Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

HOMENAJE A ÁNCHEL CONTE EN SOBRARBE

Día 31 de mayo de 2008. El día nace con un cielo encapotado que amenaza lluvia, como casi todos los días de este mes. A las cuatro de la tarde estaba fijado el inicio del homenaje a Ánchel Conte, en el Palacio de Congresos de Boltaña. Cuando Ánchel Conte trabajaba en el CLA (Colegio Libre Adoptado) de L´Aínsa -entre 1966 y 1973- seguro que no imaginó que cuarenta años después se habría construido en una de las poblaciones de Sobrarbe, nada menos que un Palacio de Congresos; yo que era uno de sus alumnos, tampoco lo imaginaba, claro. El homenaje está organizado por el Grupo “Viello Sobrarbe”, con la colaboración del C.E.S., La Comarca de Sobrarbe y los ayuntamientos de L´Aínsa y Boltaña.

 

La amenaza de lluvia, ya hace ratos que ha dejado de serlo; llueve ya sin contemplaciones y decenas de personas se van acercando al Palacio en cuestión, se miran, se dan la mano, sonríen, se abrazan, ponen cara de sorpresa, intercambian palabras emocionadas, se ponen a hablar convulsamente, miran a  quien tienen a un costado y otro, vuelven a estrechar otra mano, a intercambiar unos besos, ponen una mano en el hombro o guiñan un ojo… Así son los reencuentros inesperados y también los de larga espera. Éste ha esperado 35 años, los que van desde el año 1973, año en el que a Ánchel se le impide seguir trabajando en el Instituto de L´Aínsa y 2008, año en el que le tributamos este reconocimiento.

 

Cuando ya el Palacio de Congresos presenta un aspecto de casi lleno, se inicia el acto, conducido por Ignacio Pardinilla. Comienza con una proyección de un programa de la serie de Televisión Española “Raíces”, en un precioso blanco y negro, sobre el Grupo Viello Sobrarbe: Ánchel ofrece diversas informaciones sobre las danzas y a continuación, el grupo las va bailando en parajes diversos: campos, eras…, con pueblo al fondo.  Las niñas y niños del Viello Sobrarbe choben actúan a continuación para recordar que el grupo sigue vivo. Pilar Garzón interpreta tres poemas-canciones, en aragonés; son poemas de Ánchel y Mª Carmen Lueza y Conchita Tovar recitan algunos poemas suyos, también en aragonés, mientras Joaquín Pardinilla pone un fondo musical con la guitarra. Seguidamente, se visualiza un documental, elaborado por Ignacio Pardinilla, con los testimonios de varias personas: compañeros, ex-alumnos y ex-alumnas de Ánchel: Severino Pallaruelo, Javier Martí, Mariví Broto, Carmen Lalueza, Mary Campo, Mariano Coronas, Vicente Baldellou… El documental muestra todas las facetas de la poliédrica personalidad de Ánchel, de su dinamismo pedagógico, de su compromiso con la cultura y la sociedad en la que se sumergió… Al finalizar el mismo, se produjo uno de los aplausos más calurosos, emocionantes y largos que uno recuerda: toda la sala puesta en pie aplaudiendo a Ánchel. Cuando finalizó, se produjo un descanso de media hora para poder ver la exposición de documentos diversos y muchas fotografías que querían enmarcar una época determinada y unos hechos concretos.

 

Finalizado el “recreo”, se procedió a la presentación del libro colectivo que se ha editado en recuerdo de su paso por Sobrarbe. El libro se titula “UNA ISLA DE LIBERTAD. Homenaje a Ánchel Conte” (*). En el escenario, recordando un “set televisivo” se colocaron dos sofás y una butaca. Severino se sentó en la butaca y presentó el acto y en el sofá grande se sentaron José Antonio Labordeta, Ánchel Conte y Eloy Fernández Clemente; realmente, un trío de lujo de la cultura aragonesa. El otro sofá, de dos plazas, lo iban ocupando, por parejas, algunas personas que habían escrito colaboraciones para el libro colectivo. Todos ellos fueron, con brevedad, glosando la figura de Ánchel y recordando su labor. Severino comparó el acto con una comida de fiesta, de las que se celebraban por estos pueblos nuestros, en las que se reunían personas que no se habían visto desde hacía un tiempo y el último plato de la comida –el libro que se iba a presentar- lo comparó con la chireta (un trozo de tripa, encima del cual se coloca arroz, perejil, ajo, liviano… y luego se cose cuidadosamente, antes de ponerla a cocer)… El libro también guarda en su interior fotografías, textos, recuerdos (el arroz, el perejil, el liviano…) y está cosido con cuidado para que podamos manejarlo sin problemas y nos permita ser leído y digerido. De todas las parejas que subieron al sofá, la más significativa, sin duda, fue la formada por los alcaldes de Boltaña y L´Aínsa: José Manuel Salamero y José Miguel Chéliz, los dos antiguos alumnos de Ánchel, simbolizando y representando a la generación que, probablemente, inició un cambio de mentalidad en la comarca, al entender que la salvación de nuestros pueblos pasaba por la salvación de Sobrarbe entero y al enterrar las pequeñas rivalidades locales que siempre fueron más freno y enfrentamiento que empujón al desarrollo. El Presidente del CES, Ramón Azón, le entregó a Ánchel distintos recuerdos y, entre ellos, un ejemplar del libro que aún no había visto. Seguidamente, escuchamos las palabras de Eloy Fernández, las canciones de José Antonio Labordeta (entre ellas, El canto a la liberta) y las palabras de agradecimiento del homenajeado, Ánchel Conte. De nuevo, una ovación cerrada, con todo el público asistente, puesto en pie. Finalizamos con la interpretación de una pieza musical, compuesta para la ocasión, por Blas Coscollar, con la ayuda de varios músicos presentes en la sala y con la interpretación del Himno de Riego.

 

 Desde las cuatro de la tarde, hasta las nueve de la noche, el público asistente aguantó en el recinto, la sucesión de actos previsto por la organización. No sólo se llenó el Palacio de Congresos, sino que hubo personas sentadas en las escaleras laterales y de pie en la parte trasera de la sala. Fue una tarde inolvidable, emotiva… Llovía intermitentemente fuera y se lloraba intermitentemente dentro… Se pronunciaron muchas palabras hermosas, se verbalizaron muchos reconocimientos, se recordaron las condiciones de un tiempo histórico y de una geografía especial… Gentes de la comarca de Sobrarbe, venidas de casi todos sus pueblos, le decían a Ánchel Conte, desde la serenidad que otorga la edad y desde la seguridad del poso fértil sedimentado en la memoria, en el recuerdo, después de tanto tiempo que estábamos allí para pagar una deuda de gratitud contraída con su trabajo, con su compromiso, con su integración, con su visión de futuro, con su audacia. Era una iniciativa, como dijo Eloy Fernández, de la Sociedad Civil que, por fin, sin esperar a que el homenajeado falleciese, querían decirle a la cara a Ánchel que él había sido uno de los imprescindibles y que había contribuido de una manera significativa a hacer posible el despertar de la comarca y, sobre todo, a que muchos chicos y chicas de Sobrarbe de los años sesenta y primeros de las setenta, emprendiéramos el camino del estudio para buscar mejores condiciones de vida. Es difícil explicar la jornada. Fue un privilegio vivirla. Todos y todas nos hicimos un homenaje al compartirla.

 

A las diez de la noche, fría noche, hubo una cena fría en el polideportivo de L´Aínsa y, después de charradas y saludos y risas… los músicos presentes en la sala: Paco, Roberto, Julián, Blas, Joaquín… interpretaron la música de las danzas recuperadas por el Viello Sobrarbe que fueron bailadas por un nutrido grupo de personas y, como un goteo suave, el personal fue abandonando el recinto para regresar a sus lugares de origen. Fuera, en la calle, en la noche, la lluvia seguía poniendo un marco de nostalgia, un ambiente casi otoñal a esta primavera húmeda y fría que estamos viviendo.

 

Quienes más directamente se han ocupado de que todo eso fuera posible, merecen también un gran reconocimiento. Sin nombrar a nadie (no me resisto a hacerlo con Emilia y Esther) porque seguro que olvidaría a unas cuantas, ellas y ellos también se hicieron merecedores de una ovación enorme por tanto esfuerzo y por conseguir tan espléndido resultado. Por último, ¡lean el libro!; es un tratado de homenaje y gratitud hacia los imprescindibles y una patada en el culo para los mediocres, esos que dicen que no hay nadie imprescindible… Eso lo dicen porque no conocieron a Ánchel Conte.

 

 

(*) En el libro, además de algunos textos de Ánchel, escriben colaboraciones: José Miguel Chéliz, Trini Grasa, Conchita Jarne y Javier Martí, María Victoria Broto, Mariano Coronas, Carmen Lueza, Severino Pallaruelo, Ángeles Pons, Mary Campo, Pilar Rubiato, Vicente Baldellou, Eloy Fernández Clemente, José Antonio Labordeta, Roberto Serrano y Raul Usón. El libro ha estado coordinado por Ignacio Pardinilla, Severino Pallaruelo y Mª Carmen Chéliz (ISBN: 978-84-8127-199-7)

 

01/06/2008 19:14 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: ana

La verdad es que tal y como lo describes uno se puede hacer una idea de la emoción del evento. No tengo el gusto de conocer a Ánchel pero he oído hablar de él mucho y muy bien en casa desde que era pequeña. Celebro que éste homenaje se haya realizado en vida del homenajeado. Y, aunque el tiempo no acompañó seguro que mejoró con el calor de los seres queridos.

Enhorabuena al homenajeado y a ti por relatar tus vivencias con tanto detalle.

un beso

Fecha: 01/06/2008 20:47.


Autor: kamile

Hola Mariano.
Seguramente te preguntaras porque no he escrito en tanto tiempo en el blog, pero la verdad es que al mudarme a Londres tardamos un poco en activarnos esta tan util herramienta: "INTERNET".
Observaras faltas de hortografia en mi escritura porque aqui no utilizan este tipo de acentuaciones...
Estoy bien, os echo mucho de menos a tod@s. Este cambio me ha resultado bastante dificil porque me he separados de mis conocidos, queridos, etc. y he dejado atras seis "anyos" de aprendizaje, diversion... para comenzar de cero. Aqui debere rehacer mis amistades y acostumbrarme a todo lo nuevo. Con aprender el idioma no creo que tenga muchas dificultades pero igualmente es "duro".
Me he ido del instituto a mitades del curso. Mi madre dice que lo que quedaba de curso no habria significado nada pero yo creo que no tiene razon y al mismo tiempo la tiene... Yo estoy confusa, nerviosa, asustada, etc. pero mi madre intenta explicarme que aqui estaremos mejor, que estamos cerca de toda la familia y nuestro futuro sera mas prometedor, ya que aqui ellos podran estudiar alguna profesion porque aun son jovenes...
En verano, el dia 16 de junio vendre a Fraga en coche con mi tio, su novia, mis padres y yo. Estare muy poco, tres dias pero por lo menos vendre. Echo a faltar a tod@s los que he dejado pero en las vacaciones podre estar al menos un ratito con ellos para disfrutar y acordarme de auellos dias tan divertidos...
Ahora que tengo INTERNET en casa puedo comunicarme con mis amig@s.
Aqui pos ahora no voy al instituto pero manyana tenemos que ir para que me hagan unas preguntas y quedaremos de acurdo para saber cuando empiezo el curso. Seguramente este anyo ya no ire, aunque aqui terminan las clases en mediados de julio.
Bueno, ya te dejo porque para lo que tengo que escribir y contar no cabe en esta pagina ;D .
Recuerdos, muchos besos y abrazos a tod@s. Os quiero.
Tu ex-alumna Kamile.

Fecha: 01/06/2008 23:59.


Autor: Mariano

Estimada Kamile:

No sabes qué alegría me he llevado al leer tu texto. Además, es muy significativo que lo hayas escrito, como comentario al último texto del blog, en el que hablo del homenaje que el pasado sábado le dedicamos a un profesor que dejó en nosotros una huella profunda y nos ayudó a ser mejores. En mi caso, recibir este comentario tuyo, desde tu actual domicilio, en Londres, es también un regalo inesperado y hermoso.
Me he alegrado al recibirlo, pero aún más al leerlo. Tu aparente fragilidad física esconde una persona con una gran capacidad de análisis y de adaptación. Siempre fuiste una niña positiva y te veo enfrentada a nuevos retos, con decisión. A pesar de tu corta edad, te muestras con seguridad y decisión. Yo, ya te puedes imaginar, sigo con mi batalla diaria de intentar que el alumnado de clase muestre curiosidad por la vida y mantenga o incremente sus deseos de aprender de cada experiencia; confieso que cada día veo más difícil el empeño y paso del optimismo moderado a la desesperanza…
Querida Kamile, con tu carta-comentario el día tiene otro color y mi trabajo como maestro adquiere sentido, así que gracias por escribir. Que tengas mucha suerte y que te vaya todo muy bien. Y, de vez en cuando, ya sabes, te asomas al blog y nos intercambiamos unos saludos. Recuerdos a tu familia. Un abrazo y mucha fuerza.

Fecha: 02/06/2008 12:47.


Autor: Mariano

Querida Ana:

Me alegra mucho que hayas escrito. Ya te puedes imaginar cómo son estas cosas: muy emotivas, pero muy sinceras, porque quienes estuvimos fuimos allí por propia voluntad y con el único móvil de testimoniar a Ánchel nuestro agradecimiento por su dedicación y trabajo. Sorprendente la cantidad de personas que nos congregamos para realizar un homenaje no institucional, que nació de las personas que, a pesar del tiempo transcurrido, no hemos olvidado. Hubo un capítulo también muy emotivo que fue el de los reencuentros con otros profesores de la época y con compañeros con los que hacía años que no nos veíamos o con los que nos vemos muy de vez en cuando. En mi caso, poder abrazar a Javier Martí (mi profesor de física y química de 4º de bachiller), quien aún recordaba que solía llamarme "su eminencia", fue también memorable. No lo había vuelto a ver nunca más y no sabía nada de él... Y tantas otras sensaciones, tan difíciles de explicar, pero tan agradables de vivir...

Fecha: 02/06/2008 12:56.


gravatar.comAutor: NIG

El efecto mariposa...... por eso también creo en los "imprescindibles" y por supuesto en los prescindibles. Y también por eso pienso que hay que darle un voto de confianza a la gente que aún cree en las hadas y en los heroes. A las personas que aún sintiendose "ninguneadas" (no encuentro la palabra adecuada) intentan hacer las cosas bién, cosa pequeñas, cosas que no se "ven", cosas en las que ponen empeño... solo porque creen en las hadas, los heroes, el efecto mariposa y en Ànchel Conte, aunque no tenga el gusto de conocerle.

Fecha: 04/06/2008 00:52.


Autor: José Luis Regojo

Querido Anchel,

me alegro muchísimo de ese merecidísimo homenaje . Sólo quiero hacer mías las siguientes palabras:

"Sin esperar a que el homenajeado falleciese, querían decirle a la cara a Ánchel que él había sido uno de los imprescindibles".

Extiendo la felicitación a tu ex alumno y amigo Mariano Coronas para que sepa que desde Barcelona, los que te hemos conocido y trabajado contigo opinamos lo mismo y te echamos a faltar en el día a día.

Un abrazo a los dos,

Fecha: 04/06/2008 20:44.


Autor: Pilar Rubiato

Gracias Anchel por enviarnos el texto de Mariano Coronas. Me he tomado la libertad de enviárselo a las personas a las que yo quería contarles lo que fué el sábado en el Palacio de Congresos de Boltaña, para tí y para tantos de nosotros. Hablaré mucho y por mucho tiempo de ello, pero el rsumen de Mariano me ha parecido precioso y no me he podido resistir. Díselo a Mariano porque yo no tengo su dirección e-mail.
Un beso grande a los dos,
Pilar R.

Fecha: 04/06/2008 20:46.


Autor: Severino Pallaruelo

Querido Mariano,

acabo de leer lo que has escrito acerca del homenaje a Ángel, la crónica detallada y emotiva de aquel día inolvidable. Me ha gustado mucho, cómo no me va a gustar. Querido Mariano, querido Mariano... cuando leo esto que escribes, lo que escribes en tu blog, no sabes cuánto me haces pensar. Pienso acerca de la escritura, de la literatura, del resorte misterioso que nos hace escribir, de la necesidad que para algunos de nosotros es escribir. Yo llevo 25 años escribiendo un blog sin blog: sin teclado, sin pantalla, en cuadernos, en hojas sueltas, diciendo como está el tiempo, si llueve o hace sol, qué veo, qué siento... Es una necesidad que no puede imaginar el que no la siente, una necesidad de explicitar y ordenar en palabras escritas el mundo que me rodea. No sé qué parte de esta necesidad nació de los años de la infancia, del mundo en el que me crié (tan diferente al de la mayoría de quienes me rodean), del temperamento. Algún día tendríamos que hablar de estas cosas: no es fácil encontrar interlocutores para comentarlas. Un abrazo fuerte,


Fecha: 04/06/2008 20:48.


Autor: Mariano Coronas

Querido Severino:

Me han alegrado tus palabras. Conocía, porque tú me lo has contado más de una vez, que llevas varios "diarios" a la vez en los que vas escribiendo continuamente. Es verdad lo que dices. Para algunos es una necesidad escribir; en ocasiones, es una manera de descargar una tensión, una intranquilidad que, puesta en el papel, podemos evitar que pese tanto en nuestra cabeza, en nuestros pensamientos... Por otra parte, y aunque pueda parecer contradictorio, me gustaría disponer de más tiempo o de un tiempo de más calidad para poder escribir: las tensiones cotidianas no favorecen el recogimiento y la concentración que, como a la lectura, benefician en ocasiones el acto de escribir... Y también comparto la idea final de que no se encuentran muchos interlocutores para compartir estas inquietudes, así que es verdad que tendremos que hablar algún día de todo ello.

Te mando un fuerte abrazo y te felicito por la conducción de la parte final del homenaje: la presentación del libro y por haber hecho también de conductor del audiovisual que realizó Pardinilla.

Fecha: 04/06/2008 20:53.


Autor: Javier Martí

Querido Mariano:
Felicidades por tu preciosa crónica del homenaje a Ánchel. La verdad es que fue una jornada muy emotiva, llena de recuerdos y de alegría por tantas cosas vividas hace tantos años.
Gracias también por ese cariñoso recuerdo que me dedicas en los comentarios que aparecen tras la crónica. Lo de "su eminencia" es algo que llevarás de por vida. Escribí un comentario pero veo que no aparece, seguramente no lo debí insertar bien, las nuevas tecnologías, como ahora se dice, las TIC, me han cogido muy mayor. Te recuerdo que me debes una foto.
Un abrazo de Javier, tu profesor de F y Q, felizmente jubilado.

Fecha: 10/06/2008 20:39.


gravatar.comAutor: Mamen

Hola.
Se me han vuelto a poner los dientes largos al leer tu entrada. Mi amiga y compañera Merche estuvo allí y el lunes me lo contó con tanta emoción que tuve la necesidad de investigar quién y que representaba Ánchel.
Que sepáis que las cosillas que haceis, llegan a mucha más gente de lo que os imaginais, y aunque muchas no "rondemos" por esos lares, nos sentimos cerca.
Un saludo.

Fecha: 13/06/2008 15:43.


gravatar.comAutor: José Luis

Mariano, no sé bien qué decir.

Ya te escuché en Fraga hablar de Ánchel Conte con admiración y agradecimiento. Tras leer el texto, siento pena de no haber asistido a un homenaje con tal carga emotiva, de respeto y agradecimiento hacia este maestro.

Además, siguiendo con el término de imprescindibles, creo que en ese edificio estabais un buen puñado de ellos.

Entre el artículo, los comentarios que te han hecho, el regalo de Kamile en forma de texto, tu respuesta, la presencia de Severino Pallaruelo por aquí (vuelvo a nombrarle como el autor de uno de los libros que más feliz me ha hecho y que más ha marcado mi vida; incluso dio pie al nombre y primer texto del blog; José, un hombre...), etc, he acabado emocionado y con la piel de gallina.

Un fuerte abrazo. Y gracias.

Fecha: 17/06/2008 15:13.


Autor: Mariano

¿Y para qué otra cosa sirven los "diarios" (los blogs), sino para expresar y canalizar las emociones?
Si cuando tú escribes, con "Palabras sencillas" consigues que quienes leemos reflexionemos emocionadamente y eso, también pasa de vez en cuando a la inversa, ahí tienes argumentos suficientes para mantener estas ventanas abiertas, estas parcelas donde sembrar algunas palabras, vertiendo nuestra forma de percibir, nuestros sentimientos... Sobre eso, de momento, aún disponemos y esperemos que no nos lo puedan robar nunca (porque con tanto cabrón acechando, nunca se sabe...)
Un abrazo, José Luis. Tus palabras cuerdas, sensatas y contundentes son siempre un regalo.

Fecha: 17/06/2008 17:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris