, no obstante la muerte siempre nos echará encima al momento venido. Nunca estamos suficiente ‘preparados’ mentalmente ante la muerte de personas queridas. Mi padre también murió de un cancer de próstata (hace tres años), después de un largo proceso de tratamiento, y con lo ocurrido, surgen muchos recuerdos de este período. Sobre el gran señor que era Labordeta no puedo añadir nada, tu ya lo has exprimido tan bien en tu texto. Lo vi una vez actuar en el festival de música en el recinto del Castillo de Aínsa (puede ser en 1998 o 1999), muy impresionante. Puedo imaginarme que tuviera buena relación con Labuerda y la gran estima que debía tener en «El Gurrión» Durante el trabajo de las referencias y indices quedaba claro que había contactas frecuentes con el pueblo y su gente y que también la revista siempre ha prestado mucho atención a sus andancias y meritos. Sabes que su nombre está mencionada no menos de 45 veces a lo largo los 120 números ? (vengo de controlarle en el banco de datos) Y los títulos de las dos canciones prohibidos en la actuación de 1975, «Palabras» y «El Milagro de Lamberto» ya las había puesto en la lista de los indices... Como tu dices, estamos a la puerta del otoño, una temporada que invita a la nostalgía, con la caída de las hojas, mucha «vida» en la naturaleza que se va, menos luz y días más cortos. Pero el otoño es también el tiempo de la gran migración de millones de aves a tierras lejanos. Labordeta también ha ahora hecho su migración, a un sitio indefinido pero real para siempre en nuestra memoria.

Fecha: 21/09/2010 11:38.


Autor: Mariano

Hola a Montse, a José Luis y a Anny:

Esta mañana veía las noticias y me han impresionado las imágenes… Hablaban de 25.000 personas reunidas espontáneamente para cantar sus canciones, emocionadas por dentro y por fuera, cantando y llorando a la vez: gente muy mayor, gente adulta, de mediana edad, jóvenes, niños… Un homenaje así solo puede recibirlo alguien que ha sido querido y apreciado desde muchos ángulos, a través de esa poliédrica actividad que le llevó a ser profesor, escritor, cantautor, político, presentador de TV, actor amateur y persona cercana que apoyó todas las causas para las que solicitaron su ayuda.
Vuestras reflexiones completan perfectamente mi texto y las leo con placer y sentimiento. A mí, si me hubieran preguntado, hubiera dicho sin titubeos “yo soy de Labordeta”, era y es mi opción humana. Un abrazo.

Fecha: 21/09/2010 12:47.


gravatar.comAutor: anita

Buenas Marianico, que orgullosa me siento de ti, que bien sabes expresar sentimientos y emociones que todos compartimos. J. Antonio tiene que ser para los que nos quedamos aquí, en este país de mediocres y ruines, un ejemplo a seguir , que digamos todo aquello con lo que no estamos de acuerdo, que no son ellos los que tienen la verdad en sus bocas, en sus leyes, en sus sentencias… J. Antonio ha dejado mucho dicho, escrito, cantado, gruñido, yo lo escuchaba todos los fines de semana en la radio, con Pepa Fernández , en el Gruñidero era genial, dando sensatez a este mundo de locos…. Un besito fuerte. Anita

Fecha: 21/09/2010 13:10.


gravatar.comAutor: Mari Carmen

Desde que conocí la noticia no he dejado de llorar la muerte de Labordeta, porque es como si se me hubiera muerto alguien muy cercano, muy querido. Me ha dolido en lo más profundo.
En junio devoré su "Regular, gracias a Dios" y me quedó la gran tristeza de saber que la enfermedad lo estaba venciendo físicamente.
Estos días he acariciado sus discos, he escuchado sus canciones, he hojeado sus libros y le he dado un enorme beso de despedida. Me he acordado también de sus autógrafos, uno de ellos en respuesta a una carta que le escribí al enterarme de su retirada, allá por los 90. Y de los conciertos a los que asistí. Seguiremos acordándonos de su bondad y sensatez a través de su voz y de sus palabras.
Un abrazo a todos aquellos que han salido a las calles de Zaragoza para despedirse de él de manera tan especial y gracias a ti, Mariano, por este escrito.

Fecha: 21/09/2010 16:46.


gravatar.comAutor: Evaristo

Desde el domingo, he escuchado todo lo que tengo de Labordeta, he vuelto a leer el artículo de El Gurrión, que tanto me emocionó, he releído algunas página de "Labordeta" de José Carlos Mainer",1978. Y me he asomado decenas de veces, a la barra lateral de mi blog, esperando el aviso de que gurrión había publicado una nueva entrada. Esperaba tu entrada. Por supuesto, no me ha defraudado y me ha emocionado.
Hoy he terminado mi clase de historia de 2ºde ESO recitando los primeros versos de " A veces me pregunto que hago yo aquí......"

Fecha: 21/09/2010 18:53.


Autor: ana

Muchas gracias por relatar tantos recuerdos y describir tan bien a Labordeta.
Habrá un día en que todos
al levantar la vista
veremos una tierra
que ponga LIBERTAD
Me tiene completamente alucinada las muestras de cariño que se han vivido éstos días en Zaragoza y en el resto de Aragón.

Fecha: 21/09/2010 21:19.


gravatar.comAutor: Mamen

"Labordeta sigue vivo a mi lado y pienso reunirme frecuentemente (como he hecho siempre) con su voz para que me refresque con sus palabras aquellos frentes de combate que no debemos abandonar"
Así será también para mí... y lo grande está en ese acto íntimo ¿no?, tanto para quien le conocistéis bien como para quien sólo pudimos cruzar alguna mirada o un apretón de manos... o como presiento que es para mis hijos o los alumnos que saben y sienten sobre él (y sabrán y sentirán) por nosotros.
Ayer me decía mi hijo que pensando en Labordeta se sentía orgulloso de ser aragonés... y una, pues imagínate, pura emoción...
También llevo estos días escuchándole, en el coche, en casa y cuando deja de sonar su música, en la cabeza y en el corazón... y ahora me quedo un ratito aquí, en silencio, emocionada al leerte... ¡qué bueno es sentir, dios!
Un abrazo muy fuerte

Fecha: 21/09/2010 22:48.


Autor: Mariano

Anita, Mari Carmen, Evaristo, Ana, Mamen... No tengo nada más que añadir y mucho más que sentir leyendo vuestros comentarios. Gracias por esta interacción que nos une en la distancia, en el dolor y también, de algún modo, en la esperanza de que la semilla hecha palabra se transforme en sentimiento y acabe por mostrarnos caminos para que los transitemos con orgullo y dignidad. Un abrazo para todas.

Fecha: 22/09/2010 12:06.


gravatar.comAutor: Candelas

¿Quién dice que se ha muerto Labordeta?
Eso es imposible, porque forma parte de nuestras vidas, está incorporado a nuestros pensamientos y nuestras emociones.
"Recuerdame como un árbol caído, como un pájaro herido, como un hombre sin más..."
Y yo recuerdo mis primeras manifestaciones con 17 años y que el primer concierto del que los grises me sacaron a palos fue uno de Labordeta en Zaragoza. Recuerdo que aprendí a tocar la guitarra con Ramón Cabeza y que después de la facultad nos íbamos al parque grande (de José Antonio Labordeta) y con un poco de calimocho nos pegábamos horas cantando y cantando y hablando y hablando y leyendo y leyendo ( y a su hermano Miguel que él siempre recordaba)
Escribo todo esto emocionada y con sus canciones a todo volumen :)
"Somos como esos viejos árboles, batidos por el viento que azota desde el mar.
Hemos perdido compañeros, paisajes y esperanzas en nuestro caminar..."
Un abrazo Mariano

Fecha: 26/09/2010 15:33.


gravatar.comAutor: Susana Aliaga Escario

Me gustaria destacar, de todo lo que acabo de leer, que "nos queda de el su buen ejemplo".
El viernes fuimos los cuatro, en familia (mi marido y nuestras dos hijas de 10 y 5 años) al parque de Huesca, al homenaje que le hicimos todos los que asistimos, sín mas, y estubo tambien muy emocionante. Cantamos sus canciones, pero no fué lo mismo que cuando lo haciamos con el, en sus conciertos, las voces se nos oian demasiado emocionadas y sonaban muy apagadas.
Me gustó mucho cuando alguno de los presentes contó al resto vivencias y encuentros que habian tenido con el. Siempre he pensado que me hubiera encantado conocerle en persona,ahora ya no podrá ser.
Hace poco escribí, en la cadiera de Macoca que me gustaban las colecciones, pero que no habia encontrado una que me motivara tanto como para darle una buena continuidad. Bueno pues ya estoy ilusionada con ir recogiendo y guardando cualquier cosa que hable de José Antonio Labordeta, de momento he empezado por meter en una carpeta, a su mombre, todos los articulos que he encontrado de el en estos días en varios periodicos y otras vias como esta.
Un saludo emocionado

Fecha: 26/09/2010 17:20.


gravatar.comAutor: Guillermo

Gracias por recordarnos a Labordeta..mucho más que un hombre sin más.

Fecha: 26/09/2010 19:39.


Autor: Mariano

Hola, Candelas, Susana y Guillermo: vuestras palabras amplían y complementan perfectamente el texto inicial y los comentarios que preceden a los vuestros. Gracias por escribir y dejar constancia de la admiración y la emoción que sentimos al recordarlo. Algunos llevamos adheridos a la piel recuerdos emocionados de “tiempos cubiertos con las manos, los rostros y los labios que sueñan libertad”. No paro de leer y escuchar sus mensajes. Un abrazo para todos.

Fecha: 27/09/2010 22:27.


gravatar.comAutor: Rosa Piquin CANCIO

Querido , emocionado y emocionante Mariano:
no penséis que Labordeta era un referente moral, humano y artístico sólo en Aragón. En Asturias , al menos para las personas que ya cumplimos cincuenta y que nos formamos escuchando su música, que soñábamos con los cambios sociales , culturales y educativos que "estaban por venir" José Antonio Labordeta era un valioso referente. Me consuela pensar que este año la actividad con que se abrió la biblioteca del IES al que ahora estoy adscrita fue un pequeño "homenaje a Labordeta" y éramos bastante los emocionados con su recuerdo. Me has hecho llorar.

Fecha: 29/09/2010 13:41.


Autor: Mariano

Bueno, Rosa, yo no quería… ¡Bastantes lágrimas he derramado yo!, de las visibles que ruedan por las mejillas y de las invisibles que desgarran por dentro. Y ya sabía que era una persona apreciada en toda la geografía española. Los mensajes auténticos, las reivindicaciones justas y los gritos justificados contra determinados impresentables son fáciles de suscribir y esa era parte de la razón por la cual el afecto y ahora el recuerdo anidase en el corazón de tantas personas. Me alegra saber que seguimos en la misma sintonía porque, al fin y al cabo, “hemos perdido compañeros, paisajes y esperanzas en nuestro caminar… Somos como esos viejos árboles…” Un abrazo fuerte, querida amiga.

Fecha: 29/09/2010 22:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris