Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

Cosas que pasan: un viaje y un concurso

El viaje. El pasado 17 de este mes “excursionamos” hasta Sobrarbe. Salimos a las 8´30 de la mañana con autocar y paramos a almorzar en Labuerda. A la entrada del pueblo, los chicos pudieron utilizar las instalaciones del restaurante Turmo para hacerlo y los acompañantes también. Terminado el almuerzo, nos bajamos a L´Aínsa y subimos hasta el aparcamiento del castillo.

 La primera cita la teníamos en la oficina de Turismo de la Comarca y en el Geoparque de Sobrarbe. Ambas instalaciones ocupan dos torreones reconstruidos del citado castillo. Divididos en dos grupos de doce criaturas, unos visionaron un documental sobre la comarca y otros visitaron las salitas del espacio del Geoparque y luego intercambiamos espacios, claro. El vídeo comarcal se ve sin grandes apuros, aunque hay cosillas que estos chavales de primaria no entienden, pero es un documento válido para saber hacia dónde se ha viajado, dónde se está... Las salas del Geoparque son más adecuadas para gente de Secundaria que haya estudiado un poco de geología. Los responsables de la instalación lo tienen en cuenta y es posible que en un futuro próximo haya alguna novedad que posibilite acercar de manera más inteligible y experimental esos conceptos “pétreos” a los escolares de primaria. En todo caso, algunas cosas sí las entendieron, vieron fotografías y muestras de rocas y Vicky, responsable de la instalación, se lo explicó y les dio una bolsa con cositas que tanto gustan a los chavales: chapa, bolígrafo, folletos bonitos…

 Desde allí, cruzamos la explanada del castillo y fuimos al torreón del Museo de la Fundación Quebrantahuesos a ver las maquetas y la instalación de los pisos alpinos. Les llamó la atención, sobre todo, la sala del “quebranta” y, en general todas las reproducciones de animales. Finalmente, nos proyectaron un documental sobre los Pirineos y especies amenazadas o en peligro de extinción. Luego, bajamos a la zona de rapaces vivas para ver el águila culebrera, el halcón peregrino, ratoneros, búhos reales… que permanecen allí en cautividad porque han sufrido accidentes que les imposibilitan vivir con autonomía y no pueden –por ello- dejarse en libertad. Allí nos explicaron detenidamente la “biografía” de cada ave y también nos enseñaron y nos dejaron tocar garras, picos, alas…, para que nos percatáramos de las características que tiene esos elementos.

 Tras comer cerca de la Plaza, recorrimos ésta y las dos calles que en ella confluyen,  viendo ejemplares de arquitectura tradicional, llamadores de hierro, rejas antiguas en algunas ventanas, símbolos de protección en algunas puertas… Vimos la piedra, la madera y el hierro en todo su esplendor, conformando un recinto medieval de gran atractivo. Entramos en la iglesia románica para ver la cripta, el claustro, la torre, el interior…; para percatarnos de la oscuridad interior y reconocer mínimamente algunos elementos básicos del románico: el arco de medio punto, la bóveda de cañón, el ábside… Nos asomamos al balcón del Cinca para ver la cola del pantano de Mediano, la Peña Montañesa al frente y un paisaje verde brillante, rejuvenecido, tras “las lluvias de abril y el sol de mayo” (como diría Don Antonio Machado).

De vuelta, caminamos por el paseo de ronda del castillo. Vimos cómo llega el río Ara a L´Aínsa –embajador de todo un valle- siendo el último río virgen del Pirineo. Y, al otro lado, el marco  níveo de las Tres Marías y de Treserols (o las Tres Sorores), que marcan el final de dicha comarca por el norte y nos unen con Francia.

El viaje de regreso continuó según lo previsto, paramos a merendar en Los Sotos de Monzón, torta con chocolate que habíamos comprado en Labuerda y a las seis y veinte de la tarde estábamos descargando el pasaje.

 

El concurso. Hace unas fechas, recibimos información de un concurso sobre recetas de cocina del tiempo de las abuelas, que había que resolver presentando un powerpoint, con un máximo de veinte diapositivas. Lo organizaba la Feria de Fraga, en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad y era la cuarta edición del citado concurso (aunque debo reconocer que yo no me había enterado, en los años anteriores, de su convocatoria).

  Animé a los chicos de mi clase a participar, puesto que tendríamos que utilizar la cámara digital y el ordenador y trabajar colectivamente para ofrecer un producto final; todo lo cual, me parecía atractivo y –tal vez- motivador. Si salía medianamente bien, podríamos presentarlo al concurso y sino, pues lo veríamos en clase y santas pascuas. El grupo debía tener como máximo siete componentes y, tras los primeros titubeos, finalmente se apuntaron siete para hacer el trabajo. Hablaron con sus familias, para ver si estaban dispuestos a ayudarles; acordamos qué plato iban a cocinar y acordamos la estrategia de trabajo.

Cada cual debía realizar un pequeño reportaje fotográfico de todo el proceso, donde se viesen los ingredientes, los pasos que se iban dando y la elaboración del producto. Había que hacer fotos en las que se viera el plato terminado y a cada uno de ellas o de ellos comiendo aquello que habían guisado en su casa. En cinco de los siete casos el guiso lo hizo la abuela y los otros dos, la madre. El trabajo suyo terminaba en el ordenador, copiando los ingredientes y describiendo, paso a paso, el proceso de elaboración. Con las fotos y esto último, copiado en un pendrive, certificaban su aportación.

Acordamos hacer dos diapositivas para plasmar la contribución de cada uno: en la primera, aparecía una coplita de cuatro versos, en la que salía el nombre de la abuela o de la madre (a modo de “contraseña poética”) y cuatro fotos de ingredientes o del proceso. En la segunda diapositiva, se veía el plato terminado, la niña o el niño en ademán de comerlo y el listado de ingredientes y las fases de la elaboración. Además de esas 14 diapositivas, había otras por delante y por detrás para completar las 19 con las que cerramos el documento que se tituló “Con la mesa puesta”. Finalmente nuestra amiga Nati Ibarz, madre de una niña de la clase, se ocupó de poner algunos efectos especiales: música, movimiento… El trabajo había quedado francamente bien y era un buen ejemplo de cómo la cooperación entre varias personas puede dar unos resultados buenos e inesperados. Ejemplos de un par de coplas, de las que aparecen en el trabajo:

 Las torrijas son de Laura, / inspiradas en mi abuela. / En casa nos gustan mucho / para postre o de merienda.

 Mi abuela Joaquina tiene / magia para hacer el cocido. / ¡Ni me acuerdo cuántos platos / de este manjar he comido!

Ayer tarde, 19 de mayo, recogimos en el expositor que el Ayuntamiento de Fraga tiene instalado en la Feria (Mercoequip), el Segundo Premio del citado concurso, consistente en un cheque de 600 euros para el colegio y un pen para cada niño o niña participante, más un pequeño diploma para el colegio. Se habían presentado un total de once trabajos.

Y allí estuvimos, como digo, recogiendo un diploma en el que en lugar de poner “Segundo Premio”, ponía “Diploma de participación” y, en lugar de hacer referencia al IV Concurso TIC, tal como se había convocado, ponía “III Concurso…” No se nombró a los niños y niñas participantes ni por supuesto a los maestros y maestras que dieron la idea, recogieron las propuestas, definieron cómo se iba a trabajar, realizaron el montaje… Y tampoco apareció el cheque ni se informó de qué modo cobraría el centro el dinero del premio…

 La verdad es que, por la brevedad, los errores y las omisiones, me pareció un acto descuidado, que dice bien poco a favor de los organizadores. Particularmente, quedé decepcionado con dicho acto. Tal vez, solo pretendían con estos concursos, poner unos adornos infantiles (que quedan bien) en una feria de adultos.

Bueno, intentaremos colgar el trabajo en alguna de “nuestras páginas” para que quien quiera pueda verlo y juzgar cómo nos salió. Ahora veremos qué comentarios hacen los chicos a este post que habla de acontecimientos bien conocidos por casi todos ellos.

 Pinchando en la dirección siguiente, tenéis acceso al documento premiado:


http://youtu.be/0DGNsVnX5TU

20/05/2012 20:13 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



Autor: Paula Campillo Godia

Me gusto ir a la excursión porque me entere de cosas que no sabía sobre el quebrantahuesos .Me encantó ver un buho de verdad, nunca había visto ninguno.
También me gusto hacer el powerpoint de "Las recetas de la abuela", y me alegré mucho cuando dijo Mariano que habiamos quedado segundos al concurso. Me gustó participar con mis amigos al concurso de recetas de la abuela porque así pasaba mas rato con ellos/ellas.

Fecha: 22/05/2012 20:10.


gravatar.comAutor: Marc Serveto Castañ

Me pareció una excursión muy bonita la que hicimos los dos quintos a Aínsa. Mi parte favorita fue el museo de la Fundación Quebrantahuesos por todo lo que vi y aprendí, especialmente en el momento en el que nos dejaron tocar alas,patas,..., porque pude los pude ver y tocar de verdad. La verdad es que me gustaría volver a visitar algo parecido el año que viene.

Fecha: 22/05/2012 21:45.


Autor: Eva Ricart Casanova

Me ha parecido la excursion que hemos hecho muy interesante, sobretodo los animales que hemos visto que estaban enfermos.

Fecha: 22/05/2012 23:22.


gravatar.comAutor: Silvialuz

Hola Chicos! Hola Mariano! Qué hermosas experiencias! me alegro mucho de que las hayan disfrutado. Los felicito por el trabajo, el premio y la participación. Los chicos serán, seguramente, el orgullo del maestro. Les mando un abrazote enorme desde la Patagonia Argentina.

Fecha: 23/05/2012 01:04.


Autor: MÓNICA SATORRES ÁLVAREZ

La excursión a Aínsa me gustó mucho. Porque aparte de visitar muchas cosas, aprendimos. Lo que más me guató fué cuando fuimos por las calles y vimos cosas curiosas en las puertas.
También estuvo muy bien participar en el concurso TIC. Este trabajo lo hice muy a gusto, ya que lo compartí con mi abuela. Claro que lo que más me gustó fue comérmelo.

Fecha: 23/05/2012 08:42.


Autor: Ana Begué Ibarz

Me gustó mucho la excursión a Aínsa. Vimos muchas cosas muy interesantes, que nos hicieron aprender mucho. Me gustó ver a las aves vivas, aunque tuvieran alguna discapacidad. El pueblo de Aínsa, también me gustó mucho.

Fecha: 24/05/2012 10:34.


Autor: Alba doya riera

Yo, no fui a la excursión.
Me hubiera gustado ir, pero no pude... En Fraga no hice nada, solo fui a ver a mi abuelo.
También agradezo a Mariano, que nos invitara a hacer el trabajo para el concurso, porque si no fuera por él, no habríamos ganado el segundo premio.

Fecha: 24/05/2012 10:34.


gravatar.comAutor: ivan

Me ha gustado mucho hacer la comida con mi abuela porque así puedo ver el esfuerzo que hace para cocinar. También me lo he pasado muy bien porque he pasado más ratos con mi abuela. Aunque quedamos los segundos nos lo pasamos muy bien haciéndolo, hacia mucho que no cocinaba. Iván Sampietro.

Fecha: 24/05/2012 10:36.


Autor: Mariano

Todos los que hacéis comentarios habláis del concurso TIC, del guiso que hicisteis con la abuela… Yo me he quedado con las ganas de probar alguno de los platos, ¡AUNQUE LLEVEN TRAMPA!, je, je. La verdad es que quedó un documento bien majo y lo de Sobrarbe (mi comarca de nacimiento y de referencia), ¡cómo no va a estar bien! Es un territorio precioso, al que deberíais volver con vuestra familia, para conocerlo con más tranquilidad.
Un abrazo, SilviaLuz, hasta ese otoño patagónico, empezado a añorar por aquí, después de dos días de calor sofocante e inesperado.

Fecha: 24/05/2012 18:24.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris