Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

ÚLTIMA SEMANA DE AGOSTO

Hay cosas y situaciones que por más que estén ya muy repetidas, vuelven a vivirse siempre como si fuera la primera vez (o, al menos, eso es lo que a mí me parece). Descartado el sueldo (que, sin duda, no es para tirar cohetes, pero que es razonable y muy alejado de los tiempos del “pasas más hambre…”), son las vacaciones el activo más valioso de maestros y maestras. Un tiempo, sin duda, que cada cual puede ocupar en lo que estime oportuno, claro, pero que –creo- tiene una utilidad evidente: recomponer cada año los desgarros, la tensión y las heridas que las relaciones personales (a varias bandas) derivadas del trabajo cotidiano marcan el exterior y sobre todo el interior de cada maestro o maestra (al menos de quienes nos tomamos el trabajo con espíritu anarquista: diario, innovador, comprometido, continuado y a fondo).

Por eso, la última semana de agosto, tiene siempre un regusto especial. Marca cada año, el fin de una época y el comienzo de otra. Yo la estoy viviendo con emoción e inquietud (no en vano, el pasado curso estuve exento de asistir diariamente a clase); con ganas de iniciar un nuevo tiempo de contacto diario con un nuevo grupo de chicos y chicas, con la posibilidad de emprender pequeñas aventuras innovadoras o pequeños desafíos, pero también con cierto grado de pereza de retomar una singladura que uno ya ha vivido más de treinta veces (en otros más de treinta años) y de la que ya conoce ciertos lugares comunes, ciertos peajes en los que habrá que detenerse y “pagar”. Estas cosas, estos detalles, teñidos de inmovilismo, de tradición mal entendida (“Muchas tradiciones, como muchas estadísticas, están para romperlas”, ¡coño!; no para reproducirlas sin cesar, hasta incluso cuando ya dejaron de tener sentido).

Contaré algunas cosillas de esta semana que anda justo por la mitad; de ese tiempo apresado (es lo que trato de hacer, pero no se deja) y vivido con sosiego, mientras caen las hojas del calendario anunciando el viaje de regreso al tajo y anunciando también encuentros y reencuentros: unos celebrados y deseados y otros algo menos (incluso alguno indeseable, que de todo hay).

El lunes anduvimos por el Valle de Bujaruelo: ese espacio natural, cercano al Valle de Ordesa, hermoso y verde; fresco y soleado a la vez, dibujado por el río Ara a lo largo del tiempo, al que tanto nos gusta viajar de vez en cuando, en busca de un subidón energético, de rellenar nuestros depósitos interiores con imágenes conocidas, pero siempre renovadas y con sensaciones ya vividas, pero siempre sorprendentes.

Viajamos con Ana y Mercé, con el fin de hacer el suave recorrido circular, con salida y llegada al puente medieval, parando a la orilla del río cuantas veces nos apeteciese. Y eso hicimos, sin aglomeraciones, charlando y paseando y haciendo fotos y mojándonos los pies y –sobre todo- escuchando al Ara. Nos encanta el sonido del agua, el ronroneo continuo que produce el río; los diferentes tonos percibidos cuando caminas algo alejado del curso del mismo o cuando te acercas a su orilla y dejas que el agua vaya lamiendo tus pies. El Ara, por estos parajes “bujaruelianos” es un río muy hablador: sentarse en cualquier piedra de sus orillas, en silencio, y escuchar y mirar es una de las acciones más relajantes y plenas. De regreso en el puente, tomamos la decisión de seguir el camino que acompaña al río por su derecha hasta el camping de Fenés: Ana se bajaría el coche y nos esperaría para comer y Mercé y yo haríamos esos tres kilómetros, andando, metidos por tupidos y, por tanto, sombríos bosques de hayas y abetos, aproximándonos o alejándonos del cauce, pasando por tramos de camino que había que transitar con cuidado de no despeñarse, escuchando siempre la voz del Ara, quejumbrosa y brava mientras chocaba contra peñascos inmensos o salvaba desniveles en tendidas, blancas y sonoras cascadas… Tras una hora de caminata, con muy poco desnivel, llegamos al camping: pasó con rapidez la cervecita con limón, preámbulo de la comida. Nos gusta comer en el restaurante de Fenés; conocemos a la dueña y la comida casera está muy rica; también el espacio es acogedor y, para nosotros, después de tantas visitas realizadas, muy entrañable. Hemos estado solos, con los dos hijos, con uno solo, con la familia y con muchos amigos a los que hemos acompañados por estos parajes.

De bajada, paramos en Sarvisé a ver a la familia, charlar un rato con ellos y tomar un café.

Ayer, en cambio, la actividad principal del día la desarrollamos en casa, en el “cuarto del patio”. Cuando uno estrena un cuarto, una habitación, en la que se van a ir colocando diversos objetos, lo hace con ilusión y pensando que esa era la solución para tener más ordenada la casa, más localizados según qué elementos o desembarazadas otras habitaciones. Pero lo cierto es que, pasa el tiempo, se siguen colocando cosas en su interior con mucha frecuencia y llega un momento en el que se van desbordando las previsiones iniciales: ya no son suficientes las estanterías, se colocan objetos en el suelo; la altura de cada montón crece de manera vertiginosa, ya no se respetan las ideas iniciales de ordenación y aquello termina siendo un caos, donde ya es casi imposible encontrar nada concreto, porque (por otra parte) ya hemos perdido la noción de las cosas que allí se guardan…Estaba yo en ese punto en el que detectas la necesidad de quitar, seleccionar, tirar, recolocar y ordenar y, por otra parte, cada vez que piensas en todo ello, sientes una enorme pereza para empezar a realizar ese listado de acciones. En esas estaba, digo, cuando llegó mi hija Ana –una chica muy resuelta y con una capacidad de organización muy notable- y, poco menos, que me obligó a empezar los trabajos anunciados. Ayer a última hora de la tarde, el cuarto del patio presentaba un estado ya casi desconocido; en realidad, no lo conocería, como suele decirse, “ni la madre que lo parió”.

Y lo bueno es que en estos procesos de limpieza y reordenación uno encuentra siempre cosas que ni sabía que guardaba. Fueron muchas y eso que no abrí todas las cajas o carpetas para mirar exhaustivamente su interior. De todos modos, hubo algunos descubrimientos que me hicieron gracia o que me llenaron de alegría. Uno de ellos, una agenda pequeña del antiguo Banco Central del año 1968. ¿Por qué la guardaba? Abriéndola lo descubrí: allí están las firmas (algunas con dedicatoria) de los compañeros y compañeras del tercer curso de Bachiller Elemental (1967-68); de modo que pude leer todos sus nombres y recordar algunos rostros.

Otro de los descubrimientos (y éste no tenía ni idea de que lo guardara, pues no lo había visto nunca antes) fue el de una carpetilla con algunos papeles de mi estancia en el campamento de magisterio que estábamos obligados a realizar en mis tiempos. De los papeles que guardo, hay dos documentos que me hicieron gracia; son de revistas que se editaban en el citado campamento. Guardo el número 1 del 6 de julio de 1972 y el número 5 del día 10 de julio del citado año. En la primera está la lista de todos los que hacíamos el campamento, ordenados por tiendas. Sonreí al leer los nombres y recordar algunos cuartetos célebres (estábamos cuatro en cada tienda); en mi caso, compartía habitáculo con José Mª Fantova, Santiago Sánchez y Emiliano Córdova. La revista se llamaba “Mástil”, ¿quién elegiría el título? En el número 5 me encuentro con un poema, en la sección “El poema de hoy”, titulado “Pensamiento del alma” y escrito por el amigo Jesús Castiella, hoy colaborador de la revista “El Gurrión”, con sus precisos y preciosos dibujos. Le mandaré a Jesús una fotocopia por si no hubiera guardado un ejemplar.

Y el último descubrimiento al que voy a referirme me causó una gran alegría porque el libro que escribí hace más de una docena de años “Así nos divertíamos, así jugábamos…” y que aún me lo siguen pidiendo, ya hace unos cinco años que lo daba por agotado (me he guardado los diez ejemplares de rigor, como “archivo histórico”). Pues bien, en la parte baja de una estantería apareció una caja precintada, tal como la recogí en su día en la imprenta, y mi sorpresa fue mayúscula al abrirla y descubrir que allí había 36 ejemplares impolutos del citado libro. De modo que, si alguno de los que leen estas páginas, estaba interesado en él, que sepa que vuelvo a tener ejemplares antes de plantearme una reedición del mismo.

Por otra parte, llevo dos tarde dedicando un par de horas a cascar almendras y nueces. Es una faena curiosa. Sentado en un lugar en sombra, armado de un martillo y con la cesta o el saco con las provisiones de frutos secos al lado, uno va metiendo la mano en la cesto o el saco –como digo- y golpeando con el martillo, una por una, cada nuez o cada almendra para luego extraer de la cáscara coriácea y dura, el fruto correspondiente… Y lo bueno es que, como es una faena bastante mecánica, puedes tener la cabeza ocupada en otros asuntos: planificar acciones inmediatas, rememorar otros momentos, recordar un viaje o una persona… En ocasiones, del ensimismamiento en el que puedes caer, te despierta el martillo que, erró el golpe y fue a dar con uno de tus dedos y que te hace exclamar alguna imprecación de manera automática.

Las nueces las recogimos hace más de tres años, por indicación de mi padre, de un curioso nogal. Hace treinta años, probablemente más, el río Cinca, en una de sus crecidas, se llevó varios huertos de la partida conocida como “Huerta Vieja”. Donde estaba el huerto de casa, quedó una glera llena de cantos rodados mondos y lirondos, salvo una esquina de tierra en la que creció un nogal. Aunque cuando se producen estos fenómenos en los que el río hurta al agricultor, de manera sorprendente y descarada, sus posesiones, el agricultor pierde sus derechos sobre aquel suelo (creo que está así la cosa); mi padre siempre reivindicó la propiedad de aquel nogal y dada su querencia natural por estos árboles, recogió algunos años sus nueces.

Y así, como una metáfora envolvente, pensé que el Cinca se llevó la tierra y dejó un nogal; la vida (o la muerte) se llevó  a mi padre hace dos años y ayer tarde, aquellas nueces de aquel nogal, recogidas hace tres años por expreso deseo de mi padre, me trajeron a la mente algunas imágenes entrañables y en ese silencio sólo roto por el monótono “chas, chas” de cada golpe, lo fui recordando una vez más. Por cierto, las nueces estaban muy ricas y también las almendras del día anterior. Además dicen que los frutos secos son muy saludables. Buen final de agosto, amigos.

 

26/08/2010 10:31 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Anny

Hola Mariano

Otra vez soy demasiado tarde para comentar tu poste anterior. Eres como un deportista entrenandose por la nueva temporada de actividades : tus textos se suceden cada vez con más frecuencia.. Bueno, nosotros, hemos vuelto bien a Bélgica, por supuesto con nuestro jet privado. Es el mismo avión de reacción que hemos utilisado para venir desde Gante -como tu escribes en el blog anterior- para atender el día de Muestra de Coleccionismo en Labuerda, los campos llanos cerca de Belsierre siendo un sitio de aterrizaje muy favorable... ‘Aprovechamos’ aquí de un tiempo otoñal con lluvias abundantes y cielos grises y nublados y por eso leer tu hermoso relato de la última excursión en parajes ‘bujaruelianos’ me causa alegría, menudo recuerdos de una semana de vacaciones con días soleados y paseos por la montaña, observar, oir y sentir la naturaleza, que a nosotros nos gusta también mucho, sin olvidar vuestro hospitalidad y los tiempos agradables que pasamos con vosotros en Labuerda y con otros amigos en Puyarruego. Aunque ordenar cosas en un cuarto lleno de cosas guardadas desde mucho tiempo casí siempre resulta en algunas sorpresas y descubrimientos que dan lugar a recuerdos agradables, el de la caja con ejemplares 'virgenes' de tu libro es realmente una buena y emocionante sorpresa. Para terminar, espero que tu y Mercé podaís disfrutar a fondo de esta última semana de vacaciones y que comenzareís el nuevo año escolar con las pilas bien cargadas.. Un abrazo

Fecha: 27/08/2010 13:08.


Autor: Mariano

Hola, Anny:
¡Cómo añoramos por aquí el tiempo de las lluvias para que se fuera este calor infernal de esta semana! ¡De la que os habéis librado...! Vosotros añoráis el calor y el sol y por aquí, como digo, echamos de menos las nubes, el fresco y la lluvia. ¡Así es la vida! Según desde dónde miras ves y quieres una cosa u otra, je, je.
Pues nada, este ha sido un verano bonito realmente, donde todo ha ido saliendo como habíamos planeado. Para nosotros, recordar el viaje por Bélgica es también algo muy agradable porque pasamos unos días llenos de descubrimientos y sorpresas que se hicieron más ricas y variadas con vuestra compañía. De modo que, agradecimientos mutuos.
El descubrimiento de los ejemplares del libro de los juegos fue realmente emocionante porque ahora dispongo de unos cuantos ejemplares para intercambiar o para satisfacer los deseos de algunas amistades que se habían quedado sin...
Bueno, Anny, cuando vuelva la rutina del trabajo, estaré en mejores condiciones para actualizar convenientemente mis espacios virtuales. Desde aquí me cuesta bastante, a pesar de que tú percibas cierta velocidad. Un abrazo y recuerdos de Mercè

Fecha: 27/08/2010 16:43.


gravatar.comAutor: Silvialuz

Hola Mariano! ya extrañaba yo ese leer semana a semana tus comentarios, es que me tenés "domesticada", como el principito al lobo, eso lo digo también por Juanjo y Anny, es que me acostumbré a interactuar con ustedes y cuando no están me hacen falta. Bueno me alegro que hayas pasado unas buenas vacaciones, para nosotros es raro eso ya que nos encontramos a mitad del año y debe ser muy distinto empezar el año en setiembre que en marzo. Para nosotros el año de trabajo va con el calendario: comienza a principios de año y termina a fines.
Estamos ansiosos por planear el viaje a España, queremos ir cuando Christian (mi hijo) esté allá, pero él no tiene apuro y está esperando confirmaciones de uno y otro para ver en qué fecha va, así que ni modo, a esperar.
Por otra parte a mi marido le van a dar (todavía no es oficial) toda la patagonia para trabajar, de manera que haremos otro viaje hasta Ushuaia, mi hermano muy contento, porque no recibe visitas familiares muy a menudo. Si entras en el face verás que ha colgado algunas fotos de su casa con la nueva nevada de estos días.
Mariano, bienvenido a la rutina, yo agradecida y los chicos también creo. Un abrazote.

Fecha: 30/08/2010 03:54.


Autor: Mariano

Silvia:
Bueno, veremos si este año puedo llegar a todo. El pasado pude hacerlo, pero los retos van en aumento y no sé yo si...
Me halaga que me digas que esperas estas narraciones bloggeras. La verdad es que para poder escribir hacen falta algunos condicionantes básicos y no siempre están a disposición de uno.
Curiosa la reflexión que haces sobre la organización de los cursos escolares. Aquí, como siempre empezaron en septiembre y acabaron en julio (antes) y en junio (ahora), creo que nos parece que la cosa no podría ser de otra manera...
Si vienes por España, no dejes de decírmelo para hacer lo imposible para poder vernos.
Estaremos intercomunicados ya con regularidad, en cuanto pasen unos días y ponga todo en orden. Un abrazo.

Fecha: 05/09/2010 11:51.


gravatar.comAutor: José Luis

Hola, Mariano.

Ahora que vuelvo a ser maestro de pueblo vuelvo a la riqueza de tus palabras para recoger ideas, fuerza e ilusión.

Si aún tienes disponible algún ejemplar del "así jugábamos...", me encantaría poder verlo. Los libros sobre juegos tradicionales sufren una rara afección por la cual es tremendamente difícil encontrar una edición no agotada (recuerdo uno de Fernando Maestro y otro, creo, de Alfredo Larraz)

Un abrazo, buen curso.

Fecha: 21/09/2010 00:44.


Autor: Mariano

Ese descubrimiento inesperado de una caja de libros me va a proporcionar la posibilidad de hacerles llegar algunos a aquellos amigos y amigas que estén interesados en él. Cuenta con un ejemplar que mañana mismo pongo en el correo. Un abrazo, colega.

Fecha: 21/09/2010 12:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris