Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

HE VUELTO DEL SUR (y II)

Como el título de la entrada anterior del blog anunciaba al menos una segunda parte, aquí estamos de nuevo. En el anterior texto narrando mi viaje a Sevilla ya dejé claros rastros, indicios o testimonios de cómo fue la cosa. Por tanto no me repetiré. Hablo, por ejemplo, de lo que contaba Luis de sus tiempos de niño pequeño: cazaban con cepos en el Parque de María Luisa de Sevilla todos los mirlos que podían y luego se los comían en casa. Era un ejercicio de aportación de proteínas a la dieta familiar. Me hizo gracia ese testimonio porque yo también tengo esos recuerdos de mi infancia: cazar pájaros diversos utilizando cepos o “losetas”, en los campos y viñas, en los bosquecillos cercanos al pueblo. Y luego, cuando en el reposte o en la nevera había diez o doce, los desplumábamos y se guisaban con cebolla (“pajaricos con cebolla” era el nombre de un plato corriente para una o dos cenas semanales). Evidentemente, hoy seríamos perseguidos por estas prácticas antiecológicas… Juan me regaló un ejemplar del periódico quincenal “Diagonal”, subtitulado “periódico quincenal de actualidad crítica” (www.diagonalperiodico.net). Había oído hablar de él con motivo de su lanzamiento, pero no había tenido oportunidad de tener un ejemplar en mis manos. Los reportajes, las crónicas y noticias buscan ese lado oscuro que los otros medios más generales no ofrecen y pone en evidencia algunos comportamientos, algunos acuerdos, algunas poses… Domi (quien me explicó un viejo procedimiento para mantener a raya a las palomas, cuando quieren apropiarse de tu terraza y con la que coincidimos en acordarnos de la familia de quien tuvo la osadía de elegir a semejante bicho como símbolo de la paz, ahora que dan tanta guerra…), antes de marchar, me acercó un ejemplar de PAPAFRITA, una revista joven que se publica en el colegio… Conocí gente comprometida e intuí que había un acuerdo general para avanzar en una dirección, aunque luego haya quien vaya más deprisa, quien camine más despacio y quien tire en otras direcciones, claro…

 

Escribimos en un papelito cuatro o cinco situaciones que cabrean al personal y, tras la selección, éstos han sido los 70 motivos publicados en este blog, en esta particular serie de “cabreoterapias” que he ido publicando; en este caso, una CABREOTERAPIA SEVILLANA. Ahí va, pues, una lista de motivos por los que el personal de este colegio, asistente a dos jornadas de formación, se cabrea con más ímpetu:

 

  1. Cuando no me he enterado de un chiste y los demás se desternillan de risa. 2. La repetición estereotipada de las noticias en los telediarios, sobre todo “las malas”, que suelen ser la mayoría. 3. El cinismo de los que disimulan sus intereses y los disfrazan de buenas intenciones para conseguir lo que quieren. 4. Los chulos que pitan o insultan conduciendo porque se creen “mu” listos ellos o llevan más prisa que los demás. 5. La gente que enciende la televisión a todas horas y no se le ocurre vivir sin ella. 6. La gente que presume de que le sale todo bien, bien, bien: los hijos, los viajes, la comida… 7. Los que mienten y matan y se quedan impunes ante la mirada de todo el mundo. 8. Tener que madrugar. 9. Las dobles caras que muestran muchas personas. 10. Los niños caprichosos y mal educados, jugando alrededor tuya. 11. El ruido de los vecinos por la noche. 12. La idiotez. 13. La prepotencia. 14. El poder en manos de ineptos. 15. Que me duela el cuello cada vez que hablo del colegio. 16. Los exámenes, las reuniones inútiles y malformadoras y ser secretario del claustro. 17. La comunidad de propietarios donde vivo porque son unos imbéciles y no saben cuidar su casa. 18. Los hipócritas monjiles, con buenas palabras, que van jodiendo a todo el mundo. 19. Los sindicalistas oportunistas que olvidaron sus raíces. 20. Las capillas en las facultades y los crucifijos en las aulas. 21. Que el ordenador se cuelgue antes de haber guardado un documento después de horas de trabajo. 22. La burocracia y el tiempo que nos hace perder. 23. La gente que no se cabrea. 24. No cabrearme más, viendo el panorama. 25. El agua mineral. 26. Los chorizos que nos suben la gasolina hasta cuando baja el petróleo. 27. Cuando veo una peli y me forran de anuncios. 28. Los tíos o tías que se pegan a medio metro del coche para asustarme. 29. Cuando el perro se mea en las columnas del porche. 30. Cuando alguien se cree que hace las cosas mejor que nadie. 31. Los que creen que saben mucho de todo. 32. Los que deciden más de lo que pueden poner en práctica. 33. La gente machacona y sin sentido del humor. 34. Lo que olvido (cada vez con más rapidez). 35. Cuando no hago algo que me hubiera gustado hacer. 36. Que me controlen; me transmite desconfianza. 37. No poder pedir una excedencia de algunos meses. ¡La necesito! 38. Que no valoren lo que hago. 39. Que mi deseo de hacer algo con alguien no sea recíproco. 40. Que me cojan objetos personales sin pedírmelos. 41. Las normas inflexibles que impiden el trabajo creativo. 42. La gente que no participa en los proyectos educativos y “pa” remate es destructiva. 43. Que en la hora de la siesta me llamen por teléfono números privados con publicidad. 44. Que esté enjabonada y, en invierno, salga agua fría por la ducha. 45. Tener lleno el carro de la compra y comprobar que la cartera la dejé en casa. 46. Que el fontanero me diga que viene y no se presenta en todo el día. 47. Cuando prestas un libro y ya no vuelves a verlo en la vida. 48. Que miren mientras trabajo. 49. No ser capaz de entender mi nómina. 50. Que me despierten con brusquedad. 51. Que me interrumpan cuando hablo (si es repetidas veces). Mi ritmo es lento y las pausas no se tienen que rellenar todo el rato. 52. Las personas que ejercen de papás del resto. 53. Los que no tienen nada que decir y se empeñan en ser oídos. 54. Los que les exigen a los demás lo que no son capaces de exigirse a sí mismos. 55. Que no me dejen dormir cuando tengo sueño. 56. Que los conductores sean tan intolerantes. 57.  La falsedad. 58. Hablar con un ordenador cuando llamas a “atención al cliente”. 59. Que me impongan cosas y no me den opción a elegir.60. El talento desperdiciado. 61. Los repartos de los gastos presupuestarios en el 99% de los casos. 62. Los burócratas que se creen que son el ombligo de su entorno. 63. Los políticos corruptos. 64. Que estemos cerca de algo tan maravilloso y que ni lo veamos. 65. La ambición y la avaricia. 66. Los padres que son agobiantes con sus hijos. 67. Hacer las cosas con prisa cuando tengo sueño. 68. Los perfectos y las perfectas. 69. La perra Betti que me chupa la mano cuando como. 70.- Cuando duermo la siesta y los demás ponen la tele  fuerte o hablan fuerte;¡uf, uf!  

 

P.D.: 1. El pasado sábado nos encontrábamos en Figols de Tremp y pudimos ver pasar la caravana de la Vuelta a España, en la etapa que empezó en Barbastro y terminó en Andorra. Tuvimos un mirador privilegiado y, aunque hacía un frío intenso e inesperado y llovía, fue realmente espectacular ver pasar la serpiente multicolor por delante de nuestras narices en el descenso del puerto de Montllobá.  

 

2. Ese mismo día por la tarde estuvimos en Monzón, en la feria REPLEGA que, un año más, convocó a mucha gente amante del coleccionismo. Yo pude cambiar y charlar con los asiduos de los marcapáginas y Daniel se trajo una buena cosecha de chapas, gracias a los cambios con otros coleccionistas.

 

3. El lunes (ayer, para que nos entendamos), comenzó un nuevo curso escolar con los chicos y chicas. Es mi curso número 35. Empiezo a estar mayor…                       

09/09/2008 17:19 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: charo

¡Hola Mariano! Has dejado un montón de seguidores de tu blog, aunque no te lo digan.
Me alegra ver que para tí fué una experiencia reconfortante, puedo decirte que para nosotros fué algo más que eso, te nombramos muy frecuentemente y tus ideas se están asentando en nuestras cabezas intentando convertirse en proyectos.
Ahora, abusando un poquito de ti, queria que me dieras un dato que se me escapó, cuando nos hablabas de comparar los animales descritos en dos libros y te referías al Bestario ¿de que autor es? "San Google" me da tantos que no sé a cual te referías.
Gracias de antemano, un saludo y ya sabes...vuelve cuando quieras

Fecha: 09/09/2008 22:52.


Autor: Mariano

Hola, Charo:

Poco más puedo añadir a todo lo que ya he contado. En todo caso, reiterar mi agradecimiento a quienes hicisteis que mi estancia fuera muy agradable y a quienes facilitasteis mi trabajo. A ti, en particular, darte las gracias por lo que dices. Me siento muy halagado. Espero que si te decides, la mezcla de Daniel Nesquens y de Javier Tomeo te resulte todo un descubrimiento. Un abrazo

Fecha: 10/09/2008 19:57.


Autor: Fina

¿Que sabes un truquito para no ver cagaditas de palomas en la terraza?...¡¡YA ME LO ESTAS CONTANDO!!...odio a esos animalitos...parece que defequen cemento.

Para añadir a la lista de cabreroterapia: -Que vea en el folleto de las fiestas de Litera que las chicas cuenta-cuentos tenemos una actuación y nadie se halla puesto en contacto con nosotras...y hasta saben el titulo de los cuentos que vamos a contar...¡sorprendente!

Fecha: 11/09/2008 15:53.


gravatar.comAutor: Silvia luz

Hola Mariano! Qué buena experiencia la tuya, ya te contaré yo la mía en Zaragoza para octubre. Un abrazote y un cariño enorme a tu mamá en su día.

Fecha: 15/09/2008 03:43.


Autor: Mariano

Hola, Fina:
Bueno, el método antipaloma es muy primitivo. Se trata de estar vigilándolas y arrearles con un palo (o hacer amago de ello, depende de tu amor hacia ellas); por lo menos las asusta... LO del cuentacuentos de Litera, si es como lo cuentas, entra en los fenómenos de lo paranormal... ¡Y lo que veremos, amiga!

Un saludo, Silvia Luz; espero que te vaya bien por Zaragoza. Yo volví muy contento de Sevilla, como ya habrás podido leer. Te mandaré algunos documentos a la dirección postal de tu hijo en Burjasot. Un abrazo

Fecha: 15/09/2008 19:50.


gravatar.comAutor: Juan

Hola Mariano... aquí Juan de Sevilla. No puedo reprimirme de soltar una solución más a lo de las palomas que escuché el otro día y estoy deseando largar: alguien dijo que poniendo muñequitos de plástico (tipo dinosaurios y bichos) las palomas se asustan y no se acercan... ¡Me muero de ganas de saber si funciona! Es que yo no sufro de ese mal colombicultural.
¡Un abrazo!

Fecha: 30/09/2008 20:16.


Autor: Mariano

Hola, Juan:

Esto no es un mal columbicultural, esto es una “putada palomera” que algunos sufrimos con mucha resignación, pero con ganas de tener acceso a algún sistema que espante las palomas (descartamos el exterminio, por supuesto). No debe ir muy desencaminado quien te ha dado esa información, porque nosotros, justo el día que leí tu comentario habíamos puesto, colgadas de la barandillas de las terrazas (son dos), unas bolsas de plástico vacías y cortadas a tiras… El caso es que llevamos dos días con la situación controlada… No vamos a cantar victoria todavía, pero parece que la solución va por buen camino. No descartamos la posibilidad de reforzar el efecto poniendo un belén de figuritas de “pin y pon” o unos cuantos indios a caballo y efectivos del séptimo de caballería (si los encontramos, porque tenemos ya los hijos crecidos y no sé si daremos con esos juguetes). Gracias, de todos modos y un fuerte abrazo.

Fecha: 02/10/2008 17:48.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris