Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

MAYO EN FIGOLS DE TREMP

 

Estábamos anteayer (día 1 de mayo por la tarde) tomándonos un café en la terraza de “nuestra casa rural” de Figols de Tremp y, como nos gustan los silencios en compañía, veíamos volar a los cuervos y a las palomas, por encima de nuestras cabezas y escuchábamos con total nitidez el ruido de sus aleteos.

 

Hay placeres y sensaciones impagables; entre ellas, la posibilidad de irte a un sitio en el que estés solo o en el que haya tan poca gente que no oigas ni voces ni ruidos ni estridencias (¿espíritu noruego?). En esa situación de soledad (en pareja) silenciosa es posible percibir el monólogo cantado de un ruiseñor bastardo o contemplar los planeos silenciosos de un centenar de buitres que se reúnen todos los días, sobre el vertedero comarcal, a la misma hora; leer sin tiempo y sin que nada ni nadie te interrumpa; tener “como fondo de pantalla” permanente el verde esperanzador del cereal que va creciendo y que, empujado por el viento, ondulante, se asemeja al mar o una postal al fondo, con montañas canas y unas nubes de fuertes tonos que anuncian cambio de tiempo…

 

Las lluvias de este pasado mes de abril han devuelto a los paisajes un pasado esplendor: los cereales han experimentado un fuerte cambio de color y de altura; los árboles de hoja caduca están renovándose a toda velocidad, reverdecen con gusto y van cubriendo sus desnudas ramas. En algunos robles aún se hacen visibles esféricas agallas (en otro tiempo de escasez real, juguetes codiciados por los niños) y en los arces que jalonan los caminos, conviven las hojas nuevas de un verde claro brillante con las semillas viejas (en sámara) que no cayeron del árbol, certificando una convivencia intergeneracional totalmente pacífica.

 

Ayer (hace unas horas, en realidad) anduvimos dando un paseo por viejos caminos que hacía tiempo no recorríamos. Hemos ido “levantando acta” o dejando constancia de los elementos curiosos que íbamos encontrando, utilizando para ello la fotografía (pienso en un proyecto de trabajo con los alumnos, que seguramente podría materializarse más adelante...), porque hemos visto varias cosas: restos óseos diversos, relacionados seguramente con la cabaña caprina que apacienta esos contornos; en algunos casos, muy evidentes porque, además de jirones de piel o huesos mondos y lirondos, quedaban los cuernecillos de un cabrito, de una cabra o de un macho cabrío; hemos podido contemplar una pequeña familia de abejarucos que entraba y salía en un único nido, situado en un pequeño talud terroso. Los abejarucos son aves de vistosos colores y de sonoro canto, de vuelo rápido cuando se sienten amenazados, contrastando con otro más pausado cuando vuela sin miedos. Como siempre que caminamos por Figols, hemos visto y hemos podido fotografíar variados fósiles que nos hablan de la vida animal de otro tiempo (una vida marina, ¡tan lejos como queda ahora el mar...!): bivalvos, corales, turritelas, espirales de gasterópodos… La contemplación de los troncos de las centenarias encinas que hay a la salida del pueblo, nos llena de emoción; troncos impresionantes que fotografiamos para atrapar las vetustas estructuras que dibuja la corteza de un árbol que ha cobijado a generaciones de personas y de rebaños… Es un tiempo de tomillos florecidos, poniendo una nota de color en los suelos ásperos por los que nos movemos y también es tiempo de romeros; de tomar entre los dedos una ramita florecida de ese arbusto aromático y restregarla para oler la fragancia extraordinaria de su resina (a Mercè -que hoy cumplía años- le encanta el olor a romero). Todos los árboles cultivados están en un momento de hermosa pujanza: se han llenado de hojas y, por tanto de tonalidades variadas y crece hierba por todos los lados, como consecuencia de las lluvias de abril (que este año “no han cabido en un candil”); las margaritas y las amapolas son las reinas de las márgenes de los campos. Construyo un sencillo “monaguillo”, utilizando el cáliz de una amapola abierta y el capullo cerrado de una amapola aún cerrada (¡para que luego digan...; a veces los "capullos" son muy útiles; simplemente hay que saberles encontrar su destino) y hago algunas fotos para enseñarlas en clase…

 

Y se ha ido haciendo tarde y hemos tenido que iniciar el viaje de regreso contraviniendo aquel viejo refrán que aconseja que “donde se está bien, buen rato”; volveremos otro día a disfrutar del silencio y de la naturaleza.

03/05/2008 00:52 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: nati

Oigo los pájaros y veo las amapolas leyendo, de tan bonito parece inventado.

Fecha: 03/05/2008 07:44.


Autor: Fina

Que positivo eres...:)...si yo viera cuervos y palomas volando por encima de mi cabeza solo me preocuparía por los "zurrullos" que pueden descargarme...jajaja...

Bromas aparte, ayer fuimos de viaje, y lo más bonito del paisaje mientras conducía era ver los bordes de la carretera llenos de amapolas...era precioso, y de vuelta ya de madrugada todos los aspersores en marcha refrescándonos el camino.

Hasta tu vuelta, esta semana en el cole tendremos una buena "comilona" de libros.

Fecha: 04/05/2008 17:12.


Autor: Mariano

Hola Nati, hola Fina:

Sólo mandaros un saludo afectuoso. Estoy en el Carmen de la Victoria (en Granada), frente a la Alhambra. Por la mañana, a las ocho, los pajaritos cantaban y las fuentes (como aspersores) refrescaban el ambiente. ¡Joder, qué maravilla! Mañana estaré en la Facultad de Educación de la Universidad de Granada y, es probable, que acabe hablando de vosotras... ¡No lo puedo evitar! Que vaya todo muy bien esta semana. Por un lado, lamento no compartir el estreno mundial de los "cuentos comestibles", pero por otro, no lo lamento nada. Aquí se está divinamente. Un abrazo

Fecha: 04/05/2008 18:51.


gravatar.comAutor: Mari Carmen

En primer lugar, felicidades para Mercè aunque sea con retraso!
En segundo lugar, recuerdos para la bella Alhambra!

Deciros que yo pasé el puente en el Pirineo Aragonés, concretamente en el hermoso Valle de Benasque. Los verdes y amarillos estaban realmente vivos, exhuberantes. He regresado con los ojos llenos de hermosa primavera, apreciando en lo que vale este y otros regalos que nuestra maltratada Naturaleza nos ofrece en todo momento. No pude dedicarme como tú, Mariano, a pasear ociosamente pero lo pasé bien sembrando patatas en familia: los más jóvenes de la cuadrilla eran un niño de 2 y una niña de 4 años. Chía es conocida en el mundo mundial (como diría Manolito Gafotas) por sus exquisitas patatas (toma ya!) y en casa siempre han salido muy buenas, pero este año ya veremos qué sale con tantas manos y pies colaborando...
Bueno, sólo me queda desearos felices menús primaverales! Que os vaya bonito con la exposición y el cuentacuentos!

Fecha: 05/05/2008 14:27.


Autor: ainoa rivas

A MI TAMBIEN ME GUSTA OIR EL SONIDO DE TODO TIPO DE PAJAROS, AUNQUE A VECES ME CUESTA DIFERENCIAR LOS UNOS A LOS OTROS ...

Fecha: 06/05/2008 12:59.


gravatar.comAutor: Emilia Saulyte

A mi tambien me gustan los sonidos de los pajaros, ¡es tan relajante!

Fecha: 08/05/2008 19:20.


gravatar.comAutor: games

A mi tambien

Fecha: 23/05/2008 15:03.


Autor: emilia

me gusta todos los sonido de toda la clase

Fecha: 20/06/2008 17:52.


Autor: Jessica

Hola, Mariano. Soy Jessica de tu clase. Bueno, te escribo una contraseña:
“Por allí, por allá, a Fraga se va.
Por allá, por allí a Fraga me dirigí”.
Bueno, el año que viene te veré. Besos. Adiós

Fecha: 26/06/2008 14:11.


gravatar.comAutor: hotles

A mi me gusta.

Fecha: 26/08/2008 09:19.


gravatar.comAutor: Carlos Cremades

Me gustaría contactar con alguien de Figols de Tremp o que vaya por allí.

Fecha: 28/05/2010 20:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris