Facebook Twitter Google +1     Admin
Este es un espacio para leer y escribir, para reflexionar y opinar; es una ventana abierta, un orificio en el muro. ¡Asómate!

Temas

Enlaces

Archivos

gurrion

Jornadas sobre Lectura y Escritura de Zaragoza

  Se han celebrado a primeros de este mes de abril (días 5, 6 y 7), con un amplio programa de talleres, divulgación de experiencias y algunas conferencias y mesas redondas. El número de personas asistentes ha sido notable y eso que, como eran en tiempo lectivo, algunos maestros y maestras se han turnado en sus centros de trabajo para no dejar desatendido al alumnado. Brevemente diré que acudí para exponer mi propuesta de taller: “Escribimos libros libres”. Elegí para ello una docena de libros escritos en clase; libros colectivos en los que suelen participar todos los alumnos y alumnas y el profesorado dinamizador. Por espacio de dos horas traté de animar a las personas presentes en el aula a empezar o a continuar con ese tipo de actividad, presentando diversas propuestas de escritura, distintos formatos y una conexión necesaria con la lectura: “El mar de Rafael”, “D de dragón”, “Para estar en la luna”, “Así empezó todo”, “El libro de los nombres”, “¿Qué quieres ser de mayor?”, “Te recuerdo abuela, te recuerdo abuelo”, “Una mirada a la infancia”... son los títulos de algunos de los libros presentados. Creo necesario que estas breves, sencillas, sugerentes y, en ocasiones, muy emotivas publicaciones tengan su espacio y sean reconocidas como fruto de la imaginación y creatividad de un colectivo de personas: maestras o maestros con niñas y niños en edad escolar. Creo que las personas asistentes terminaron contentas con lo que escucharon, lo que vieron y lo que hicieron (probar un par de propuestas de escritura, pues el tiempo siempre es demasiado ajustado y no dio para más). Para mí fue especialmente grato ver caras conocidas que aguantaron pacientemente lo que quise transmitir: Carlos, Pili, Leticia, Elena, Puerto...

En aulas contiguas, Pepe López y Miguel Calvo, amigos personales y compañeros de Aula Libre desde el inicio de la década de los ochenta, desarrollaban también su propuesta de talleres. Otra muy feliz coincidencia que tres personas del citado M.R.P. fuéramos invitadas a participar en ese encuentro de manera activa.

El segundo día asistí a la presentación de una experiencia emotiva y singular, con un título muy hermoso, inspirado en un bolero muy conocido: “Si tú me dices lee, lo leo todo”. Leticia Secall es maestra y trabaja en un colegio con poco alumnos y alumnas. Todos ellos son de etnia gitana. El colegio se llama “Virgilio Nieto” y está en San Esteban de Pravia. Leticia vive y trabaja en Asturias. Su trabajo y el de sus compañeras maestras es bastante singular. Explicó distintas estrategias bibliotecarias, afectivas y culturales, para llenar de significado el tiempo escolar en el que esos niños y niñas, en su compañía, en la pequeña escuela y en la biblioteca de la misma, viven un paréntesis...; un paréntesis en su dura existencia familiar cotidiana. Leticia contó que cuentan con la ayuda de algunas amigas y amigos (maestras, escritores, libreros...): una Rosa, otra Rosa, Gonzalo, Ricardo..., entre otros. La sala más grande del espacio educativo donde se celebraban las Jornadas se llenó para escucharla. Para ella que debutaba en estas lides de hacer de “ponente” fue una sorpresa. Estuvo bien la broma inicial de que quizás la gente, al saber que era más bien delgada, asturiana y llamarse Leticia, podrían pensar... El caso es que su intervención fue despedida con sonoros aplausos y claras muestras de admiración. Leticia trajo también tres libros grandes, realizados con sus chicos a partir de la lectura de otros tantos libros de Gonzalo Moure y de Ricardo Gómez. Esos libros los tengo yo en préstamo porque quiero, cuando volvamos de las vacaciones de Semana Santa, enseñárselos a mis compañeras del Seminario de Biblioteca y LI y a mis alumnos y alumnas y a quien quiera verlos en el cole, claro.

Luego, tendría que añadir una larga lista de personas con las que me encontré o me reencontré, con las que conversé muy animadamente, en los entreactos, en las comidas, en el bar o a la hora de cenar; conversaciones que suelen convertir siempre estos encuentros en inolvidables pues multiplican y fortalecen las relaciones, algo que los seres humanos necesitamos con la misma intensidad que el comer, el dormir y el respirar, por poner algunos ejemplos.

Y aquí dejo esta breve crónica; esta crónica parcial de estas Jornadas zaragozanas, celebradas los mismos días que el I Congreso Nacional de la Lectura celebrado en Cáceres (Extremadura). ¡Unos días tanto, y otros tan poco...!

P.D.: Mientras esperaba la llegada del tren en la estación de Delicias, en Zaragoza, hice una fotografía general de la misma, seducido por su grandiosidad y fui conminado "ipso facto" a no hacer ninguna otra "porque estaba prohibido", según se me informó. ¡Como si estuviéramos en tiempos de la guerra fría, vaya! Me parece intolerable.

08/04/2006 22:00 gurrion #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Santiago

Espero que traigas esos libro grandes, lleno de de creatividad. Tambien espero, que nos leas las cosas más curiosas, intersantes y te hayan llamado la atencion, que hayas leido. Bueno, me despido, asta el martes.

Fecha: 15/04/2006 17:01.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris