Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

VOLVER A CUENCA CON MI MALETA VIAJERA

El pasado 7 de julio, en lugar de estar en Pamplona honrando con mi presencia al conocido San Fermín, estuve en Cuenca honrando a la biblioteca escolar, que no es lo mismo, pero no está nada mal, sobre teniendo en cuenta que ya es tiempo de vacaciones y las bibliotecas escolares, en su mayoría, deben estar cerradas a cal y canto. 

 

Estuve en Cuenca hace dos años, por estas fechas (menos o más). Ya escribí algo de ello en este blog. Viajé con Mercè y bajábamos del norte (de la UIMP de Santander y de conocer un par de días Vitoria). Coincidimos con Juan Mata y Andrea, con Antonio G. Teijerio y Susi, con Carmen Utanda y Ángel Luis (me he enterado que falleció hace un par de meses y lo recuerdo con agudo sentido del humor y muy agradable conversación). Los ocho cenamos juntos una noche y estiramos alegremente la sobremesa al darnos cuenta de la coincidencia en muchas percepciones del devenir cotidiano. Fue lo que podríamos llamar una noche memorable. Pedro Cerrillo fue quien me llamó para asistir como ponente a un curso y quien me ha llamado para hacer algo parecido en esta ocasión.

 

Viajé el pasado lunes -día 6- por la tarde: en AVE desde Lleida hasta Madrid y de allí a la ciudad castellano-manchega, en un autobús directo. En definitiva, mucho mejor de lo que pensaba. Tanto el tren como el autobús fueron (en el viaje de ida) extremadamente puntuales. Me alojé en un hotel de la parte nueva de la ciudad muy confortablemente. Desde la estación de autobuses, ocho minutos andando hasta la puerta del hotel, cargado con “mi maleta viajera”, la que llevo a casi todos los eventos y la que contiene (siempre creciendo) muestras palpables de lo que vamos y voy haciendo; materializaciones prácticas de lo que cuento.

 

El día 7 por la mañana viene a buscarme a las nueve César Sánchez (joven profesor universitario) al que ya conocí en el viaje anterior y que me acerca al lugar de trabajo: la Facultad de Educación y Humanidades. Allí es donde me encuentro con Cristina Cañamares y Pedro Cerrillo, profesores de esa facultad e involucrados en la organización y desarrollo de este curso, titulado: “Curso de Experto en Promoción y Animación lectoras”, organizado conjuntamente por FETE-UGT y el CEPLI (Centro de Estudios y Promoción de la Lectura y la Literatura Infantil) Universidad de Castilla-La Mancha. Pedro es codirector del curso y Cristina y César secretarios del mismo. Los tres dan también alguna ponencia en el desarrollo del evento.

 

Comenzamos a las nueve y media, según el horario previsto. La sesión se alarga hasta las dos, con un descanso de veinte minutos para tomar un café. En ese tiempo, explico la trayectoria de la biblioteca escolar, ayudado de una presentación “powerpointiana” y muestro un amplio repertorio de materiales que son quienes mejor hablar por mí. Es más fácil entender la forma y la finalidad de un álbum de cromos si se puede ver, abrir y tocar; se entiende más rápidamente cómo se gesta un librito de abecedarios si lo tienes delante y ves los temas que puedes trabajar y los resultados que ofrecen los chavales; resulta más clarificador a la hora de explicar la participación de las familias mostrar elementos derivados de ello o fotografías que la certifiquen… Y todo lo anterior trufado de comentarios y explicaciones, sin ahorrar lo desagradable, las dificultades con las que nos encontramos en los centros a la hora de sacar adelante las propuestas bibliotecarias por diversas razones: desde la cerrazón de quienes se limitan a lo mínimo y nunca modificarán ni un ápice “su metodología”, a la incapacidad directiva (por no hablar de mala fe, entorpecimiento y otras secuelas) de apoyarlas decididamente… La biblioteca escolar debe luchar frecuentemente contra la invisibilidad a la que quieren condenarla los mediocres: un esfuerzo añadido, que debemos hacer quienes estamos empeñados en empujarla, al que ya de por sí se requiere, muy importante, para esa noble tarea de ponerla en funcionamiento y dinamizarla de manera constante.

 

La participación efectiva de las personas presentes fue muy elevada y el diálogo, el contraste de pareceres, la explicación de otros puntos de vista fueron frecuentes, enriqueciendo evidentemente las aportaciones del ponente que recibió (que recibí) un cariñoso y largo aplauso final, certificando de algún modo que las aportaciones matinales habían sido significativas y habían conmovido, abierto caminos o sugerido nuevas ideas. Personalmente terminé cansado, pero encantado con esa sesión y agradecí a los presentes su disposición y su atención (y nos hicimos un par de fotos de recuerdo, todos juntos y juntas). Les regalé el díptico en color “Para escribir un cuento hace falta algo de tiempo…” y me ofrecí –como hago casi siempre- a tomar muy en consideración la petición de envío de algunos de los materiales que les enseñé, si me los pedían por correo electrónico, una vez hubiesen reposado todo lo que íbamos a meter en su cabeza a lo largo de la semana. Salí de la Facultad más cargado de lo que entré, pues Pedro y César me regalaron una generosa muestra de las publicaciones del CEPLI (más información en www.uclm.es/cepli), metidas en una carpeta y una maletita con el logo de 10 años de CEPLI. Dentro, como digo, una muestra de lo fructíferos que han sido estos años para este centro que ha dado a luz numerosas y muy interesantes publicaciones relacionadas con la Literatura Infantil.

 

Luego, la comida a orillas de un lánguido Júcar, con César, Pedro, Elvira y Mariale, degustando algunos platos manchegos o conquenses (morteruelo, ajo arriero, revuelto de morcilla…), nos devolvió la energía y nos sumió en una animada conversación. Al terminar, preferí que me acercaran al hotel para descansar un rato por la tarde. Tras ese leve descanso tomé el autobús urbano número 1 para subir al casco antiguo de la ciudad y me desmonté en la Plaza Mayor, frente a la catedral.

 

Dos años atrás, hospedados muy cerca de allí (en el hotel Leonor de Aquitania), recorrimos bien esas callejas y admiramos una muestra amplia y variada de elementos arquitectónicos singulares: portaladas, de piedra, escudos nobiliarios, rejas de forja, herrajes sorprendentes, puertas grandes de madera vieja, grandes picaportes, balcones, galerías, fachadas de colores, casa altas y estrechas, pasadizos… Bueno, pues me di una vuelta, armado de la cámara de fotos, por esos sitios y volví a tomar medio centenar de instantáneas de algunos de esos elementos que he comentado. La Cuenca vieja estaba silenciosa y solitaria y disfruté con ese paseo por rincones que ya conocía, pero que pude contemplar en soledad y en silencio. Finalicé el “tour” sentándome en un velador de uno de los bares de la Plaza Mayor, mientras contemplaba a la gente, soportaba el ruido intermitente de los coches y anotaba en mi libreta algunas reflexiones.

 

Cenamos en “mi” hotel y con esa finalidad nos juntamos allí un grupo variopinto. Fernando, Emilio, Sandra, Elvira, Cristina, Pedro, Amando, Ernesto y un servidor, en animada charla y con apetito comedido. Tras la cena, propuse hacernos unas fotos para inmortalizar estos momentos y ya fuimos abandonando el comedor y saliendo a la calle. Despedida de quienes tenían que marchar a dormir, por razones evidentemente personales, y paseíto hasta encontrar un bar donde tomar una copa del resto. El resto éramos cuatro: Fernando Alonso, Emilio Urberuaga, Sandra Sánchez y Mariano: un escritor, un ilustrador, una bibliotecaria y un maestro; ¡jodo qué tropa!, que decía Romanones. Nos aposentamos en la terraza exterior del café Don Julián y allí iniciamos un rato de charla informal y divertida que nos condujo del pasado al presente y viceversa y con la que disfrutamos de lo lindo (“Lindo” es precisamente el apellido de una tal Elvira y Urberuaga el artista que materializó a su inmortal Manolito Gafotas, de todos conocido). Fernando (“El hombrecito vestido de gris”, “El faro del viento”, “A bordo de la gaviota”, “El hombrecillo de papel”,  “Sopaboba”…) nos contó aventuras increíbles de su paso por televisión durante muchos años y Emilio estuvo toda la noche sugiriéndole que las escribiera para añadir a su abundante bibliografía un libro de perfil diferente... Fue un placer compartir mesa y tragos con dos tipos como ellos, llenos de experiencias y jovialidad, que han llegado muy alto en la Literatura Infantil y en la ilustración y que están alejados de cualquier divismo. Estábamos tan bien que, cuando nos dimos cuenta, nos habían dejado solos en la plaza y habían cerrado el bar, así que ya sin prisas seguimos a lo nuestro y cuando nos apeteció regresamos de nuevo al hotel, caminando pausadamente mientras éramos observados por una hermosa y radiante luna llena.

(Puedo certificar que a las 7 de la mañana del día siguiente habían recogido ya la mesa y las sillas porque pasé yo por delante, camino de la estación de autobuses, para iniciar el viaje de regreso).

 

Las sensaciones, tras este viaje, son excelentes. Poder ofrecer la experiencia personal a un grupo de personas interesadas en oírla, respetuosas con la narración y participativas; sentirte excelentemente tratado por quienes te han llamado y te han acogido; reencontrarme (con Bea, por ejemplo) o conocer a gente muy valiosa que resulta entrañable y con la que puedes hablar como si nos conociéramos de toda la vida… Y poder dar unos paseos por el casco histórico de una ciudad que tiene rincones inolvidables y parajes urbanos literalmente “colgados” en los abismos… Todo junto, como la primera vez, ha sido un lujo y no tengo más que palabras de agradecimiento para quienes me han invitado a participar en este evento veraniego.

Como ya disfruté de San Fermín en el 75, no me ha importado nada perdérmelo un año más, esa es la verdad y cambiarlo por una jornada bibliotecaria en la ciudad de Cuenca.

09/07/2009 15:27 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Pedro Villar

Un gusto leerte y saludarte.
Un abrazo

Fecha: 10/07/2009 01:05.


Autor: Judit Ainoza Codina

Hola, Mariano:

Leyendo este texto he visto todas las cosas que as hecho en muy poco tiempo.
Me parece que yo me voy de vacaciones a Miami playa.
Y pasando a otro tema el martes fui a buscar a mi hermana al colegio y el colegio estaba hecho un desastre, hicieron grafitis y rompieron murales.
Bueno que sigas viajando así de bien.

Fecha: 10/07/2009 12:09.


Autor: Javi Amate

Hola Mariano, ¿a que no sabe desde donde te escribo? pues te escribo desde la biblioteca Méndez Pelayo desde santander, este curso y el pasado he aprendido muchas cosas y me despido de ti con un abrazo muyyyy grande me ha gustado estar con tigo estos dos cursps y espero que nos veamos por Fraga.

Fecha: 10/07/2009 12:46.


Autor: Mariano

Estimado Pedro:
Saludos desde el Pirineo de Huesca, recién llegado de una caminata matinal con almuerzo reparador. Hace pocos días recibí un precioso mail de Mercedes Calvo Astiazarán (uruguaya), quien había llegado hasta mi blog a través del tuyo. Todo ello fruto de esa red de afectos que vamos tejiendo, casi, casi sin querer, pero que resulta tan reconfortante y tan ilustrativa. Buen verano… Y no te olvides del artículo… “determinado”. Un abrazo.

Fecha: 11/07/2009 11:46.


Autor: Mariano

Hola Judit:

Me gusta escribir estas “aventuras bibliotecarias” (como el cuaderno aquél, ¿lo recuerdas?) y dejar por escrito detalles y sensaciones de estos viajes tan curiosos.
En cuanto a lo del colegio, ¡qué pena! Es difícil controlar a tanto descerebrado para evitar que hagan desmanes como los que señalas. En esta sociedad convivimos personas muy diferentes; hay un grupito pequeño que muestra muy poco respeto por los bienes públicos y no le importa producir daños en ellos. Habría que preguntarles si les gustaría que acudiéramos a su casa unos cuantos a pintarrajear las paredes, romper un par de mesas y los cristales de las vitrinas del comedor…
Saludos.


Hola Javi:

¡Que sorpresa, tío! Me ha hecho mucha ilusión recibir tu comentario. Te felicito por esa iniciativa de aprovechar la estancia en una biblioteca en Santander para escribir en el blog. Imagino que te lo habrás pasado pirata “jugando con el mar”; no me cabe ninguna duda que si sigues con ese interés acabarás siendo un consumado surfista. Gracias por esa valoración que haces de los dos años que hemos convivido en la escuela. Yo también, a pesar de algunas batallas, guardo buen recuerdo de ti. Por cierto, aprovecha tu creciente experiencia en el dominio de la ola, para dominar el bolígrafo sobre la hoja en blanco del cuaderno o del folio y hacer una letra de la leche. Que pases buen verano y cuando quieras nos volvemos a encontrar en estas páginas (seguro que podremos vernos por Fraga). Un abrazo para ti. Saludos a tus padres y hermana.

Fecha: 11/07/2009 11:47.


Autor: Mariano Coronas

LA MALETA MEXICANA

Hoy por la mañana (17 de julio) hemos estado con Daniel en el MNAC (Museu Nacional d´Art de Catalunya), en Barcelona. Hemos visitado dos exposiciones en una, sobre fotografía.
“Això és la guerra! Robert Capa en acció” y “Gerda Taro”. Capa y Taro fueron pareja hasta la muerte temprana de Gerda, con 26 años, en la batalla de Brunete (durante la Guerra Civil española). Robert Capa murió en la guerra de Vietnam, al pisar una mina, en 1954.

La exposición de Capa abarca unas cuantas zonas de conflictos bélicos: La Guerra Civil española (muerte de un miliciano republicano en 1936, La batalla del río Segre en 1938, Refugiados de Barcelona en 1939); China, con imágenes del conflicto chinojaponés en 1938; El día D (desembarco de Normandía), en 1944 y la Liberación de Leipzig (Alemania) en 1945.
Las fotos de Gerda Taro se refieren a la Guerra Civil española. El material expuesto, de uno y de otra, en su mayor parte, ya era conocido, pero se incluyen algunos de los materiales encontrados en la llamada “MALETA MEXICANA”, aparecida en México en 2007 y que ha sacado a la luz materiales inéditos.
La exposición merece mucho la pena, está bien explicada con grandes paneles y está acompañada de muchas revistas de la época en las que se publicaban las fotos de ambos y los reportajes que iban haciendo.

Como este post hablaba de “mi maleta viajera”, me ha parecido interesante añadir este comentario en el que hay “una maleta mexicana”. Además, tuve noticia de estas exposiciones, a través de los periódicos que me dieron en el tren en el viaje de ida a Cuenca.
Tanto a Daniel como a mí nos ha gustado la exposición. Al final del recorrido he comprado el catálogo de Gerda con la reproducción de las fotos expuestas y un amplio recorrido biográfico.
El MNAC conmemora con esta doble exposición (abierta hasta el 27 de septiembre) el 70 aniversario del final de la Guerra Civil española.

Fecha: 17/07/2009 15:06.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris